Libros de Adolf Hitler

Nótese que en este blog, con su categoría específica para los mejores libros de cada autor, siempre hago una selección subjetiva sobre la calidad de las novelas, libros o ensayos y establezco el orden definitivo que considero para cada obra.

La cuesti√≥n es que para Adolf Hitler no me atrever√≠a a determinar una selecci√≥n de sus ¬ęmejores libros¬Ľ. Hitler simplemente escribi√≥. Y como tal faceta redactora me he animado a escribir esta entrada que tratar√© de abordar con otras pautas bien distintas a la consideraci√≥n de lo mejor de su pu√Īo y letra, porque en la semilla de la ideolog√≠a que pudo plasmar negro sobre blanco Hitler acab√≥ germinando gran parte de la Historia negra del mundo moderno.

Y ¬Ņpor qu√© escribir una entrada sobre los libros de Hitler entonces?

La cuestión es que hace no mucho que emprendí una tarea singular. Para un eterno aprendiz de escritor como yo cualquier idea sugerente puede acabar plasmándose en un libro. Y eso pasó cuando conocí sobre las versiones conspiranoicas que establecían una posible fuga de Hitler el mismo día en el que su doble moría en su despacho del bunker.

Asi nació Los brazos de mi cruz, (disponible en amazon en papel o ebook ;). Una novela corta de tipo epistolar en la que reconstruyo un diario de ese supuesto Hitler huído a Argentina.

Claro est√° que para escribir mi novela indagu√© en la vida y obra de Hitler, descargu√© en mi ebook su emblem√°tico ¬ęMi lucha¬Ľ y lo le√≠ con inter√©s investigador. As√≠ abord√© la reconstrucci√≥n del personaje durante el tiempo de vida posterior a esa supuesta fuga desde Berl√≠n hasta un remoto lugar del sur de Argentina‚Ķ

De aquella lectura y de las b√ļsquedas por aqu√≠ y por ah√≠, con visionados de v√≠deos, con lecturas de testimonios y con un viaje hasta el campo de extermino espa√Īol de Mauthausen que surgi√≥ de manera muy oportuna, acab√© acopiando multitud de ideas e impresiones que acabaron desparram√°ndose sobre el libro con una intensidad inusitada para m√≠.

Puestos ya en debidos antecedentes, vamos all√° con esos libros destacados de Hitler, ya sea de su pu√Īo y letra como recopilaciones de sus palabras dichas en esos espeluznantes mitines de brazo estirado y banderolas colmadas de esv√°sticas‚Ķ

Mi lucha

La lectura de este libro no asoma con el aspecto t√©trico de quien conoce los resultados √ļltimos de guerra, delirio, xenofobia y soluci√≥n final. Abstray√©ndonos de todo podr√≠amos considerar¬† que estamos leyendo la obra de un tipo pr√≥spero, que ha medrado desde las particularidades de una vida dificil, de la miseria y las p√©rdidas m√°s hondas. Si acaso, en medio de la narraci√≥n de los primeros d√≠as del Hitler adulto ya empieza a dilucidarse una marcada fuerta tel√ļrica, un apego a la tierra y la patria como sustento de todo lo que vendr√≠a despu√©s.

El joven Hitler que deambul√≥ por Viena observaba con un punto creciente de frustracci√≥n la deriva social de aquella capital imperial. Quiz√°s esa frustracci√≥n naciera ya de su incapacidad para labrarse un futuro en el arte o en la arquitectura, donde no pas√≥ la criba necesaria. Antes de esta etapa cr√≠tica en la creaci√≥n del monstruo, una fase repleta de renuncias y √°vidas lecturas de las mentes l√ļcidas de la √©poca, conocemos tambi√©n las impresiones del ni√Īo conducido con mano de hierro por un padre funcionario‚Ķ y todo va casando.

La Primera Guerra Mundial fue el detonante final para la liberación de la fiera que esconde en la patria sus motivos para la destrucción y la maldad. El camino desde ahí se abría a todo lo que vino después, a través de una ideología en apariencia constructiva que se va exponiendo con frenética lucidez por todo el libro.

Mi lucha, de Hitler

30 discurso de Adolf Hitler

La oratoria era el siniestro arte de Hitler para la imposici√≥n del miedo a trav√©s de su gravedad y de su histrionismo nacido desde la absoluta demencia del poder. Su peque√Īa figura se agigantaba sobre p√ļlpitos elevados al m√°ximo sobre ej√©rcitos o sobre civiles.

Como indiqué en mi libro sobre una posible biografía apócrifa de Hitler, éste era el perro que mejor ladraba los mensajes de Goebbels, un tandem hacia la peor de las locuras. Escuchar a Hitler era en aquel entonces hipnotismo. Solo el análisis más reposado de su lectura desvela los trucos y los matices más contradictorios del mensaje.

30 discurso de Adolf Hitler

Con estos dos libros uno puede acercarse al Adolf Hitler ni√Īo, al joven que empieza a despertar a la noci√≥n de un mundo intoxicado que precisa de su desinfecci√≥n y al adulto que ya expone sus palabras sobre el p√ļlpito despu√©s de adoptar la figura de h√©roe de guerra y √ļnico pol√≠tico capaz de sacar al milenario pueblo alem√°n de su estado de precariedad‚Ķ

2 comentarios en ¬ęLibros de Adolf Hitler¬Ľ

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.