3 mejores libros de Anne Tyler

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Lo cotidiano es un espacio en común de todo ser humano. De puertas hacia adentro de cada casa, despojados del disfraz de turno, los personajes que somos se vuelven lo más cierto de la existencia. Y Anne Tyler dedica su obra a ese especie de introspección más completa, la que nace desde el entorno básico del hogar en sus millones de representasiones posibles y sin embargo estructurado en última instancia como una constante en la que lo humano se reduce a la mínima expresión.

La coincidencia en el sentir aporta esa magia de lo universal de nuestra especie, con sus miserias y sus grandezas. En el intimismo desmenuzado de Tyler podemos contemplarnos a nosotros mismos en una escena de sobremesa o de reposo en la cama, momentos antes de sucumbir al sueño, en nuestra solitaria cama o junto a la persona que comparte nuestro espacio.

La obra de Tyler es un manifiesto del intimismo, un retrato imperecedero de las aristas de la convivencia como contrapeso a la necesidad de coexistencia. Educada incluso en una cómuna alternativa de cuaqueros, con la particular visión de esta ramificación cristiana que centraliza todo en el universo interior, se hace más fácil entender ese poso hecho narrativa de lo más introspectiva.

Claro está que para ser capaz de llegar al lector con ese intimismo tan intenso, la necesaria empatía con los personajes se hace fundamental. Para Tyler es tan solo cuestión de escenificar proyecciones de ese mundo real de máxima proximidad que se genera en todo hogar. Historias de máxima sensibilidad movidas al paso lento de un reloj de cocina que se escucha de fondo ante un silencio doméstico, angustioso en ocasiones o reconfortante en otros. Historias sobre lo paradójico de convivir con quien amas, solo que exponiendo todo lo que cada personaje es, con sus manías y sus recovecos oscuros, con sus esperanzas y sus frustraciones, con ese amor que puede caer de maduro con el tiempo o potenciarse hasta la absoluta dependencia.

Una escritora que, al igual que su coetánea, pero ya desaparecida Maeve Binchy, escribe sobre lo más esencial de nuestras vidas cuando nos enfrentamos a su mínima expresión, sin roles ni defensas. La vida que ocurre en la desnudez de nuestra casa.

3 mejores libros de Anne Tyler:

  1. Ejercicios respiratorios: ¿Cuántas veces habremos oído aquello de respira hondo y cuenta hasta 10? Una gran referencia para adentrarnos en la convivencia y en la interacción con el resto de personajes que ocupan nuestra casa. Porque sí, nada más cierto que nuestras interioridades como una novela en la que nosotros como protagonistas tomamos las riendas de una trama compuesta por las vidas de quienes más queremos. Y no siempre es fácil para Ira y Maggie, la típica pareja que ha tapado como ha podido carencias y que ha ocultado bajo las alfombras de la casa sus más ignotos secretos. El realismo en manos de Tyler supone un vertiginoso viaje para el lector. Las excusas y justificaciones, las mentiras piadosas, la verdad del amor expuesta a sus más hondas contradicciones sobre el verdadero significado de amar. El hogar de esta familia en plena eclosión de voluntades acaba desnudando esas crisis por la sobreexposición a la verdad. Puede que cada cual busque la verdad de los demás mientras se ocupa de ocultar parte de sus sentimientos. Una novela que fascinó en su realismo inquietante, ese que nos conduce como lectores voyeuristas hacia el desenlace de unas vidas absolutamente verosímiles en la casa de nuestro vecino o en nuestra propia casa.
  2. El turista accidental: Como diría Joaquín Sabina, lo malo de morir de amor es que no te mueres. La pérdida de un hijo es eso en esencia, la completa sensación de prescindibilidad de todo. Y claro, en esta historia la tragedia acaba trasladándose a la separación de quienes antes compartían una misma pregunta al futuro ya sin respuesta posible. Macon y Sarah descubren ese abismo de la ausencia que se extiende a toda contingencia vital. Sarah abandona el hogar y Macon se queda con su orden y su minuciosidad para adentrarse en una rutina que lo consuma todo, que ocupe cada segundo de su vida. La aparición de Muriel, una mujer enfrentada a sus dilemas particulares y encargada de una familia enteramente subida a sus espaldas va cubriendo poco a poco el abismo que hasta entonces parecía insuperable para Macon. La lectura, fundamentada en una gran capacidad para la verosimilitud más allá de la moraleja, es que no hay segundas oportunidades para la fatalidad, pero siempre se puede rehacer algún tipo de camino alternativo. Una novela emocionante desde la crudeza, hacia la resiliencia y finalmente hacia la liberación de la conciencia.
  3. Reunión en el restaurante nostalgia: Hay quien se sumerge en la melancolía de la derrota y quien acaba por encontrar islas sobre las que ir reposando en el infausto tránsito de la desesperación. Pearl tiene ya más vida a las espaldas que en el horizonte. Un punto de innegable orgullo le da fuerzas para afrontar sus últimos días y disfruta reuniendo a su familia en torno a una mesa en la que hace muchos años que alguien dejó de sentarse. Lo peor de luchar hasta la extenuación es cuando alguien es capaz de recriminarte que no lo hiciste suficientemente. En la reunión familiar en torno a la potente figura matriarcal de Pearl, sus hijos Cody, Jenny y Ezra componen el mosaico de una escena familiar cualquiera. De entre las apariencias y las conversaciones más cordiales siempre acaban emergiendo las sensaciones de que algo pudo ser diferente, focalizando los fracasos y las carencias a un personaje que abandonó a aquella familia. Es dificil focalizar la culpa en quien ya no está. La ausencia se idealiza y se buscan causas en otro lado, en las personas que sí quedaron frente al timón. En el restaurante de Ezra, esta familia se reencuentra para disfrutar y para volver a esperar que el ausente entre por la puerta y retome su asiento.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.