La tiranía sin tiranos, de David Trueba

libro-la-tiranía-sin-tiranos
Clic libro

Después de su anterior novela Tierra de Campos, David Trueba se toma un respiro en lo que a ficción respecta para presentarnos un libro con aspiraciones e inspiraciones de ensayo sociológico.

Se trata de pensar un poco en lo trascendental, en los matices del ajuste entre lo antropológico y lo social. Y también se trata de sacar punta y de hacer crítica y oposición reflexiva sobre nuestra deriva como civilización.

De la lectura de este libro se entresaca la contradictoria necesidad del individualismo. Porque es natural reivindicarse como persona con las circunstancias propias de cada cual. Pero el individualismo es un arma de doble filo al servicio de diversos intereses que, a la postre, nos conducen a la alienación…

Si nos ceñimos a lo conceptual, se podría decir que estamos ya inmersos en la sociedad soñada. Derechos de todo tipo para cualquier ciudadano, esperanza de vida, espacios para reconocer todas las singularidades, democracia…

Así, a bote pronto, la idea viene lastrada por ese otro mundo en el que ninguna bondad anterior existe. Y tristemente sobreentendemos que se trata de un contrapeso necesario. Hasta el punto de asumir relatos catastrofistas de ese otro mundo vertidos por el telediario con naturalidad…, mientras no salpiquen a occidente, donde vivimos los que sí tenemos derechos y libertades.

Pero más allá de ese equilibrio, de ese engranaje entre los de aquí y los de allá, la contradicción se sigue extendiendo entre nuetras filas, los habitantes del mundo privilegiado. Porque las grandes mentes pensantes han sabido darle el mejor tratamiento a ese individualismo ganado históricamente como libertad y derechos. Separados somos menos fuertes, somos realmente vulnerables, acabamos convirtiéndonos en nuestros propios esclavizadores.

Aquellos que manejan grandes intereses políticos, de poder y económicos en última instancia saben sacarnos jugo uno a uno.

El resultado es que acabamos creyendo que somos únicos, libres, capaces de afrontar nuestro destino. Pero tras la aparente sociedad ganada en pro de la igualdad acabamos siendo elementos procesados y cribados. La información nos convierte en partes de la estadística hacia el consumo. Nuevas formas de negocio en las que cada uno de nosotros sumamos para formar una curva, una tendencia en un siniestro gráfico.

Sí. Es cierto que nuestras sociedades avanzadas pueden ofrecer mejores condiciones de vida, sanitarias, emocionales. Y sin embargo habrás observado que a la postre todo avance acaba orientándose a donde esta e dinero. Felicidad de consumo, sanidad de consumo, ¿amor de consumo?

A vista de nuestra deriva parece como si solo quedara un último reducto, un espacio de conquista de nuestra alma al que no pueden terminar de llegar los robots de la red. Y para seguir defendiendo ese espacio y retomar nuevas reconquistas hacia una igualdad más efectiva no quedaría otra que volver a unirnos, cada cual con su espacio particular pero componiendo una red con la que poder enfrentarse a esa otra red enmarañada de los intereses más aviesos.

David Trueba viene a extenderse sobre muchos de estos aspectos con una perspectiva realista, en ocasiones fatalista, pero siempre confiante en el cambio sustancial.

Ya puedes comprar La tiranía sin tiranos, el nuevo libro de David Trueba, aquí:

libro-la-tiranía-sin-tiranos
Clic libro

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.