Los 3 mejores libros de David Orange

Tras la estela de Javier Castillo, el escritor valenciano David Orange apunta al nuevo superventas del género de suspense actual. O sea ese thriller donde el ritmo se impone a todo y la lectura alcanza paradójicamente el punto de no retorno desde la mismísima página 1. Quizás sea cosa de que los nuevos narradores de este género tan popular no se andan por las ramas. Cada nuevo libro arranca con energía y mal va la cosa si no tenemos un cuerpo de la primera víctima, una desaparición o algún otro asunto truculento entre los párrafos primero y cuarto.

Es como aquello de ver el accidente de tráfico y no poder dejar de mirar a ver qué pasa versión literatura. Lectores anhelantes de convertirse en estatuas de sal echando ese nuevo vistazo atrás, barruntando la perdición o la peor forma del mal con su aliento cercano a las espaldas. Solo que en piel ajena de unos protagonistas que también cargan con un peso esencial en la buscada verosimilitud de cualquier novela. Si se puede uno mimetizar en el pellejo de la víctima o extrañamente en la mente del asesino, el triunfo está asegurado.

La cuestión en el caso de David Orange es que, además de dominar estos aspectos, las tramas acaban enriqueciéndose con propuestas interesantes que nos adentran en escenarios muy suyos. Y quien puede ofrecer algo exclusivo en un género tan demandado por el público como concurrido por autores, gana.

Top 3 novelas recomendadas de David Orange

La Chica del Semáforo y el Hombre del Coche

Casi cuatrocientas páginas para desarrollar una de esas tramas que llegan con su vitola de originalidad. En un ámbito del género negro en el que siempre se esperan nuevas voces capaces de colmar de imaginación ese espacio en el que el crimen se convierte en algo acechante, morboso. Más aún desde la capacidad de una mente empeñada en la destrucción como su fundamento vital.

Con la intriga de las grandes novelas policíacas en las que te sientes capaz de ir desmadejando un ovillo hacia un descubrimiento entre lo atroz y lo fascinante, vamos adentrándonos en esa extraña sinergia que finalmente concita al bien y al mal de la manera más insospechada.

Porque Jack Miller es un brillante matemático, o al menos su mente es capaz de moverse a sus anchas entre los números que van fijando las probabilidades, las causas y efectos como una fórmula, los destinos como una operación combinada que no por compleja deja de ser resoluble.

Las probabilidades también tienen sus teorías. Y quienes se adentran en ellas pueden llegar a derivar consecuencias desde eventos previos. Pero lo mejor de todo es que el componente matemático, que también nos sirve en ocasiones Marcos Chicot, sirve para que cualquier lector emprenda un particular viaje hacia los pozos del alma, hasta ese azar que compone nuestras células y que puede concluirse en el fin más siniestro.

Del asesino de esta trama tan sólo conocemos sus teatrales detalles, los de una obra que apunta a continuidad pero cuyos vínculos se pierden en esa formulación causa y efecto presentada sólo desde las potencialidades matemáticas.

Y así, entre las pesquisas de un FBI cuyos agentes naufragan constantemente, Jack Miller tomará un papel preponderante en el que todos sus estudios sobre lo probable, posible y lo imposible, en el marco de una aleatoriedad con secuencia propia, apunta a la única solución para detener al asesino.

Pero quizás este no sea el mejor momento para Jack y la puesta en práctica de su teoría. Nuevas variantes personales pueden desenfocar su atención. Y quizás tampoco esto sea mera casualidad…

Romperás la noche con un grito

Hace ya tiempo que autores como Shari Lapena hacen del thriller doméstico un lugar frecuentado por mentes anhelantes de esa tensión sin cuartel que nos alcanza al considerar que el enemigo está dentro de casa. O que las peores cosas también pueden ocurrir en ese espacio supuestamente inexpugnable llamado hogar. David Orange ha cogido las riendas del género en esta nueva novela que va sembrando incertidumbres a cada capítulo para que esa congoja por la resolución final del caso nos pegue a una lectura sin desperdicio.

Cuando Ignacio despierta en mitad de la noche y descubre que alguien ha secuestrado a su bebé, todo cuanto ama se derrumba. La inspectora Bru, víctima de un brutal asalto en el pasado, y el teniente Israel, que convive con un grave problema familiar, deberán sobreponerse a sí mismos y cooperar entre ellos para encontrar al niño antes de que sea demasiado tarde. Los primeros pasos de la investigación y una oscura leyenda les harán pensar que este secuestro no es como otros. Detrás se esconde algo terrible y doloroso, una verdad difícil de asimilar.

Este frenético thriller reflexiona sobre la infancia y el origen de la personalidad mientras policías y criminales recorren los lugares más sombríos de Valencia, la ciudad donde nunca se pone el sol. Olvida lo que sea que hayas leído hasta ahora y contén la respiración: en breve comenzarás a gritar.

El último día de mi vida

Sin duda hay dos días esenciales. Todo lo demás es paja con el valor que cada uno le quiere dar. Me refiero al día en que nacemos, sobre el que no tenemos nada que hacer salvo prorrumpir en llanto de puro desconcierto, frío y terror. El segundo es la despedida última. Y si bien en muchas ocasiones la salida de escena ocurre precipitamente otras pocas veces es uno mismo quien escribe el último soliloquio de sus días…

A Dylan Swift solo le queda un día de vida, 24 horas para cerrar todos los capítulos de su vida y tratar de encontrar a los responsables de la terrible situación en la que se encuentra. Un frenético y adictivo viaje en primera persona que llevará al lector hasta los auténticos cimientos que sustentan la sociedad en la que vivimos.

Dylan Swift tendrá que enfrentarse a todos sus errores, a todas esas cosas que alguna vez se dejó a medias, la vida de su familia está en juego, y hará lo imposible por ella. Una experiencia tan intensa como la propia vida.
Una historia de superación y lucha como nunca antes se ha visto. Una inolvidable novela que dejará al lector sin palabras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar