Las 3 mejores películas de Leonardo DiCaprio

Pocos actores en el mundo como DiCaprio. Un actor que nos gana a todos con su capacidad interpretativa muy por encima de cualquier otro don más físico o de algún tipo de evidente carisma. En cada papel este actor sabe explotar los más extraños matices de su rostro aniñado. Un perpetuo rictus juvenil desde el que proyectar las contradicciones y paradojas de las meras apariencias. Y para eso se requiere de unas dotes que solo alguien como él sabe explotar.

En cualquier otro actor su aparición en Titanic habría supuesto la cúspide su carrera. Pero para el DiCaprio actual aquello queda casi en una anécdota. Porque tanto lo que vino después como lo que se descubre antes de Titanic rebosa calidad e ingenio. Ojo, que lo mismo ocurre con una Kate Winslet mucho más actriz en otras películas de menor presupuesto.

Pero volviendo a DiCaprio no queda otra que quitarse el sombrero ante una caracterización que es mimetización perfecta para él y empatía absoluta para los espectadores. Me refiero a esa sensación de olvidarnos por completo del actor (algo que cuesta más ante presencias apabullantes como la de Brad Pitt) para adentrarnos en el alma del personaje. Sin duda, si yo fuera director y priorizara el mensaje y la trascendencia de la peli, siempre elegiría a Leonardo DiCaprio.

Top 3 películas de Leonardo DiCaprio

¿A quién ama Gilbert Grape?

Curiosamente no es en esta película donde DiCaprio tiene un papel de primer protagonista. Y sin embargo todo gira en torno a él. Por el propio argumento de la película, claro está, pero también porque él sabe que su presencia sea constante. Una de esas películas no tan recordadas pero que manifiesta una intensidad interpretativa pocas veces vistas.

Él es Arnie, el hermano de Gilbert (también perfectamente ejecutado por Johnny Deep). Ambos ocupan su hogar junto a una madre que pocos cuidados puede darles. De hecho la madre es un somero lastre, un trasfondo que aún hace más trágica la existencia de los hermanos en un remoto pueblo del Estados Unidos profundo.

Gilbert debe sacar la casa adelante o, al menos, no sucumbir al peso de su techo que amenaza con caerle encima (estoy en plan metafórico). Porque él debiera vivir otra vida y lo sabe. Pero la más bella y melancólica forma de amor, la abnegación, le pesa demasiado. Gilbert tiene sus escarceos con alguna mujer casada y empieza a conocer un amor que le invitaría a pensar en futuros que no puede concebir con sus lastres.

En medio, pivotando sobre todo, sobresale Arnie. El ya no tan pequeño Arnie capaz de quedarse en la bañera durante toda la noche si Gilbert olvida por una vez sacarlo después de su ducha. El Arnie que ama entre asfixiantes arrumacos que aferran a Gilbert a ese lugar donde su vida se va quemando tan despacio como firme. La discapacidad del chico es real, absolutamente real en la mirada de DiCaprio, en sus gestos, en su andar. DiCaprio habita en su propio cuerpo como si de verdad fuera un Arnie que lo ha sustituído sin restos de él. Un fascinante efecto que aún hoy me maravilla.

Shutter Island

Empecemos por el final. Hay una escena espeluznante después de todo el tormentoso devenir de la trama (no detallo más por si acaso no la has visto). La cuestión es que DiCaprio se fuma un cigarro a los pies de una escalinata de piedra del viejo psiquiátrico. El día es apacible y las nubes negras parecen haber pasado por una buena temporada. En ese momento DiCaprio explica los motivos de su interpretación en última instancia. Porque él habla de lo que le tocó vivir a su personaje. Pero a la vez descubrimos el pleno convencimiento de su papel en su mirada hiriente… «Este lugar me hace pensar. ¿Qué es peor? ¿Morir como un monstruo o morir como un buen hombre?»

Otra fascinante cinta en la que DiCaprio alcanza niveles de interpretación tragicómica de repercusión sísmica para el alma. La investigación encargada a Edward Daniels (DiCaprio) lo lleva a un psiquiátrico donde ha desaparecido una mujer en extrañas circunstancias. Entre las escenas finales Edward apunta a una visión de la locura increiblemente inquietante. La realidad y la ficción como espacios donde vivir según más convenga para sobrevivir a los infortunios que pueden ocurrir. El mero hecho de habitar nuestro mundo dependiente de la entera subjetividad nos empapa de esa intención por desvelar que nada es más cierto que lo que acabemos imaginando.

Una escenografía aterradora con la ubicación del psiquiatrico entre desfiladores y acantilados que apuntan a las escarpadas situaciones que les toca vivir a los protagonistas de esta historia. Una investigación magnética en torno a la mujer extraviada que nos asoma a una noción onírica que busca alguna clase de depuración psíquica. Más una ambientación oscura, tormentosa en lo climático y paralelamente angustiosa conforme los escasos claros de luz se van abriendo para apuntar a la verdad que jamás se buscaba en la investigación.

El lobo de wall street

La película en la que DiCaprio nos enseña cómo el ser humano puede sufrir su más honda transformación. Desde el humilde chico que busca la forma de prosperar, hasta el despiadado e inmoral lobo que termina por alojar su alma. En ese paradójico ascenso a la cúspide donde se descubre el descenso a sus infiernos, Leonardo DiCaprio nos enseña ese gusto por el lujo a la vez que por la ludopatía bursátil. Asomado a la quiebra de su propia persona, este lobo de Wall Street con la piel de cordero de DiCaprio, parece un Dorian Gray moderno. El ejemplo al que los triunfadores del libre mercado actual aspiran sin otro objetivo que la ambición desmedida.

El resto de la película es una trepidante aventura en el Wall Street más caricaturesco y no menos cierto. Conforme el dinero va entrando DiCaprio y sus compañeros se van oscureciendo y entregando a todo tipo de vicios. Excesos químicos, sexuales y por supuesto la mancha que se va extendiendo para hacer de sus vidas ese vacío bajo los pies que de repente aparece para propiciar la caída.

2 comentarios en «Las 3 mejores películas de Leonardo DiCaprio»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar