Luz de verano, y después la noche, de Jón Kalman Stefánsson

El frío es capaz de congelar el tiempo en un lugar como Islandia, ya de por sí conformada en su naturaleza de isla suspendida en el Atlántico Norte, equidistante entre Europa y América. Lo que viene siendo un accidente geográfico singular para narrar lo ordinario con excepcionalidad para el resto del mundo que considera exótico, frío pero exótico, todo lo que pueda ocurrir en ese lugar de veranos de luz inextinguible e inviernos sumidos en la oscuridad.

Otros autores islandeses actuales como Arnaldur Indriðason aprovechan la circunstancia para prolongar ese noir escandinavo como corriente literaria más «cercana». Pero en el caso de Jon Kalman Stefansson las esencias narrativas parece que se mecen en nuevas corrientes. Porque hay mucho de mágico en el contraste entre el frío y la lejanía con el mundo y el ardor humano que se abre camino entre el hielo. Y siempre es interesante descubrir con mayor hondura ese realismo hecho presentación literaria, novela con visos de certidumbre que acerca a idiosincrasias de lugares remotos.

Construida a partir de pinceladas breves, Luz de verano, y después la noche retrata de forma peculiar y cautivadora una pequeña comunidad de la costa islandesa alejada del tumulto del mundo, pero rodeada de una naturaleza que les impone un ritmo y una sensibilidad particularísimos. Allí, donde parecería que los días se repiten y un invierno entero podría resumirse en una postal, la lujuria, los anhelos secretos, la alegría y la soledad enlazan los días y las noches, de forma que lo cotidiano convive con lo extraordinario.

Con humor y ternura por las debilidades humanas, Stefánsson se sumerge en una serie de dicotomías que marcan nuestras vidas: la modernidad frente a la tradición, lo místico frente a lo racional y el destino frente a la casualidad.

Ya puedes comprar la novela «Luz de verano, y después la noche«, de Jon Kalman Stefansson, aquí:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar