Los 3 mejores libros de Antonio Escohotado

Si se pod√≠a decir que a√ļn quedaban fil√≥sofos en pleno siglo XXI era gracias a un Antonio Escohotado empe√Īado tanto en teorizar como en tirar de un empirismo metaf√≠sico v√≠a introspecci√≥n hasta lo m√°s hondo. S√≠, tambi√©n drogas mediante. Todo para alcanzar esa lucidez caleidosc√≥pica tan propia de los psicod√©licos setenta, de donde extraer s√≠ntesis con √≠nfulas de verdad para un mundo en sombras.

No es que grandes referentes de esa √ļltima gran filosof√≠a de los siglos XIX y XX, como el mism√≠simo Nietzsche, no recurrieran a la alteraci√≥n o la despersonalizaci√≥n de ciertos estimulantes psicoactivos. La cuesti√≥n en Antonio es la experiencia como ejercicio vital. A cada nuevo viaje uno puede traer nuevas impresiones sobre cualquier aspecto de lo humano.

Incluso se puede disertar de los propios medios, de esas drogas que alteran y modifican la perspectiva de todo, con sus riesgos inherentes. Pero como todo buen espíritu creativo, Antonio Escohotado era mucho más que las particularidades por las que se dio a conocer en una Ibiza hecha faro de la vida alternativa gracias a él. Y así luego llegaron, en nuevas fases y época, ensayos sociológicos o económicos. Hasta hacer de su firma todo un referente para casi cualquier ámbito del pensamiento reciente.

Top 3 libros recomendados de Antonio Escohotado

Historia elemental de las drogas

Nada nuevo bajo el sol. Las drogas no son patente y exclusividad de vanguardia alguna. El ser humano ha recurrido a las drogas, m√°s all√° de como terapias para el dolor, en infinidad de √©pocas y lugares. Antonio Escohotado nos da ese ¬ęviaje¬Ľ por una historia mitad tab√ļ mitad esoterismo.

¬ęHistoria elemental de las drogas¬Ľ propone un documentado y ameno recorrido hist√≥rico por la evoluci√≥n de los diversos tipos de droga y sus usos, desde los ritos religiosos para acceder a la verdad revelada en determinadas sociedades hasta la invasi√≥n del crack y las drogas de dise√Īo, desde las guerras del opio hasta el estallido de la psiquedelia.

Esta síntesis de la monumental Historia general de las drogas analiza la evolución de las actitudes ante las drogas a lo largo de la historia; su utilización con fines religiosos, terapéuticos o meramente hedonistas; la reacción del Estado y los problemas que conlleva la prohibición, la anatemización y la persecución policial… La obra aporta un enorme caudal de información y plantea un acercamiento al universo de las drogas que huye de tópicos, banalizaciones y visiones simplistas.

Afirma Escohotado en el pr√≥logo que ¬ęaunque hasta hace poco fuese un campo reservado al sensacionalismo period√≠stico, o a abstrusos manuales de toxicolog√≠a, la particular historia de las drogas ilumina la historia general de la humanidad con una luz propia, como cuando abrimos una ventana hasta entonces cerrada al horizonte y las mismas cosas aparecen bajo una perspectiva nueva¬Ľ.

Historia elemental de las drogas

Realidad y substancia

La obra m√°s enteramente filos√≥fica de Escohotado. Un acercamiento al pensamiento esencial sobre verdades, realidades y nuestra condena a la percepci√≥n enteramente subjetiva de cuanto nos rodea. Con el contrapeso de una raz√≥n empe√Īada en hacer de las impresiones verdades incontestables, prescindiendo de instintos que pueden apuntar a otras cosas en especies m√°s inteligentes en este sentido…

Hacer filosofía primera puede definirse como el acto de prestar concepto a unas pocas palabras, cuyo contenido en cada tiempo indica la comprensión que el hombre tiene de lo que es. Nada, ser, esencia, razón, materia, forma, espacio, tiempo, causa, accidente, necesidad… tan opacas y transparentes a la vez, tan generosas y tan parcas, ofrecen al sentido que se detiene a penetrar en ellas una visión propia sobre lo real.

Este tratado de metaf√≠sica restaura el templo del saber antiguo para volver a pensarlas desde el presente, con atenci√≥n especial a precisar las nociones realidad y substancia. Quien recorre la √°rida aventura del saber ontol√≥gico no se encuentra al t√©rmino con la tierra prometida, aunque s√≠ con una orientaci√≥n adaptada a territorios sin mapa. Sin br√ļjula distinta de invertir la l√≥gica hegeliana -regresando desde el sujeto al objeto, desde la Idea a la Naturaleza-, rastrear la g√©nesis de un ser que es hacer es cartografiar el automovimiento hasta su n√ļcleo, introduciendo el concepto del √°nimo en el discurso filos√≥fico.

Realidad y substancia

Rameras y esposas

Los ensayos manejan ideas, las novelas personajes. Los mitos describen √°nimos, sentimientos recurrentes de la vida. En contraste con prosas que prescinden de im√°genes y m√ļsica, el discurso m√≠tico cuenta nuestra historia desde la historia de otros, con un procedimiento parecido al juego de las mu√Īecas rusas.

Propio y ajeno, dentro y fuera, ayer y ma√Īana pierden as√≠ su rec√≠proca extra√Īeza: lo particular de cada caso expresa tambi√©n algo constante y general. Las p√°ginas siguientes rememoran cuatro leyendas que podr√≠an decirse ocho, pues los mitos de Ishtar, Hera, Deyanira y Mar√≠a son tambi√©n los de Gilgamesh, Zeus, H√©rcules y Jos√©. Sucesivas en el tiempo, mediterr√°neas en sentido amplio, iluminan modos distintos de asumir el destino ¬ęvar√≥n¬Ľ y el destino ¬ęhembra¬Ľ. Cabr√≠a a√Īadir que exponen etapas de una larga guerra, repleta de equ√≠vocos, con razones y cl√°usulas para divertidos armisticios.

Rameras y esposas

Valorar post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.