Los 3 mejores libros de Joaquín Berges

Que el humor no es algo re√Īido con la literatura m√°s exquisita es algo que evidenciaron ya en su momento Tom Sharpe en variadas entregas o John Kennedy Toole en su √ļnica y magna obra donde demostr√≥ que todo el mundo conjura contra los genios m√°s incomprendidos. Por eso decidirse por el humor salpicado en su justa metida resulta una decisi√≥n casi necesaria para combatir excesos de formulismo argumental o formal.

En ello andan autores patrios como Santiago Lorenzo o un Joaquín Berges que sabe tirar de humor inteligente o de esperpento. Lo importante es el acierto para cultivar lo cómico en cualquier terreno, haciendo que ya nada pueda quedar baldío sin la emoción de la risa desde la sintonía empática que nos ubica en el epicentro de la broma o de la burla; o que nos sorprende con el amargor de la crítica que frisa lo satírico.

El humor es un complemento que va con todo. Apostar por él como autor es diferenciarse frente a narradores de mundos más serios donde los personajes apenas esbozan una sonrisa cada tropecientas escenas. Además, considerando el absurdo que cada vez más se nos viene encima, reír es la mejor opción. Y la literatura en clave de humor, más o menos marcado, es una apuesta liberadora.

Top 3 novelas recomendadas de Joaquín Berges

Peregrinas

Humor acerc√°ndose al ocaso de la vida. La placentera risa de quien sabe plenamente que solo existe el presente. Porque por mucho que nos insistan en ello gur√ļs espirituales o coach emocionales, el asunto llega cuando llega. Y el descubrimiento despierta una risa que en parte viene de la definici√≥n m√°s acertada de la melancol√≠a: la alegr√≠a de estar triste.

Dorita, Fina y Carmen son tres octogenarias que, con el pretexto de hacer el camino de Santiago, se escapan de la residencia de ancianos donde viven el verano del desconfinamiento. En realidad, Dorita tiene una asignatura pendiente en Tarragona, y ha convencido a Carmen, que tiene carnet de conducir, y a Fina, que es due√Īa de un viejo Volvo 850, para que la acompa√Īen.

A Fina, que sufre un principio de demencia, van convenci√©ndola de que est√°n haciendo la ruta que lleva a Santiago de Compostela, aunque han tomado justo el sentido contrario, hacia el Mediterr√°neo. Mientras asistimos a los apuros de estas tres aventureras por el interior de Espa√Īa, la novela reconstruye los momentos m√°s singulares de sus vidas y los motivos que justifican tan ins√≥lita escapada.

Entre Arrugas, de Paco Roca, y Las chicas de oro, un viaje repleto de humor y situaciones embarazosas, pero también profundamente emotivo en el relato de las historias personales que cada protagonista lleva consigo.

Peregrinas, Joaquín Berges

Nadie es perfecto

Con un aroma a la literatura anglosajona entre lo decimonónico y los inicios del siglo XX, Berges se pone en la piel de los satíricos narradores de aquellos días. Aquellos que ponían a víctimas y verdugos a tomar té a las cinco para que ciertas dosis de surrealismo entre clasismo enervante, explote hacia lo inesperado.

En Kenwood Manor, una gran mansi√≥n en medio de la campi√Īa inglesa, los Whirlpool dan una gran fiesta con invitados de diferentes procedencias. Entre ellos, un investigador privado, al que encargan un dif√≠cil e inesperado cometido: desentra√Īar qui√©n es el heredero de la familia.

En sus pesquisas pronto sabrá que no lo tiene fácil, pues descubre algunas aficiones secretas de los aristócratas ingleses, y que por la casa pululan más personajes excéntricos de los que esperaba: desde el abuelo enloquecido que se declara inocente de un supuesto crimen, hasta chicas y pretendientes cazadotes, así como un impertérrito mayordomo, Harrods, que no le quita ojo, digno heredero del mítico Jeeves de P.G. Wodehouse.

Nadie es perfecto

Vive como puedas

La vida se precipita en ocasiones. Y la cosa llega a ser un sin vivir por esa extra√Īa inercia que desencadena desastres, improvisaciones y dem√°s anomal√≠as. Sobrevivir es entonces el pan de cada d√≠a.

Por m√°s que le recomienden tomarse las cosas con calma, y que su mujer, naturista convencida, quiera inculcarle los h√°bitos de una aburrida vida sana, Luis no gana para sobresaltos. Su primera mujer, Carmen, se ha casado con su primo √ďscar, un arribista que no s√≥lo se ha quedado con ella sino tambi√©n con el puesto al que aspiraba Luis en la empresa de energ√≠a e√≥lica para la que trabaja.

Entre llamada y llamada de su madre para hablarle de la tensi√≥n arterial, Luis intenta resolver los conflictos de su hijo peque√Īo en el colegio, preocuparse de los l√≠os de sus hijos mayores con las drogas de dise√Īo, asumir que sigue enamorado de Carmen y aplaudir las actuaciones de un peculiar payaso que conoce gracias a sus hijos.

Mientras, el viento hace girar las palas de los aerogeneradores como saetas de un reloj que descuenta el tiempo que le queda de vida. Así, entre complicaciones crecientes y vivencias al límite, el equilibrio algo inestable de su situación inicial acaba volviéndose un descontrolado desequilibrio estable lleno de giros hilarantes.

Vive como puedas

Otras novelas recomendadas de Joaquín Berges

Ganas de vivir

Nada mejor que arrancar de un estereotipo siniestro para asegurar mayores dosis de risas en el contraste. La muerte es un mero trámite para los enterradores que quizás los conduzca a una existencia plana, sin el más mínimo sobresalto que los conduzca a ellos a ser clientela de su negocio. Pero vivir no es dejarse llevar por la nada. La vida es ir de farol hasta el final para poder dedicar una sonrisa transformadora (y ciertamente inquietante) a tu enterrador.

Los Llorente son propietarios de una funeraria en Zaragoza y parecen heredar algunas fijaciones obsesivas que les impiden sentirse normales. El abuelo Cosme, el fundador, siente un temor creciente a ser enterrado vivo. Matías, el padre, no puede reprimir su atracción secreta hacia las fallecidas hermosas que llegan a la funeraria, y Tristán, el nieto, que será a la postre el que mantenga vivo el negocio, tiene cierta inclinación por el fetichismo.

Cuando Tristán se enamore de Gracia, que le recuerda a una bellísima actriz del Hollywood clásico, caerá en la cuenta de que vive rodeado de personas poco convencionales, sin ganas de vivir e incapacitadas para ser felices, y temerá seguir el mismo destino. Pese a las pulsiones descontroladas de unos y otros, bastará la aparición de un amor inesperado para que las ganas de vivir se abran paso y lo compliquen todo con vocación de resolverlo. Una ácida comedia, ingeniosa y emotiva, que confirma a Berges como el escritor humorístico más original.

Ganas de vivir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar