El niño en la nieve, de Samuel Bjørk

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

La novela negra noruega actual se escribe entre partituras de dos músicos de rock que tan pronto se desgañitan frente a un micrófono o se contorsionan con su guitarra como que se sientan alejados de cualquier ruido y se disponen a explotar esa otra vena creativa entre historias del género que más campa por esos septentrionales lares.

Me refiero sin duda a Jo Nesbo y a Frode Sander Øien (nombre real de Samuel Bjork), dos tipos que protagonizan una disputa musical y literaria y que, si hubiera justicia poética deberían acabar el uno con el otro en un duelo al sol de medianoche noruego.

Pero mientras tanto, independientemente de coincidencias y competencias posibles, lo mejor es disfrutar de las historias de ambos. Porque en la pugna nace el estímulo y las ganas de mejora. Y esta novela de Frode Sander “El niño en la nieve” tiene mucho de oficio ganado, de escalada en su tensión narrativa respecto a sus novelas anteriores y de innovación en el planteamiento argumental. Porque en el género negro normalmente los protagonistas se enfrentan al criminal más efectista que busca colmar sus ansias de venganzas frente a viejos traumas, deudas de sangre, psicopatias varias enfocadas hacia grupos de potenciales víctimas…

Y sin embargo no tantas veces nos topamos con el homicida porque sí, con el asesino sin plan que solo se mueve para dar cauce a su instinto de animadversión. Quien es capaz de matar y encuentra su particular justicia sumaria en la violencia extrama y sabe que la mejor manera para saciar su odio es actuar de manera aleatoria…

Claro está que desde la perspectiva de los detectives Holger Munch y Mia Krüger el asunto adquiere tintes psicóticos. No saben cómo tratar de dar caza a esa nueva forma del mal que actúa con absoluta improvisación. Cualquiera puede morir si se cruza en el camino del asesino en el peor momento.

Pero además, el bueno de Bjor lanza un cebo desde el comienzo de la historia que atrapa al lector y lo hace sacudirse inquieto aferrado a ese cebo. Empezamos viajando al pasado, hasta el año 1999. Lo que ocurrió en una fría noche de aquel año va engarzando con los acontecimientos presentes. Y nosotros, lectores, querríamos lanzar una llamada de atención a los desconcertados habitantes de la trama. A no ser que todo sea un truco, una hábil maniobra de despiste para hacernos creer que sabemos más de lo que van enlazando los investigadores…

Lo que está claro es que para el asesino en serie de las más improvisadas víctimas tiene mucho margen de maniobra para lanzar su órdago a sus dos perseguidores. Parece conocerlos muy bien y los invita a jugar en el más macabro de los juegos, en el que el dado de la muerte puede acabar marcando la jugada más inesperada…

Ya puedes comprar la novela El niño en la nieve, el nuevo libro de Samuel Bjork, aquí:

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.