Descubre los 3 mejores libros de Wu Ming

Lo de cinco autores escribiendo juntos la misma obra suena interesante de entrada. Rollo experimental. Pero después, una vez que consideras la dificultad que debe acarrear escribir una novela a cuatro manos, ponerse ya con diez debe ser desquiciante. En el mejor de los casos como Maj Sjöwall y Per Wahlöö, creadores durante una década de novelas negras de gran tirón comercial, todo se entiende desde la relación sentimental. Y otros casos similares de duplas también han fructificado en encuentros puntuales o como constante creativa.

Porque en la literatura como en el sexo el entendimiento entre dos puede estar bien, mientras que la multitud puede ser desorden y caos. Ya lo anuncia el chiste del participante en la orgía pidiendo organización, más que nada porque ya se ha llevado seis estocadas por detrás cuando solo están cinco.

Wu Ming eran precisamente eso, cinco tipos escritores todos ellos, obvio. No descartemos que la cosa quedara finalmente en cuarteto tras un enfrentamiento y su resoluci√≥n v√≠a crimen con el disidente‚Ķ ūüėõ

El asunto salió bien y los Wu Ming 1,2,4 y 5 siguen quedando, fumando porros o tomando ácido, y escribiendo nuevas historias. Les sale bien y por lo vanguardista del asunto más lo currado y variopinto de sus tramas, siguen encontrando mercado desde los remotos albores del nuevo milenio (por darle más empaque al asunto, o esa desde 1999)

Top 3 novelas recomendadas de Wu Ming

Q

Una vez que se pusieron, los cuatro autores intervinientes en esta primera novela que fueron Federico Guglielmi, Giovanni Cattabriga, Luca Di Meo y Roberto Bui (autodenominados Luther Blissett) tuvieron las pelotas de escribir una obra sublime a la primera de cambio.

Debió ser aquello de que diez ojos ven más que dos de la misma forma que 5 egos pueden ejercer mejores ejercicios de autocrítica que un solo ego inflado por cómo está quedando la obra.La cuestión es que Q tenía ese punto de amalgama perfecta, de mezcla heterogénea pero sabiamente conducida como novela bien conjuntada. La riqueza de este ejercicio en matices y reconocimientos apuntaló el proyecto.

Calificada por los cr√≠ticos como obra maestra y comparada insistentemente con El nombre de la rosa, Q es una larga novela ambientada en el siglo XVI.La obra se desarrolla a lo largo de treinta a√Īos por distintos pa√≠ses de la Europa de la Contrarreforma, y en ella decenas de personajes conforman un prodigioso fresco de la √©poca.

Así pues, Q es una novela histórica, pero también, y ante todo, es una novela de aventuras y espionaje donde el verdadero protagonista es la multitud: herejes, espías, putas, cortesanos, mercenarios, profetas improvisados, siervos…Una novela coral en estilo y contenido que en todos los países en los que ha sido traducida ha cosechado un rotundo éxito.

Q

Proletkult

Una novela mucho m√°s entregada a una tarea vanguardista de s√≠ntesis durante alg√ļn proceso creativo harto interesante para conseguir el punto final entre dist√≥pico, esper√©ntico, sat√≠rico y de trepidante acci√≥n. Una revisi√≥n lis√©rgica de todas esas novelas que auguraban el colapso social hacia la alienaci√≥n y el control de las voluntades por tan dispares v√≠as como pudieron imaginar George Orwell o Huxley entre otros.

En 1907, en Tiflis, Georgia, un revolucionario bolchevique llamado Leonid Voloch asalta un carruaje postal protegido por cosacos y huye en un tren con la ayuda de un camarada georgiano. Saltan del tren en marcha y el georgiano lo conduce a trav√©s de un bosque hasta una extra√Īa esfera transparente, de no menos de ocho metros de altura y con varias presencias en su interior, que se abre para recibirlos.

En ese momento el georgiano se desabrocha el cuello de la casaca, desliza los dedos de ambas manos y se quita la máscara que hacía la función de cara, incluidos el pelo oscuro y el bigote. Asoma entonces un ser alienígena de facciones vagamente humanas…

Muchos a√Īos despu√©s, la supuesta hija de Leonid, que es adem√°s una supuesta alien√≠gena, busca a su padre para llevarlo de regreso al planeta Nacun. Para ello visita en el Mosc√ļ ya revolucionario a Alexandr Bodg√°nov, un personaje real que parece salido de una novela: m√©dico, economista, fil√≥sofo, fundador e ide√≥logo del movimiento art√≠stico proletario llamado Proletkult, escritor de ciencia ficci√≥n y director de un centro de transfusiones pionero en la curaci√≥n de enfermedades nerviosas (y acaso en la b√ļsqueda de la eterna juventud). Y as√≠, en este pastiche de realismo socialista y ciencia ficci√≥n (tambi√©n socialista), aparecen revolucionarios exiliados en Capri, polic√≠as secretos, civilizaciones interplanetarias organizadas en perfectas sociedades comunistas, El capital y un hito de la ciencia ficci√≥n socialista titulado ‚Äēc√≥mo no‚Äē¬†¬† Estrella roja, Lenin y Stalin‚Ķ

Y, con todos estos elementos, el colectivo Wu Ming crea un endiablado y apetitoso artefacto literario que juega con los g√©neros y explora la relaci√≥n entre delirios revolucionarios y mentales; entre locuras humanas y pol√≠ticas; entre enso√Īaciones, ideales y fantas√≠as (pol√≠ticas y literarias); entre realidad y ficci√≥n.

Proletkult

El ejército de los sonámbulos

No me digas que no es sugerente el t√≠tulo. De entrada se antoja la idea de todos nosotros son√°mbulos, con los brazos en √°ngulo recto hacia adelante, despojados de voluntad y repitiendo alg√ļn on√≠rico eslogan inducido por alguna terapia conductista.

Despu√©s llega ya la habitual escenograf√≠a cambiante de este conjunto de escritores aunados para el fin de la gloria literararia hecha desde sabe Dios que confabulaci√≥n para hacer posible la suma.Alguno de ellos, de los autores, apuntar√≠a a la novela hist√≥rica, al punto de partida. Y todos lo aceptar√≠an, nada mejor que la revoluci√≥n francesa como punto de partida para proyectar ideas sobre la violencia, la b√ļsqueda de horizontes tras la revoluci√≥n, los fracasos posteriores y todo el juego de luces y sombras que aparecen como en el escenario del mundo, en espera de si lo humano puede finalmente campear con algo de sentido.

Par√≠s, enero de 1793. El rey Luis XVI est√° a punto de ser guillotinado y la ciudad bulle entre el entusiasmo de los partidarios del nuevo orden y las conspiraciones de los mon√°rquicos. El Terror no tardar√° en llegar, y la Revoluci√≥n entrar√° en una fase cr√≠tica. En este ambiente de caos, juegos de poder, ambiciones pol√≠ticas, sue√Īos de libertad y violentas pesadillas se mueven varios personajes: Orph√©e d‚ÄôAmblanc, peculiar m√©dico que en plena Revoluci√≥n pone en pr√°ctica las ense√Īanzas de su maestro Mesmer, padre de la hipnosis moderna; Marie Nozi√®re, que lucha por sacar adelante a su hijo y sue√Īa con una vida nueva en la que haya igualdad entre los sexos; Leonida Modonesi, actor italiano admirador de Goldoni que ha llegado a la capital con el prop√≥sito de localizar a su ya anciano √≠dolo y acabar√° disfraz√°ndose de Scaramouche y actuando entre el teatro y la vida real‚Ķ

Y en ese clima de incerteza surgen rumores de un creciente n√ļmero de inexplicables casos de sonambulismo, v√≠ctimas de un extra√Īo mal que les aniquila la conciencia. D‚ÄôAmblanc recibir√° el encargo de investigar qu√© hay de cierto en esos rumores, porque se sospecha que los contrarrevolucionarios mon√°rquicos pueden estar creando un ej√©rcito de son√°mbulos. Ingenioso pastiche de novela hist√≥rica y follet√≠n de aventuras; brillante ejercicio de erudici√≥n; reflexi√≥n sobre el poder, la violencia y las sacudidas de la historia; relato √°gil y trepidante, lleno de giros inesperados y sorpresas, El Ej√©rcito de los Son√°mbulos es por encima de todo un fest√≠n literario, un regalo para el lector.

El ejército de los sonámbulos

1 comentario en ¬ęDescubre los 3 mejores libros de Wu Ming¬Ľ

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.