Las 3 mejores películas de Sean Penn

El carisma puede hacer atractivo al menos pintao. Y Sean Penn podría ser el paradigma de tipo con carisma que apabulla en la piel de casi todos los personajes que interpreta. Quizás ese magnetismo resida en su capacidad para transmitir todo tipo de emociones con una carga de trascendencia desde la mera gesticulación facial.

Los personajes de Sean Penn miran como si solo ellos pudieran enamorarse perdidamente o como si solo ellos pudieran odiar hasta lo m√°s profundo de las entra√Īas.. Y as√≠ uno acaba relativizando el encanto m√°s protot√≠pico de Brad Pitt (ojo, no digo que Pitt no sea buen actor pero lo ten√≠a m√°s f√°cil), para resultar uno de los actores m√°s convincentes en eso de dramatizar como si no hubiera un ma√Īana.

Si como director quieres hacer de un borracho un tipo interesante, contrata a Sean Penn. Si te interesa un asesino con el que poder acabar empatizando, recurre a Sean Penn. Si pretendes que el mensaje final sea una suma de impresiones sobre lo humano como un deambular teatral por cualquier escena, piensa en Sean Penn declamando con una entonación y un rictus que cargan con el peso del mundo.

Top 3 películas recomendadas de Sean Penn

Mystic River

DISPONIBLE AQU√ć:

Siempre he pensado que dirigiendo esta pel√≠cula brutal, Clint Eastwood no supo encontrar el mejor final cuando pas√≥ ante sus propias narices. El instante en el que Jimmy Markum (Sean Penn) se levanta de la acera, de buena madrugada y con los √ļltimos efluvios del alcohol remitiendo ante la resaca, da unos pasos y se√Īala hacia la calle por donde parti√≥ el viejo amigo de la infancia hacia la perdici√≥n… ¬°Ese era el pu√Īetero final m√°s elegante para la pel√≠cula y seguramente uno de los finales m√°s redondos nunca vistos!

Un poco m√°s atr√° de √©l vemos a Sean Devine (Kevin Bacon) y juntos pod√≠an haber quedado durante un silencio que bien podr√≠a haberse prolongado durante minutos. Porque en esa extra√Īa ausencia del tercer amigo, Dave, desde el mismo d√≠a en que se lo llevaron los lobos en ese coche hasta todos los a√Īos que arrastr√≥ despu√©s, est√° todo lo que empasta la existencia de los tres ni√Īos de anta√Īo. Un inevitable c√≠rculo para que la fatalidad se repita en su c√≠clico devenir.

Para que todo este mensaje nos llegue sin explicitarlo as√≠ en ning√ļn momento tiene mucho que ver el papel√≥n de Sean Penn. Los tres lo hacen genial, sobre todo Robbins como hombre traumatizado desde su infancia. Pero es que Sean Penn en esta pel√≠cula se lo come todo. √Čl es el hombre de pasado turbio, el padre que matar√≠a a mordiscos a quien se acercara con malas intenciones a su familia, el tipo de barrio al que todos temen, al final el hombre vencido por las circunstancias que entiende que lleva toda la vida andando ese c√≠rculo de perdici√≥n y remordimientos.

NUNCA FUIMOS √°ngeles

DISPONIBLE EN CUALQUIERA DE ESTAS PLATAFORMAS:

Seguramente no sea esta la pel√≠cula m√°s sonada de Sean Penn. Y sin embargo fue esa peli que me atrap√≥ para la causa de los adoradores de Sean Penn cuando la descubr√≠ hace ya sus buenos a√Īos. Precisamente uno de sus mayores reclamos es para m√≠ la transformaci√≥n de Sean Penn en un personaje contrario al que parte de salida. Porque de presidiario a cura va un trecho (quiz√°s no tanto cuando la cosa ocurre en sentido contrario). Y Sean Penn nos hace part√≠cipes de la transformaci√≥n, del crecimiento de un personaje retra√≠do y con un punto oscuro en un alma cristalina plenamente convencida del bien.

Esta peli era una especie de remake con un toque m√°s complejo, de la hom√≥nima de los a√Īos 50 en los que Bogart buscaba nuevos registros en el humor. Y s√≠, en la secuela tambi√©n hay humor. Pero la escenograf√≠a cambia de la calurosa isla del diablo al Canad√° m√°s g√©lido y a la par la trama toma nuevos derroteros m√°s amplios. Una tragicomedia un punto naif pero que para m√≠ tiene much√≠simo encanto. Sobre todo cuando Jim (Penn) suelta ese speech improvisado para unos parroquianos que lo dan por cura…

21 GRAMOS

DISPONIBLE EN CUALQUIERA DE ESTAS PLATAFORMAS:

Una pel√≠cula lenta en el buen sentido. Porque hablar de la muerte, de lo que dejamos y lo que nos llevamos requiere de su ritmo pausado. Hay que entender que nuestro √ļltimo suspiro de 21 gramos es el alma que se nos escapa para elevarse mecida por alguna c√°lida corriente amable. Con destino al cielo o al infierno, seg√ļn la vida llevada a cuenta de la posteridad.

Y a√ļn siendo necesariamente pausada, la peli nos sobrecoge como si su ritmo acelerara hasta lo insoportable. Porque pasamos de lo f√≠sico a la espiritualidad imposible, al arraigo a esta vida y sus latidos que nos quedan de cuenta atr√°s. Y entonces todo se va precipitando como una extra√Īa ca√≠da en la que podemos meditar sobre el final desde la perspectiva de tres personajes arrebatadores, pero sobre todo de un Penn que de nuevo lo hace todo maravillosamente v√≠vido.

Una historia de esperanza y humanidad, de miseria y supervivencia, que explora las fuertes sensaciones emocionales y físicas de tres personajes: Paul (Sean Penn), Gato (Benicio Del Toro), y Cristina (Naomi Watts) unidos por un accidente inesperado que hace que sus vidas y destinos se crucen, en una historia que los lleva al amor y la venganza. 21 gramos hace referencia al peso que perdemos cuando morimos, el peso llevado por los que sobrevivan.

5/5 - (15 votos)

5 comentarios en ¬ęLas 3 mejores pel√≠culas de Sean Penn¬Ľ

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar