3 mejores libros de Chuck Palahniuk

Siempre hay una sintonía especial con los escritores más o menos coetáneos. Chuck Palahniuk es como un colega con el que podría ir a tomar unas cañas para hablar de los buenos años de juventud, aunque me saque una buena década, todo hay que decirlo. Cuando uno ha crecido al cobijo de la contradictoria generación X, la afinidad acaba creando un espacio de conexión muy especial.

En Palahniuk se detectan aspectos fundamentales de esta generación transicional de lo analógico a lo digital, a la vez que fue la última cuyas formas de ocio se centraban en la interacción directa entre personas.

A través de esa dicotomía entre la tecnología y lo tangible como forma de desarrollo personal, se detecta también esos picos de rebeldía juvenil en unos años 80 y 90 en los que la bonanza aparente parecía invitar poco a la revolución, y sin embargo la juventud necesita rebeldía frente a algo, desembocando en nihilismo finalmente si el objetivo a conquistar parece inamovible o se disipa como una causa perdida en la niebla.

Por ahí intuyo que se mueve la motivación literaria del estadounidense Chuck Palahniuk. Y de ahí algunas de sus obras más brutales como El club de la lucha, que casi todos recordamos más por la película pero que, como siempre, aporta más profundidad al asunto la novela en sí. Porque tratar una temática sobre la bipolaridad que en mayor o menor medida todos conocemos para interactuar con la realidad según el estado de ánimo, siempre tiene ese punto de mayor empatía desde la precisión de una narración que no se ve sometida por las necesidades de lo cinematográfico.

Pero más allá de esta gran obra, en Palahniuk encontramos al narrador empeñado en mostrarnos el cartón piedra del mundo, el oropel y el trampantojo de la felicidad de una sociedad conducida por una inercia anuladora. Con su tono crítico ácido e hiperbólico, Palahniuk le mete un buen meneo a multitud de aspectos sobre las convenciones sociales, la instrumentalización del individuo, la hipocresía y el forzado encaje del individuo en la masa de la medianía, de la normalidad.

Nunca está de más darse una vuelta por las novelas de este autor, para recuperar ese vistazo crítico que puede acabar cribando lo accesorio, lo impuesto y lo formal, para acabar retomando una rebeldía de generación X que a la postre sí que tiene causa y que parte de la reivindicación de lo personal.

Top 3 novelas recomendadas de Chuck Palahniuk

El club de la lucha

Una insólita terapia para agentes de bolsa, financieros y cualesquiera otras bestias humanas que malgastaban su vida entre escritorios, ficheros, despidos laborales, separaciones emocionales o pérdidas insuperables.

Los encuentros del club de la lucha no se dedican a la puesta en común de ideas…, tal como indica su nombre, allí se acude para partirse la cara con otros tipos como tú, almas frustradas que hacen acopio de odio por sus vidas grises y se enfrentan a la pugna por la supervivencia a puño cerrado y cara de perro.

Pero el club de la lucha realmente nació de manera más azarosa, en una simple pelea entre el protagonista y el extravagante Tyler Durden, justo en el momento en el que la desesperación del prota lo ha conducido por terapias, noches de insomnio, relaciones tormentosas y toda una suma de circunstancias que lo disponen al borde de la locura.

Y así se va extendiendo una terapia para afrontar la autodestrucción desde la autodestrucción misma. Cada terapia habla de afrontar el problema que te anula y de ello hacen la máxima en el club, estableciendo sus míticas ocho reglas que les da motivos para seguir viviendo en torno al odio, el miedo o lo que sea que se haya convertido en el motor de la ominosa vida de cada cual…

CLIC LIBRO

El club de la lucha 2

Para los enamorados de la gran novela de Palahniuk, esta secuela aporta ese punto contracultural y fresco de la obra gráfica, ilustrada con un toque underground que enriquece y nos ubica en el apogeo de la narrativa ilustrada de los años 80 o 90.

Emprender el asalto a la segunda parte de una obra redonda no siempre debe ser tarea fácil para un autor. A medio camino entre la tentación comercial y el incentivo creativo, la decisión debe sopesarse en base a argumentos finalmente ciertos sobre la necesidad de contar algo más…

Pero claro, si se cambia de registro todo puede ser más fácil. De la novela original, de esa sorprendente primera parte, pasamos a una novela gráfica. Del innominado protagonista que alberga a su violento alter ego Tyler Durden pasamos a un tal Sebastian que nos va narrando la nueva entrega.

Ha pasado una década y Sebastián parece haber domado la fiera interior. Lleva una nueva vida normal y lo acompaña su mujer y un hijo, algún tipo de valium mantiene a raya la bestia que otrorá lo dominó. Pero nada del fuero interno se puede tapar para siempre.

De hecho, todo lo malo, los miedos o las tendencias destructivas suelen alimentarse en silencio, hasta que encuentran su vía para recuperar los mandos. Pero en ocasiones Sebastian no pasa por ser un tipo extraño en su violencia.

Vivimos tiempos violentos en una burbuja irreal de felicidad que alberga deshumanización y aniquilación. Un escenario ideal para que Tyler Durden, una vez emergido de su retiro ascético-medicamentoso, encuentre esos momentos de placentera violencia con la que resarcirse de su ego frustrado, de su vida mediocre y de un mundo conjurado bajo las viejas buenas formas.

CLIC LIBRO

Invéntate algo

Reseñada ya con anterioridad en este espacio. En este libro Invéntate algo, la transgresión es de nuevo sustento y alimento narrativo. Un volumen con más de veinte cuentos y una novela corta que ofrecen ese vistazo entre macabro hasta bordear lo escatológico, trufado de humor ácido pero siempre vinculado con ese lado oscuro del vicio, de la perversión, de la liberación del monstruo interior, de la crítica como una sinfonía de la rebeldía sin causa como suma de todas las causas concentradas en la perdición.

La consideración de los personajes de Palahniuk como representantes de ese lado oscuro que se acrecenta cuando lo patológico se hace crónico en la mente conducen a una perspectiva distorsionadora del mundo.

Al fin y al cabo, la pléyade o más bien la caterva, (según se mire) de personalidades que deambulan por tantos relatos, pueden ser esos vecinos simpáticos o esos compañeros de trabajo plenamente confiables, o esos amigos a los que confías tu secreto… Como diría Lou Reed, caminar por todo estos relatos supone dar un paseo por el lado salvaje…

CLIC LIBRO

1 comentario en «3 mejores libros de Chuck Palahniuk»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.