Los 3 mejores libros de Carlo Ginzburg

En Ginzburg encontramos un valor refugio de la ensayística actual a la altura de Noam Chomsky. Solo que en Ginzburg disfrutamos de un narrador con mayores intenciones literarias. Con un innegable poso histórico, Ginzburg va ofreciéndonos una perspectiva en forma de mosaico del devenir humano desde visiones simple tan complementarias como enriquecedoras.

Todo lo que suene a intrahistórica apunta a más leyenda que realidad. Porque no todas las crónicas oficiales dan cuenta de lo rescatado por Ginzburg. Pero precisamente en el adorno con un punto novelesco, siempre perfectamente delimitado por el contexto de cada época, disfrutamos de una visión más amplia que las meras transcripciones puestas negro sobre blanco por sabe Dios qué intereses.

La Historia es en muchas ocasiones cuestión de fe. Los libros de Ginzburg son simplemente cuestión de empatía, una empatía con visos de completa certidumbre. Porque todos los grandes acontecimientos muchas veces devienen omitiendo los pequeños detalles que todo lo empastan para hacer de los días antaños realidades más próximas desde las que entender mejor aún según que verdades.

Top 3 mejores libros de Carlo Ginzburg

El queso y los gusanos

Incluso el Eppur si muove de Galileo Galilei tenía sus antecedentes. Enfrentarse a la Inquisición no era plato de buen gusto para nadie conocida la querencia por las hogueras, horcas y demás divertimentos para sádicos irrefrenables. La cuestión es que en este libro encontramos a otro de esos adelantados a su tiempo e incluso adelantado a los adelantados de tiempos venideros. Una historia tan singular como apasionante…

Norte de Italia, finales del siglo XVI. El Santo Oficio acusa de herejía a un molinero, Domenico Scandella, al que todos llaman Menocchio. El procesado sostiene que el mundo se originó en «un caos» del que surgió «una masa, como se hace el queso con la leche, y en él se formaron gusanos, y éstos fueron los ángeles». A lo largo de dos procesos inquisitoriales la peculiar cosmogonía del reo se opone tozudamente a la de aquellos que le interrogan.

A partir del análisis de las creencias de Menocchio ―finalmente declarado culpable y sentenciado a arder en la hoguera― y de los expedientes judiciales del caso, Carlo Ginzburg reconstruye en este clásico contemporáneo un fragmento de la llamada «cultura popular» ―condenada, en general, al ostracismo― que se erige, por su singularidad, en símbolo de su tiempo y en una especie de eslabón perdido de un mundo oscuro, difícilmente asimilable al presente, pero del que de alguna manera somos deudores.

El queso y los gusanos

El hilo y las huellas. Lo verdadero, lo falso, lo ficticio

La verdad no puede ser sino una síntesis. Y la forma de dar con esa alquimia de lo cierto en última instancia solo puede llegar desde el crisol donde volcar todo lo humano. El resultado es un exuberante cauce de influencias entre lo mítico, lo místico, lo científico, lo racional y lo irracional. Realidad y ficción, subjetivismo empeñado en la plenitud de lo objetivo. El sueño de la razón produce monstruos. Pero hay que vivir con ellos si se anhela algo de certidumbre…

Para explorar las múltiples relaciones entre la verdad histórica, lo falso y la ficción, Carlo Ginzburg indaga en temas muy heterogéneos: judíos de Menorca y caníbales brasileños, chamanes y anticuarios, romances medievales, los Protocolos de los sabios de Sión, la fotografía y la muerte, Voltaire, Stendhal, Flaubert, Auerbach, Kracauer, Montaigne. Contra la tendencia del escepticismo posmoderno a difuminar la frontera entre narraciones de ficción y narraciones históricas, el autor aborda esta relación como una disputa por la representación de la realidad, un conflicto hecho de desafíos, préstamos recíprocos e hibridaciones.

El hilo y las huellas. Lo verdadero, lo falso, lo ficticio

Ojazos de madera: Nueve reflexiones sobre la distancia

En clara pugna con el etnocentrismo más cegador. La zona de confort de la humanidad es el reconocimiento de lo propio como algo inexpugnable. El mundo reducido a la tribu y los contornos de su terruño. Pese a la globalización, el empeño por la reducción al absurdo parece cada vez mayor. El viaje y el conocimiento de otros lugares quizás no nos haga mejores pero sin duda nos puede hacer más sabios, no tanto sobre los otros, sino sobre lo máximo que podríamos ser permaneciendo siempre en nuestro entorno.

En este libro Carlo Ginzburg indaga, desde diversos puntos de vista, en las potencialidades cognitivas y morales, constructivas y destructivas, del desarraigo y de la distancia. ¿Por qué una larga tradición ha atribuido a la mirada del forastero (del salvaje, del campesino, del animal) la capacidad de desvelar la falacia de la sociedad? ¿Por qué el estilo se ha usado en muchos casos para incluir o excluir lo culturalmente diferente? Ojazos de madera nos ofrece nuevas miradas sobre todo ello y sobre el mundo, cerca y lejos de nosotros.

Ojazos de madera: Nueve reflexiones sobre la distancia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.