Las 3 mejores películas de Denzel Washington

Entrando de lleno en el cine de acción, Denzel Washington es ese personaje capaz de la dualidad más extrañadora que lo hace perfecto para el suspense o el thriller. Por un lado es capaz de presentársenos como un tipo cercano con el que empatizar de inmediato. Pero puede también brindarnos un lado oscuro con ese punto de mirada dispersa, como de continua sospecha.

Un singular encanto similar al citado carisma de otros como Sean Penn. Actores de vocación que no destacan por sus físicos envidiables pero que son capaces de ganarte desde el don más puro para cualquier tipo de dramatización. Y eso que Denzel Washington también se ha llevado sus batacazos en películas innombrables donde lo más acertado habría sido salir huyendo.

Pero los grandes actores siempre resurgen. Y aunque la edad no perdona. Una buena película siempre encuentra en un gran actor o actriz el valor añadido de la interpretación aferrada al arte en sí más allá del guiño fácil o el postureo que en ocasiones descubrimos en otro tipo de actores de camadas más recientes…

Top 3 películas recomendadas de Denzel Whashington

Fallen

Una película que se mueve con un punto canalla al son de varios temazos de los Rolling Stones. Y es que el diablo es un cachondo deseoso de jugar con nuestras almas en busca del mejor hospedaje. Solo que su satánica majestad tiene que vérselas con un Denzel Whasington poco dado a sustos por muy llegados del infierno que sean.

En la sempiterna lucha del hombre contra las tentaciones del diablo, solo Jesucristo y Denzel Whasington han sido capaces de descubrir en la flaqueza de la voluntad y en los peores deseos de muerte y destrucción, a ese ángel caído en busca de espíritus habitantes de carnes a las que sucumbir.

Tras el rastro del mismísimo satanás, Denzel Whasington va ideando un plan perfecto. La encerrona que ni tan siquiera pudo plantear Jesús en su transitar por el desierto y las penurias donde el diablo puede ofrece recompensas irrenunciables.

Y parece que el detective John Hobbes, encarnado por Whasington puede acabar con ese mal que deambula por el mundo. Pero quizás no pueda con él. Puede ser que Dios disponga de su ángel descarriado con el que castigar al ser humano por sus desaires en el paraído (la manzana y todo eso). Así que al final Hobbes lucha contra todo y solo al final veremos si es capaz de terminar con el más intrincado caso…

Deja Vu

Me flipé cuando vi esta película. Solo que Fallen era mucho Fallen con ese demonio correteando por ahí suelto. Aún así, puede que ambas se encuentren a la misma altura. Porque en este caso, con la excusa de esa sensación de «lo ya vivido» etiquetada universalmente como Dejá vù, extrapolamos la sensación de anticipación para descubrir un proyecto científico capaz de sobreponer planos temporales.

El mundo avanza de manera solapada, como si un defecto de forma precisara de un pegamento que fuera uniendo las escenas de nuestra historia. El siguiente plano necesita de una pequeña superposición para encajar con su anterior pero también con el siguiente.

Y claro, la ciencia más vanguardista, apoyada en las fallas supuestas manadas de Einstein y su relatividad, se ponen al servicio del cine para ofrecernos un peliculón de entretenimiento que te deja ese gustillo desconcertante de lo que es el tiempo más el viejo planteamiento de los remordimientos sobre lo vivido o lo dicho desde una voluntad que quizás no estuvo muy acertada.

La cuestión es que más allá de divagaciones pseudofilosóficas, es posible hechar marcha atrás gracias a máquinas y tecnología que pillan esa doblez del tiempo, esa superposición que dura apenas unos minutos. Y claro, ante un atentado de dimensiones considerables, nada mejor que recurrir al pasado para intentar arreglar los peores acontecimientos… Denzel todo lo puede.

El protector

En la extensa filmografía de justicieros encargados de las sentencias sumarias del ojo por ojo frente a los tipos incapaces de reinserción, Denzel Washington se convierte en esta película en un tipo normal que esconde sus virtudes policiales para tratar de llevar una vida normal.

Para ello no duda en apartarse de todo y refugiarse en la literatura y en alguna causa perdida sobre la que considerar que el mundo aún puede tener arreglo. Solo que quizás no sea tan fácil la enmienda mientras sigan circulando por ahí tipos capaces de lo más abominable. Y ante eso, puede que toque tomar cartas en el asunto…

Las clásicas virtudes ocultas de todo expolicía o exagente retirado en una vida discreta toman en Denzel Washington una sensación inesperada. Porque él es capaz de convencernos de que ha decidido rehuir de la violencia como instrumento.La explosión es entonces aún más insospechada.

Robert McCall, un antiguo agente de la CIA que lleva ahora una vida tranquila, abandona su retiro para ayudar a Teri, una joven prostituta que está siendo explotada por la mafia rusa. A pesar de que aseguró no volver a ser violento, contemplar tanta crueldad despertará en Robert un implacable y renovado deseo de justicia…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar