Mejores libros de Paula Hawkins

En algunos autores hay que ir anticipándose en la misión de este blog por establecer el ranking de sus 3 mejores obras. Porque en su efecto como fenómeno literario de masas, parece que queda un hueco demasiado grande si no los citas.

Así que vamos adelantando faena con doña Paula Hawkins, una de las últimas escritoras efecto terremoto de ese híbrido perfecto que es el género negro y el thriller. Porque más pronto que tarde seguro que esta autora británica prosigue su carrera literaria con esa tercera novela y la cuarta…, y las que vengan.

Bien es cierto que este tipo de literatura que asoma con tantísima potencia, en ocasiones se queda en flor de un día. Pero en el caso de Hawkins supo remontar con dignidad la ola de su primera y triunfante novela con una segunda historia que frisaba una similar calidad. Así que estoy seguro que todo será cuestión de tiempo.

Top novelas recomendadas de Paula Hawkins

  • La chica del tren: Hay algo inquietante en la rutina, en cualquier rutina. En la pelicula el show de Truman se aborda esa sensación de que el mundo se transforma en un gigantesco plató a nuestra percepción subjetiva como protagonistas de nuestra vida.

    En esta ocasión la escritora supo hacer una inteligente transmutación de la anodina vida de Rachel (con esa sintonía inmediata de lo cotidiano de su vida) proyectada hacia otros personajes con los que tan solo interacciona como meros elementos decorativos de su vida, como pautas del día a día, personajes muy similares sino idénticos que deben estar para que cada nuevo día en el tren hacia el trabajo confiera al devenir de Rachel en el entorno seguro de lo habitual.

    Desde ese punto plantear cualquier cambio facilita un toque disruptivo desde el que la tensión puede llegar a cotas inimaginables. Rachel había puesto nombre a una pareja como otra cualquiera que tomaba café.

    Las vidas ajenas sirven en ocasiones para remarcar carencias y otras miserias propias. El problema es que Rachel, nuestra amiga observadora de su rutina, también puede estar siendo observada.

    Nada peor que la completa rutina para poder sucumbir a un plan perverso de alguien que conoce la precisa cadencia de tus movimientos, una vez que la casualidad te vincula con lo ominoso. Las 8:04h, como tantos otros días.

    El tren sigue su curso una vez más. Y sin embargo, con esa escalofríante lucidez del sexto sentido, Rachel descubre ese aviso espeluznante de que algo extraño se está maquinando en torno a ella. Quizás por mirar demasiado y acabar viendo lo que jamás debiera haber visto.

La chica del tren, de Paula Hawkins
Disponible aquí
  • Escrito en el agua: Todo buen thriller psicológico debe tener un punto de partida a medio camino entre la novela negra y la angustia del drama.

    Cuando Nel Abbott la hermana de Jules, fallece misteriosamente, despegan esos dos necesarios aspectos: la duda sobre un posible asesinato o muerte violenta por un lado, y el drama, la inquietud por la pérdida de un ser  querido por el otro.

    Sirva esta reseña para aclarar a los amantes de “La chica del tren” que, más allá de la sintonía temática entre las dos novelas, las tramas se mueven a diferente ritmo.

    No es lo mismo que un misterio aparezca en tu vida de manera casual a que un desencadenante tran traumático como la muerte violenta de una hermana te sacuda de repente.

    No obstante, esta diferencia de ritmos no supondrá desencanto alguno para un lector de esta autora. Todo lo contrario. Desde la primera página, Paula Hawkins ya lanza el cebo para que no puedas dejar de leer.

    ¿Has leído El guardián invisible de Dolores Redondo? Te lo pregunto porque hay unas similitudes interesantes en la forma de abordar la historia. Los pasados tormentosos de los personajes son una estupenda herramienta para ir insertando ese pasado que lastra sus movimientos, y que dota a estos protagonistas de un peso propio que avanza con el argumento general de la historia.

    Cuando Jules regresa al pueblo de su infancia, arrastrada por las penosas circunstancias del fallecimiento de su hermana empezamos a pensar en ese algo más que la protagonista va ocultando como puede, hasta que un clic despierta el lado oscuro de Jule, de la misma forma que ocurre con Amaia Salazar en El guardián invisible.

    La quietud de las aguas puede transmitir serenidad, salvo para aquellos que conocen lo que se puede esconder en las profundidades.

Escrito en el agua, de Paula Hawkins
Disponible aquí

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.