Las 3 mejores películas de Ryan Gosling

El amigo Ryan irradia melancolía incluso cuando desliza una de sus sonrisas. Es algo que parece atravesar la pantalla como ocurre en el caso de Johnny Deep pero en rubio. Gosling sabe manejar perfectamente ese encanto, un magnetismo que podría enfrentarlo al peligro del encasillamiento en papeles románticos pero que ha sabido colmar con otras versiones de si mismo. De eso se trata la actuación ¿no? Porque como en la vida misma, el rostro más amable puede albergar los más aviesos planes…

Un galán atípico pero galán al fin y al cabo. Un actor que seguramente no acopia los cánones apolíneos de un Brad Pitt pero que encaja perfectamente en un imaginario más cotidiano. Porque a Brad no te lo puedes encontrar por la calle mientras que alguien parecido a Ryan puede aparecer en cualquier momento, tras la caja registradora del supermercado o poniéndote una multa en la zona azul.

Una discrección con indudable encanto que ya encarama a Ryan entre los más solicitados actores. Acompaña su juventud, por supuesto, pero estoy seguro que el magnetismo de este actor perdurará y su saber hacer, mucho más allá de una mirada con gancho, lo puede mantener en lo más alto de Hollywood.

Top 3 películas recomendadas de Ryan Gosling

La La Land

¿Quién no ha tenido ese amor fracasado por las circunstancias? O peor aún ¿Quién no ha tenido ese amor aparcado por las decisiones que nos alejaron? En La La Land, con una ligera y fácil melodía al piano que se mantiene sostenida en nuestra conciencia, avanzamos en una historia de amor de lo más truncada por esa inercia que separa a las medias naranjas.

Una historia de amor más, sí. Pero la cuestión era hacer de esta película la historia de amor por excelencia. De eso se trata en las películas o en las novelas. Y se puede decir que La La Land frisa esa noción de lo trascendente que roza el alma en cuanto a amores se refiere. No hay camino de regreso para los amantes de la película. Solo queda un reencuentro casual que suspenda el tiempo unos segundos, que reproduzca recuerdos ya imposibles de materializar con ese extraño rememorar que tiene el sentido del oído, de la música que acompasa nuestros días con la coincidencia de una canción que acompañó nuestra juventud.

Es mucho decir, o no, que una película nos retrotraiga a los días de vino y rosas en los que amar era vivir enamorado desde lo fisiológico hasta lo espiritual. La La Land está a punto de reconducirnos a nuestros mejores días gracias a las simples miradas de Ryan Gosling y de Emma Stone, una pareja inolvidable.

El hecho de que nos asomemos a un musical sirve más aún a la intención de contar una gran historia de amor. Al igual que una ópera conduce a la épica, este musical eleva lo rutinario de las vidas de sus personajes a otro nivel.

El Agente invisible

Y hete aquí que nuestro amigo Ryan tiró de transformación absoluta para adentrarse en un thriller de acción de los que quitan el hipo. Si bien es verdad que el rollo malo malote se lo lleva Chris Evans, no es menos cierto que cualquier héroe actual del género de suspense también tiene que tener su lado oscuro, sus tentaciones y hasta una suerte de querencia por el beneficio propio en última instancia.

Una película exclusiva de Netflix que recomiendo a todos los suscritos a esta plataforma porque es de lo mejor que han hecho desde los tiempos de «El hoyo» ese peliculó parido en España y que me dejó fascinado por completo.

Una película con la tonalidad oscura que ya anuncia Gray Man desde su título original, tiene al menos ganados por defecto a unos cuantos usuarios en busca de suspenses capaces de erizar la piel. Contar con Gosling asegura además una extraña sensación de desconcierto por el tipo de rostro amable capaz de sumergirse en el submundo en busca de la justicia lírica que casi nunca sale bien entre los abismos del mundo…

El primer hombre

Pocas biografías me pueden llamar la atención. Pero el caso de Neil Armstrong es otra cosa. Porque entre asuntos terrenales todos se tiran el pisto y se dan importancia, los autobiógrafos o los biógrafos a secas. Pero es que hablamos del primer hombre que piso la luna. Palabras mayores y más si lo encarna el Gosling de las miradas melancólicas que mejor podían encajar con un ser humano que ha visitado la luna para mirar con nostalgia desde ahí nuestro planeta azul. Una gran película que consigue ganarnos en los previos al viaje y en el maravillo pequeño paso para el hombre que Armstrong consiguió dar.

Cuenta la historia de la misión de la NASA que llevó al primer hombre a la luna, centrada en Neil Armstrong (Ryan Gosling) y el periodo comprendido entre los años 1961 y 1969. Un relato en primera persona, basado en la novela de James R. Hansen, que explora el sacrificio y el precio que representó, tanto para Armstrong como para los Estados Unidos, una de las misiones más peligrosas e importantes de la historia de la humanidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar