Sinsonte, de Walter Tevis

El futuro es una tentación para todo narrador que se precie en eso de sondear las derivas de nuestra civilización. Porque la ficción histórica cubre el relato intrahistórico con más chicha sobre lo que fuimos. A otros tipos de escritores les queda la tarea de abordar lo que seremos. Walter Tevis recogió el guante en esta novela de 1980 que, seguramente, haya encontrado nuevo acomodo en las estanterías de novedades con su vitola de reedición, gracias a Netflix y su idilio con otra de sus obras: «Gambito de Dama».

Sea como fuere, bienvenida sea la coincidencia o fortuna para asomarnos a una fascinante distopía con tintes posapocalípticos autoinducidos. Ya sea desde nuestra fe y entrega a la tecnología, a lainteligencia artificial, al Internet de las cosas o a la robótica.

Han pasado cientos de años y la Tierra se ha convertido en un planeta sombrío y distópico en el que los robots trabajan y al ser humano solo le queda languidecer, arrullado por la dicha electrónica y la felicidad narcótica. En semejante mundo sin arte, sin lectura y sin niños, la gente opta por quemarse viva para no soportar la realidad.

Y es en este escenario donde Spofforth, la máquina más perfecta jamás creada, un androide de duración ilimitada que ha vivido siglos y que en la actualidad es decano de la Universidad de Nueva York, acaricia su máximo anhelo: poder morir.

El único problema está en que su programación le impide suicidarse. Hasta que en su vida se cruzan dos personajes: Paul Bentley, un humano que ha aprendido a leer tras descubrir una colección de viejas películas mudas; y Mary Lou, una rebelde cuya mayor afición consiste en pasar horas y horas en el zoo de Brooklyn admirando a las serpientes autómatas. Pronto, Paul y Mary, como dos modernos Adán y Eva bíblicos, crearán su propio paraíso en medio de la desolación.

Ya puedes comprar la novela Sinsonte, de Walter Tevis, aquí:

Sinsonte, de Walter Tevis
Valorar post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar