El cielo sobre el tejado, de Nathacha Appanah

Quien más quien menos soltó una lagrimilla con las peripecias de Marco en busca de su madre. En esta ocasión la edad del protagonista, Lobo, lo acercaría más a un Holden Caulfield (sí, el famoso adolescente nihilista de Salinger). Y la cosa es que también la figura de la madre se trastoca para convertirse en una hermana a la que Lobo echa de menos. Sea como fuere, Lobo, el prota, toma la decisión más drástica posible para tirar del hilo fraternal que da más sentido a su pasar por este mundo.

Nosotros sabemos que el camino emprendido por Lobo es justo. Y puede que hasta pensáramos hacer lo mismo que él. Pero del otro lado está el mundo empeñado en que los encuentros no se den, con el recalcitrante empeño de las normas y las circunstancias que pueden transformar a un Marco en un Holden Caulfield.

De vez en cuando nos salpican pequeñas grandes novelas, realistas o de corte alegórico, que comprimen en su escueto paginado aspectos que cada vez más olvidados de rabiosa humanidad. Desde El Principito hasta El niño del pijama de rayas o esta nueva historia. Un pequeño respiro, un alivio frente a la otra prosa que habita en el mundo real.

Lobo tiene diecisiete años y está siendo trasladado en un furgón de policía a un centro penitenciario para menores por haber provocado un accidente de tráfico: cogió el coche de su madre y condujo durante horas sin tener carnet para reencontrarse con Paloma, su hermana mayor, a la que hace más de diez años que no ve. Cuando se aproximaba a su destino, Lobo se puso nervioso, entró por una calle de sentido contrario y chocó contra otro coche, hiriendo a dos personas.

El relato emotivo de ese proyecto de reencuentro da pie a reescribir toda la historia familiar, los traumas que han ido pasando de una generación a otra y, finalmente, la posibilidad de la redención y del amor.

Ya puedes comprar la novela «El cielo sobre el tejado», de Nathacha Appanah, aquí:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.