Los asquerosos, de Santiago Lorenzo

Los asquerosos
Disponible aquí

No sé qué pensaría Daniel Defoe de este Robinson Crusoe ibérico con evidentes tintes de parodia que a la postre acaba orientándose más a una crítica humorística actual en la que queda demostrado que la supervivencia más allá de la era de la conectividad es posible, en la mejor de las interpretaciones.

Manuel es una suerte de maqui de nuestros días que huye a un lugar recóndito de esa España plagada de pequeños pueblos cargados de ecos y olvido. Y ahí, en medio de la nada, Manuel pasa a ser un fugado asceta. Desde que apuñalara al policía, movido por su espíritu rebelde que lo ubicó en el lugar más inadecuado en el momento oportuno, decide escapar de las garras de una justicia que lo reclama por su improvisado delito de sangre.

Es entonces cuando la novela se convierte en una regresión con vis cómica y con un profundo punto de crítica ácida. Regresión porque con Manuel redescubrimos los aspectos más singulares de una vida sencilla, desconectada del ruido, entregada al día a día sin mayor proyecciones. Y de crítica ácida porque de ese devenir de la nueva etapa de Manuel se puede extraer una intención reflexiva sobre los derroteros de nuestra sociedad actual.

No resulta fácil narrar una historia en la que no se ofrece una acción muy dinámica, una tensión narrativa de gran voltaje (más allá de si Manuel será descubierto en alguna ocasión). Y sin embargo la historia engancha en ese redescubrimiento de todo, en el transitar ingenuo del tipo urbanita enfrascado en un nuevo entorno en el que lo que antaño fuera corriente ahora apunta a misión imposible.

Acierta el autor en su descripción casi alienada de esa nueva realidad de Manuel. Una perspectiva que aporta ese noción cómica sobre lo que hemos llegado a ser en un salto evolutivo de mano de una tecnología que ha favorecido el olvido de nuestras formas más básicas de relación con el entorno.

Con el paso de las páginas nos enfrentamos a una lucidez estremecedora. Nuestra sociedad, saturada de lo imperativo y lo inmediato, adolece de grandes aspectos necesarios para esa autorrealización que puede partir desde lo más sencillo, desde la determinación del uso del tiempo plenamente consciente.

Pero todas estas ideas no nos llegan con lo que se puede interpretar bajo una carga filosófica y sociológica. Tan solo hay que acompañar a Manuel y dejarse llevar. Las dudas, la risa y una tensión que gobierna en todo momento sobre lo que llevó hasta ahí a Manuel y lo que puede ser de él, aportan ese equilibrio, ese reflejo en el que descubrimos las singulares simetrías a uno y otro lado de una forma de vida y otra.

Ya puedes comprar el libro Asquerosos, la nueva novela de Santiago Lorenzo, aquí:

Los asquerosos
Disponible aquí

 

Los asquerosos, de Santiago Lorenzo
4.6 (91.43%) 7 votes

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.