Las 3 mejores películas de Justin Timberlake

Vale que lo de los actores llegados después de una fama ganada en otros escenarios, siempre despierta recelo. Lo de «Justino LagodeMadera» no iba a ser diferente. Pero después de unas cuantas pelis puede uno juzgar con más criterio. Porque pasada esa primera interpretación en la que crítica y aficionados despellejan al nuevo actor o nueva actriz, acaba llegando una consolidación o la completa desaparición, según las ganas, la entereza y el aroma final de posible madera de actor…

Justin llegó para quedarse. Solo que actúa cuando se lo pide el cuerpo y conforme encuentra buenos personajes a los que dar vida. Porque sin duda, más allá de patinadas puntuales, los personajes de Justin Timberlake tienen casi siempre su punto. Y así Justin explota ese punto entre melancólico y misterioso que tan pronto te vale para una película de intriga como que encaja en una propuesta de ciencia ficción.

Así que…, es probable que en el caso de Justin Timberlake las pelis se ajusten más al actor que viceversa. No creo que lo veamos lanzándose a propuestas donde las virtudes más hondas de la profesión de actor requieran de exigencias mayores. Pero en lo que hace sin duda acierta y a los aficionados en general nos entretiene.

Top 3 películas recomendadas de Justin Timberlake

In Time

DISPONIBLE AQUÍ:

Argumentazo para un amante de la CiFi más efectista, populista o como la quieras llamar. Escenarios reconocibles de un futuro como casi siempre distópico. Clasismo para disponer de tiempo con el que habitar el mundo de una manera más feliz, a lo Huxley pero sin Soma. Formas de ganarse la vida, o más bien el tiempo de la vida, que apuntan a lo ludopático como única opción para no dejarte el pellejo por unas míseras horas después de otras tantas encerrado en la fábrica.

Pero es que la vida es juego como en Las Vegas. Y no puedes esperar salir de Las Vegas habiendo desplumado a la banca y habiéndote cepillado a la hija del dueño como propina…

Ambientada en una sociedad futura. El hallazgo de una fórmula contra el envejecimiento trae consigo no sólo superpoblación, sino también la transformación del tiempo en moneda de cambio que permite sufragar tanto lujos como necesidades. Los ricos pueden vivir para siempre, pero los demás tendrán que negociar cada minuto de vida, y los pobres mueren jóvenes. Tras conseguir, por casualidad, una inmensa cantidad de tiempo, Will (Timberlake), un joven obrero, será perseguido por unos policías corruptos, «los guardianes del tiempo». En su huida, toma como rehén a una joven de familia adinerada (Seyfried).

Reptiles

DISPONIBLE AQUÍ:

Desconcertante guion de Benicio del Toro para un thriller engañoso. Todos andan perdidos en torno al asesinato de una encantadora joven. Pero cuando digo todos me refiero a todos, personajes y espectadores. Se crea así ese ambiente perfecto de suspense donde lo acontecido salpica más allá de la pantalla. Porque personajes y espectadores van de la mano en cada escena, a la búsqueda de una verdad que puede encontrarse en el compungido gesto de un Justin Timberlake que pasa por ser el novio tan perfecto que apesta a criminal pasional.

La cuestión es mantenerse bien atento para no perderse nada. Porque siempre hay pistas en este tipo de historias que no podemos dejar de lado como les ocurre a los protagonistas enfrascados en la búsqueda….

Y es que aún teniendo las mismas incertidumbres a uno y otro lado del umbral entre realidad y ficción, siempre hay planos que se nos ofrecen para poder sacar conclusiones que seguramente al policía de turno se le escapen…

Palmer

DISPONIBLE AQUÍ:

La más intimista de las pelis seleccionadas para la ocasión. Aunque la cosa tiene truco porque más allá de acercanos al personaje en sí, por medio de Palmer nos adentramos en estereotipos bien conocidos. Aquellos que acaban sobreviviendo a la fama más que disfrutando de ella. Tipos que se tienen que sobreponer a la fortuna como un mal fario que les acaba cayendo encima como un piano paseando por la calle.

Magullado por dentro, Justin nos presenta a su Palmer con pleno realismo. Quizás porque solo desde arriba pueda divisarse, con estremecedora lucidez, como puede ser la caída. Y entonces uno se aferra a algo, a esas pequeñas cosas que sirven para olvidarse de artificiales brillos fatuos.

Tras doce años en prisión, Palmer, un ex jugador de fútbol, vuelve a casa para rehacer su vida. Mientras se adapta a su nueva realidad, entabla amistad con un niño abandonado, pero su pasado le persigue.

5/5 - (10 votos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.