Los 3 mejores libros de Juan Villoro

El f√ļtbol y la literatura est√°n m√°s unidos de lo que uno puede creer a priori. De hecho quien aqu√≠ escribe tambi√©n se lanz√≥ a la aventura de tal miscel√°nea en mi novela Real Zaragoza 2.0, prologada por futbolistas emblem√°ticos de ese club. La cuesti√≥n es que mi acercamiento a Juan Villoro se produjo precisamente por esa querencia por el deporte rey y esa fusi√≥n de la narrativa con el verde del cesped.

Su primer libro con el que me top√© se extend√≠a sobre lo divino y lo mundano en torno al mundo del f√ļtbol, con inspiraciones de la fascinante a la par que inquietante religi√≥n maradoniana e incluso con la serenidad final del personaje m√°s antagonista y reflexivo del mundo del f√ļtbol: Valdano. Pero aquello tan solo fue una aproximaci√≥n que sirvi√≥ para que nuevos libros llegaran hasta mis manos bajo la excusa del autor ya le√≠do. Y lo que vino despu√©s ya no orbitaba en torno al bal√≥n.

Por el contrario se trataba de un autor con fundamentos sociológicos, una versión complementaria de su compatriota Carlos Fuentes que en sus ficciones también ahonda en el imaginario mexicano llegado hasta el presente. Pero su bibliografía claro está que no se detiene en localismos y acaba sirviendo a la causa de la crónica de nuestros días.

Top 3 libros recomendados de Juan Villoro

La tierra de la gran promesa

Desde la presentaci√≥n m√°s sugerente de lo an√≥malo surge la met√°fora m√°s acertada y la invitaci√≥n a descubrir la realidad desde otro prisma. Entre el barullo de las palabras precipitadas que surgen como un Pandemonium de confusi√≥n y pronto olvido, quedan los posos. Para quien sabe descifrar, ah√≠ est√°n las √ļltimas certezas sobre lo que hay.

Diego Gonz√°lez es un documentalista que habla dormido. Est√° casado con una sonidista que trata de descifrar lo que dice en sue√Īos. Se muda a Barcelona, pero el pasado lo alcanza como una pesadilla. La visita de un viejo conocido, el periodista Adalberto Anaya, trastoca su reciente tranquilidad. Anaya (quien ha vigilado a Diego durante a√Īos con la atenci√≥n casi desmedida de un admirador) lo culpa de haber hecho un documental para entregar a un narco. Diego se ve obligado a lidiar con este enemigo que es, al mismo tiempo, su √ļnico aliado.

La tierra de la gran promesa es una metáfora del México contemporáneo. Una lectura amplia sobre las entretelas de la corrupción y la vida íntima donde las verdades se pronuncian al dormir. Una reflexión sobre la forma en que el arte influye en la realidad y en que la realidad distorsiona al arte. Una novela tan política como personal que mantiene a Juan Villoro como un testigo excepcional de nuestro tiempo.

La tierra de la gran promesa

Arrecife

Sin duda una cr√≠tica al turismo aborregado frente a los viajes m√°s aut√©nticos y las aventuras emprendidas como un motor de cambio o de aprendizaje. Nada aportan los resort al otro lado del mundo salvo la foto f√°cil para el perfil social de turno. En el extremo de esa intenci√≥n de recuperar el gusto y el placer de descubrir el viaje sin el parapeto del todo inclu√≠do, Juan Villoro nos invita a conocer la loca idea de su protagonista, el m√ļsico Mario M√ľller.

Porque harto de ese deambular sin sentido entre aeropuertos de turistas sin ning√ļn tipo de pretensi√≥n cultural, sensorial o human√≠stica, Mario invierte en un gran proyecto: La Pir√°mide. Hasta ese lugar viajan personas dispuestas a enfrentarse a la aventura extrema. Solo que, como dice la frase latina: Quien ama el peligro perecer√° en √©l.

Una novela que nos sobresalta entre las tranquilas aguas del Caribe, ese mismo espacio que repentinamente se puede tornar oscuro cuando la climatología decide excederse hasta límites insospechados. De la misma manera, lo que ocurre en La Pirámide alcanza el goze extremo, el éxtasis en todas sus variables posibles y finalmente la caída. Una caída que, de no ser definitiva, siempre puede servir para sentir que tu vida cobra nuevo sentido.

Arrecife juan villoro

El testigo

Un nuevo tiempo se abre en M√©xico cuando la sombra del PRI, el partido con √≠nfulas revolucionarias finalmente desinflado por las circunstancias, se va desahaciendo como una neblina de ma√Īana. A la apertura del nuevo ciclo social y pol√≠tico regresa Julio Valdivieso. Ha pasado ya mucho tiempo desde que se fue a Europa y para √©l todo ahora se amontona. Demasiado tiempo fuera. Los fantasmas de los lejanos d√≠as de una guerra cristera imposible recordar para √©l se mezclan con otros tiempos de su juventud.

Valdivieso acaba transform√°ndose en una especie de Dante, con su misma l√≠rica solo que apoyada en este caso en los versos de Ram√≥n L√≥pez Velarde, anterior incluso a la antedicha guerra cristera pero con una voz capaz de llegar hasta el hoy para acabar convenci√©ndonos de que nada escribe mejor la verdad de lo ocurrido como un coraz√≥n capacitado para dar m√ļsica al lenguaje y sentido escrito a la raz√≥n engarzadas con las emociones.

El testigo

Otros libros interesantes de Juan Villoro

La figura del mundo

Puede ser que las relaciones paterno filiales den m√°s jugo en lo literario. Mientras con las madres todo suele fluir de manera m√°s natural y directa, en ocasiones con los padres quedan espacios vac√≠os, lagunas biogr√°ficas de cada cual que ofrecen ese espacio para la interpretaci√≥n, el inter√©s por la deducci√≥n, el empe√Īo del narrador por conocer la parte, m√°s o menos marcada, que nunca fue expl√≠cita en la relaci√≥n.

Juan Villoro relata en La figura del mundo, el orden secreto de las cosas, algunos pasajes memoriosos en torno a su padre, el pensador mexicano-catalán, Luis Villoro. Sin el afán de hacer una biografía en estricto sentido, Juan evoca aquí la vida singular de quienfuera filósofo, luchador social, zapatista y autor de una obra fundamental.

En este libro hace una aproximaci√≥n a una figura a la vez √≠ntima y p√ļblica, adentr√°ndose en las complejidades que toda vida tiene, narrando con maestr√≠a instantes que se desdoblan para entender el ubicuo presente.

Recupera as√≠, pues, la esencia de un padre quien estuvo presente en la vida familiar de un modo intangible, un padre que debe ser indagado por un hijo que intuye sus afectos y renueva, as√≠, el pasado. Escrito con gran sensibilidad yagudeza, este libro condensa el asombro y la emotividad para quien la escritura se convirti√≥ en ¬ęuna permanente carta al padre¬Ľ.

La figura del mundo

Los culpables

Una gran recopilaci√≥n de relatos que acaba siendo un soliloquio de cada personaje presentado en cada relato. Y en esencia es as√≠ porque el autor elige el lenguaje direct√≠simo de la primera persona para establecer ese di√°logo, esa interpelaci√≥n del yo que siempre busca la complicidad del t√ļ.

Lo breve tiene much√≠simas virtudes quiz√°s infravaloradas por la preponderancia de la novela. Una de ellas es que todo es posible en menos p√°ginas y con menos palabras. Todas estas historias podr√≠an ser un spin off de otra historia principal. Momentos sacados de novelas o hasta de vidas en las que los m√°s variopintos personajes confiesan la verdad √ļltima del rol que representan o de la decisi√≥n que est√°n a punto de tomar. Elegidos al azar desde situaciones entre humor√≠sticas y dram√°ticas. Pocos m√°s libros aglutinan la sensaci√≥n generalizada de funambulismo vital.

los culpables juan villoro

4 comentarios en ¬ęLos 3 mejores libros de Juan Villoro¬Ľ

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar