Las amantes boreales, de Irene Gracia

Nada mejor que un título compuesto como una ambigua metáfora para despertar esa curiosidad sobre la imagen representada. Se trata de saber ofrecer una idea o un concepto escurridizo para la razón que invita a leer para desentrañar su naturaleza.

Irene Gracia nos presenta “Las amantes boreales”. Y de inmediato se despierta esa curiosidad del ingenio, el reto de saber si ese afortunado encuentro metalinguístico hacia el concepto extraordinario puede derivar en una novela sobre un amor fantástico, luminiscente o por el contrario si se trata de un desamor marcado por la fugacidad de la luz.

La cuestión es que el cebo ya está lanzado. Y en la simple composición de palabras, hasta este momento jamás coincidentes, se manifiesta que nos encontramos ante una propuesta narrativa entre lo lírico y lo existencial por momentos coincidente con una Belén Gopegui con la que comparte muchas similitudes en las formas, con las salvedades temáticas.

Porque esta novela nos conduce a unos inicios del siglo XX en Rusia marcados por una primera revolución socialista que a la postre pareció interminable. Y ahí conocemos a Roxana y Feodora unas chicas cuya salida al mundo real se produce por la puerta de atrás, escapando de una revolución que apuntaba directamente a personas como ellas, acomodadas hasta ese momento.

Y el cambio de vida supone un exilio dentro de su propio país, un abandono forzoso de todo lo conocido y una entrega a la parte más ominosa de un nuevo mundo que apuntaba a la igualdad pero que desbordada crueldad.

Desde un remoto internado en una isla cercana a la Europa en la que se cocían otro tipo de conflictos, las chicas afrontan un oscuro camino del aprendizaje forzoso y el despertar a la realidad. Y es en ese contraste entre lo que fue de sus vidas y lo que les augura el porvenir donde aparece ese efecto o esa pasión de las amantes boreales, acompañado por las propias vistas a ese efecto mágico que también se descubre desde la latitud de esa isla en la que dejarán de ser niñas para ser mujeres.

Ya puedes comprar la novela Las amantes boreales, de Irene Gracia, aquí:

 

Valore esta entrada

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.