Los 3 mejores libros de Emma Cline

En ocasiones un argumento, una trama supone revisitar escenarios de la realidad desde un prisma necesariamente incómodo, perturbador, inquietante. No hay realismo sin ese corte más allá de lo mediano, de la normalidad. Porque en muchas ocasiones la ficción nos rodea, más aún hoy día, en forma de redes sociales, postureo y demás hipérboles de la felicidad.

Por eso es más interesante aún que sea una joven autora como Emma Cline quien se atreva a contarnos las cosas, sus cosas, bajo ese prisma de autenticidad casi visceral, de crónica intimista que da sentido a todo porque nos acerca a universos individuales desde focos que van de dentro hacia afuera.

Tras su irrupción y estallido en la literatura mundial, Emma coge ese testigo no siempre fácil de vivir para contarlo más que contar lo que no es para intentar vivirlo. Un ejercicio de supervivencia, exorcización, liberación y concienciación. Sí, todo eso puede ser una literatura como la de esta autora. Porque conmover no es sólo invitar a lo sentimentaloide sino mostrar crudezas que consigan ese movimiento interno, ese despertar de la realidad narcótica hacia el realismo capaz de explicar muchas cosas…

Top 3 libros recomendados de Emma Cline

las chicas

Un viejo amigo, en algún día de infancia, se descojonó por mi manifiesta admiración por el estilo de vida de algunos hippies que pasaban por el pueblo. La realidad sin duda era otra y aquel chaval de 12 años prefería ya su casa con piscina en Malibú. Pero el magnetismo estaba ahí en un despertar de la niñez que apuntaba a ese descontento con la sociedad, con fórmulas que chirriaban ante la visión más abierta (y seguro que cándida) del mundo… Si hubiera leído antes este libro seguramente lo habría entendido todo antes.

California. Verano de 1969. Evie, una adolescente insegura y solitaria a punto de adentrarse en el incierto mundo de los adultos, se fija en un grupo de chicas en un parque: visten de un modo descuidado, van descalzas y parecen vivir felices y despreocupadas, al margen de las normas. Días después, un encuentro fortuito propiciará que una de esas chicas, Suzanne, unos años mayor que ella la invite a acompañarlas.

Viven en un rancho solitario y forman parte de una comuna que gira alrededor de Russell, músico frustrado, carismático, manipulador, líder, gurú. Fascinada y perpleja, Evie se sumerge en una espiral de drogas psicodélicas y amor libre, de manipulación mental y sexual, que le hará perder el contacto con su familia y con el mundo exterior. Y la deriva de esa comuna que deviene secta dominada por una creciente paranoia desembocará en un acto de violencia bestial, extremo.

Esta novela es obra de una debutante que, dada su juventud, ha dejado boquiabierta a la crítica por la inusitada madurez con la que cincela la compleja psicología de sus personajes. Emma Cline construye un retrato excepcional de la fragilidad adolescente y del tormentoso proceso de hacerse adulto. También aborda el tema de la culpa y las decisiones que nos marcarán toda la vida. Y recrea aquellos años de paz y amor, de idealismo hippie, en los que germinaba un lado oscuro, muy oscuro.

La autora se inspira libremente en un episodio célebre de la crónica negra americana: la matanza perpetrada por Charles Manson y su clan. Pero lo que le interesa no es la figura del psicópata demoniaco, sino algo mucho más perturbador: aquellas chicas angelicales que cometieron un crimen atroz y sin embargo durante el juicio no perdían la sonrisa. Sobre ellas ¿qué les llevó a traspasar los límites?, ¿cuáles fueron las consecuencias de unos actos que las perseguirán siempre?, versa esta novela que deslumbra e inquieta.

Harvey

Una trama alternativa, quizás una ucronía. Nos adentramos en la mente de uno de los personajes más vilipendiados del Hollywood reciente…

A veinticuatro horas de la sentencia de su juicio, en una casa prestada en Connecticut, Harvey amanece de madrugada sudado e inquieto, pero repleto de confianza: esto es América, y en América a los que son como él no se los condena. Hubo un momento en que la gente le dio la espalda, pero a esa gente la sustituyó pronto gente nueva: y la gente que le debía favores, piensa Harvey, va a seguir teniendo que pagárselos.

Han tratado de acabar con su reputación, pero no lo han conseguido, y ese mismo día el destino le indica cómo terminar de restaurarla; la cara familiar de su vecino de al lado resulta ser la del escritor Don DeLillo, y Harvey ya se imagina los neones: Ruido de fondo, la novela inadaptable, hecha película por fin; la alianza perfecta entre ambición y prestigio puesta al servicio de su regreso. Y, sin embargo, el correr de las horas pronto empieza a llenarse de señales inquietantes, ominosas; de grietas cada vez más hondas en la confianza con la que Harvey había amanecido…

Con su sutileza psicológica habitual, Emma Cline narra este relato desde el lugar más incómodo: desde la mente de un Harvey (Weinstein, claro) para el que no hacen falta apellidos, y que aparece retratado aquí como alguien frágil y necesitado, que sobrevalora su inteligencia y exhibe una megalomanía ridícula; un hombre del todo desgajado de una realidad, la de su condena, que se le va haciendo cada vez más aterradoramente visible, y en la que se filtran asunciones de una culpabilidad que su yo consciente niega.

Esquivando los ángulos más recurrentes de un tema muchas veces iluminado a una sola luz, acudiendo a inyecciones de un humor sordo y aprovechando con agudeza y sin subrayados las posibilidades caleidoscópicas de las interacciones entre los personajes, Emma Cline construye con Harvey una pieza de cámara por turnos penetrante, divertida y perturbadora, que revela su habilidad para una distancia, la de la nouvelle, que no había explorado hasta el momento.

Papi

El sueño americano se deshace como un azucarillo en la suma de vidas que componen ese devenir frenético hacia el éxito o un fracaso capaz de dejarte desamparado en una sociedad de competitividad brutal. Aceptado el precio a pagar cada cual hace sus ejercicios de funambulismo para no caer y llegar al otro lado pensando que ese pequeño éxito merece la pena, incluso para asomarse a ver quien cae… En el ínterin de la supervivencia más cruda, filias y fobias que crecen como flores oscuras a la sombra de ese glorioso y anhelado despertar. Siempre he pensado que la sociedad made in USA es un filón en el retrato de sus personajes, Emma lo borda en esta ocasión, feliz pese a todo por el potente mosaico conseguido.

Diez relatos de la autora de la triunfante novela Las chicas, que se adentran en los resquicios más oscuros de las relaciones familiares, la sexualidad y la cultura de la fama.

Una aspirante a actriz que trabaja como dependienta de una tienda de ropa descubre un modo alternativo de ganarse la vida vendiendo algo muy íntimo a través de internet; un padre acude al colegio de su hijo a recogerlo tras un incidente violento que puede costarle la expulsión; la niñera de la familia de un actor famoso trata de escabullirse de los paparazzis después de verse envuelta en un escándalo; una chica en rehabilitación se mete en chats de internet donde se intercambian fotos obscenas; un editor trabaja para un millonario que está escribiendo sus memorias; una reunión familiar navideña se ve envuelta en una creciente tensión por las sombras del pasado; un padre acude al estreno de la lamentable película de su hijo…

Emma Cline retrata con brillantez situaciones cotidianas de personajes enfrentados a sus demonios, a situaciones que los superan, a realidades que no quisieran tener que afrontar… Estos relatos confirman a la autora como una voz imprescindible de la literatura estadounidense actual.

Papi, de Emma Cline

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar