El huerto de Emerson, de Luis Landero

clic libro

Una vez tocado el cielo del oficio de escritor (quizás de la manera más insospechada y por tanto auténtica), cada nueva novela de Landero es plegaria para su legión de fieles lectores. Básicamente (aunque ya es mucho decir), porque conecta con esa vida pendiente, esa historia nunca vivida y esa alma jamás ocupada por todos cuantos nos entregamos a la lectura en busca de espejos donde reconocernos.

Nos acercamos al huerto de Emerson dando uno de esos paseos sosegados al atardecer. En espera de que lo extraordinario nos sorprenda en cualquier momento…

Sinopsis

Tras el éxito prolongado de Lluvia fina, Luis Landero retoma la memoria y las lecturas de su particular universo personal donde las dejó en El balcón en invierno. Y lo hace en este libro memorable, que vuelve a trenzar de manera magistral los recuerdos del niño en su pueblo de Extremadura, del adolescente recién llegado a Madrid o del joven que empieza a trabajar, con historias y escenas vividas en los libros con la misma pasión y avidez que en el mundo real.

En El huerto de Emerson asoman personajes de un tiempo aún reciente, pero que parecen pertenecer a un ya lejano entonces, y tan llenos de vida como Pache y su boliche en medio de la nada, mujeres hiperactivas que sostienen a las familias como la abuela y la tía del narrador, hombres callados que de pronto revelan secretos asombrosos, o novios cándidos como Florentino y Cipriana y su enigmático cortejo al anochecer.

A todos ellos Landero los convierte en pares de los protagonistas del Ulises, congéneres de los personajes de las novelas de Kafka o de Stendhal, y en acompañantes de las más brillantes reflexiones sobre escritura y creación en una mezcla única de humor y poesía, de evocación y encanto. Es difícil no sentirse transportado a un relato contado junto al fuego.

Ya puedes comprar “El huerto de Emerson”, de Luis Landero, aquí:

clic libro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.