3 mejores libros de Felipe Benítez Reyes

Autores como Arturo Pérez Reverte o Felipe Benítez Reyes y algunos otros se prodigan en las redes sociales con la naturalidad de quien no tiene un comunity manager ni lo necesita. Y el asunto visto así es otra cosa.

Porque en ocasiones, además de expresar su opinión con la necesaria claridad de estos días, estos escritores hasta se enzarzan para bien o para mal con cualquiera. Al final se desprende una autenticidad, y a la postre un eco, jamás imaginable por la más ingeniosa interacción en redes del CM de turno.

Pero no es por eso de las RRSS por lo que traigo hoy aquí a Don Felipe Benítez Reyes, sino más bien por su vasta trayectoria, un cauce narrativo dibujado entre meandros que riega todos los espacios literarios desde la novela o el relato hasta el ensayo, pasando por la poesia y hasta el guión de teatro.

Claro está que, con nuestra habitual fijación, nos quedaremos con la vertiente prosística de ficción, pero cabe al menos citar el resto de cultivos para que quede debida constancia.

Con ese bagaje creativo, las novelas de Benítez Reyes ofrecen un universo policromático donde encontramos humor y parodia pero también ramalazos existenciales desde ese realismo aferrado a lo cotidiano como el escenario donde sincronizar las visiones filosóficas del mundo más certeras: la supervivencia, la felicidad, los conatos de verdad, el amor y el devenir del tiempo en escena del ser humano.

De todo y todo con ese certero relato del escritor que es sobre todo hacedor de vidas y contador de historias.

Top 3 novelas recomendadas de Felipez Benítez Reyes

El azar y viceversa

Las novelas de protagonista único, o al menos marcadamente principal, tiene la dificultad de su redacción y la facultad, si se consigue dar con el mejor nudo, de encumbrar a los personajes hasta ese olimpo de la literatura al que por defecto acaba ascendiendo el autor.

Benitez Reyes es mucho de protagonistas esenciales. Y esa especialización se nota en una exquisita caracterización donde todos tenemos cabida para mutar de piel con ellos.

«Ni siquiera podemos sospechar los sitios en que es capaz de esconderse la vida cuando los buscavidas salimos a buscarnos la vida.»

Con reflexiones de este tipo se nos presenta el protagonista de esta novela: un eterno menesteroso que crece en un entorno hostil y que va acomodándose a una realidad que le fascina y le extraña a partes iguales.

Nacido en un pueblo sureño marcado por la presencia de una base militar norteamericana, nuestro héroe tendrá muchos oficios, conocerá los caprichos de la buenaventura y de las adversidades, las quimeras cumplidas y los ensueños malogrados, la deriva y el rumbo. Como telón de fondo, la penumbrosa España franquista, los años equívocos y aventureros de la Transición y nuestro presente de oportunistas disfrazados de redentores.

En su esperada nueva novela, Benítez Reyes dibuja un personaje que se quedará grabado en la memoria del lector: un superviviente perpetuo, servidor de muchos amos; un optimista melancólico al que no le asusta la mala suerte. Esta es una historia de contrastes: alegre y estremecedora, realista y enigmática, trepidante y reflexiva, desternillante a ratos y a ratos escalofriante. Como la vida misma.

clic libro

El novio del mundo

La estrecha frontera entre el demente y el genio, entre lo extravagante y lo delirante es siempre cuestión de perspectivas. La literatura ha sido siempre la mejor forma para dilucidar quien es quien en este mundo en constante mascarada.

La pluma de Benitez Reyes como antaño pudieron ser Salinger, Kennedy Toole o el mismísimo Cervantes se encarga de presentarnos al genio atacado de esperpento, al delirante protagonista capaz de la gloria y el infierno como una misma composición de lugar, dependiendo de la posible moral mutable.

El protagonista de esta novela, Walter Arias, es una mezcla de filósofo surrealista y de psicoanalista antifreudiano, de romántico y de obseso sexual, de arlequín y de monstruo, de moralista y delincuente. Mezcla, en fin, de todo aquello que no puede ni debe mezclarse.

«Mi pensamiento oscila entre Descartes y el barón de Munchausen», confiesa Walter Arias, precursor del movimiento filosófico llamado walterismo, una de las corrientes espirituales menos espirituales de cuantas conoció el pasado milenio. Burlón y despiadado, visionario y reflexivo, humorístico y macabro, Walter Arias nos cuenta los vaivenes de su vida –su noviazgo con el mundo– a lo largo de un hilarante thriller picaresco y metafísico.

clic libro

Mercado de espejismos

Corina y Jacob han vivido siempre de la organización de robos de obras de arte. Cuando se dan por retirados de la profesión a causa de su edad avanzada y de la falta de ofertas, reciben un encargo imprevisto por parte de un mexicano libertino y de tendencias místicas que sueña con construir un prisma para ver el rostro de Dios. El encargo consiste en llevar a cabo el robo de las presuntas reliquias de los Reyes Magos que se conservan en la catedral alemana de Colonia.

A partir de ahí, Benítez Reyes traza una parodia sutil, aunque hilarante y demoledora, de las novelas de intrigas esotéricas, de su truculencia y de sus peculiaridades descabelladas. Pero Mercado de espejismos trasciende la mera parodia para ofrecernos un diagnóstico de la fragilidad de nuestro pensamiento, de las trampas de la imaginación, de la necesidad de inventarnos la vida para que la vida adquiera realidad. Y es en ese ámbito psicológico donde adquiere un sentido inquietante esta historia repleta de giros sorprendentes y de final insospechado.

A través de una prosa envolvente y de una deslumbrante inventiva, Benítez Reyes nos conduce a un territorio de fascinaciones y apariencias, plagado de personajes insólitos y de situaciones inesperadas.

clic libro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.