Las 3 mejores películas de Eduardo Noriega

El cine español tiene en Eduardo Noriega un fondo de armario perfecto. Eduardo es un tipo que puede hacer de todo y para todo. Un camaleón capaz de encandilar para acabar llevándonos al lado oscuro de cualquiera que sea la trama que se nos plantee. Porque algunas de sus mejores interpretaciones las encontramos en un género de suspense donde encaja perfectamente con su encanto inquietante.

En sus inicios Eduardo apuntaba a un naciente estereotipo de galán a la española. Algo a lo que el cine ibérico no estaba muy acostumbrado desde un imaginario en celuloide más caricaturesco, cuando no esperpéntico o surrealista (gracias, Berlanga). Y es que al final el cine sucumbe también por estos lares a la imagen. Tipos como Mario Casas acaparan hoy papeles donde fruncir el ceño, apretar los labios y guiñar los ojos como virtudes interpretativas más notables.

Pero lo de Eduardo Noriega era otra cosa. Porque el atractivo no tiene por qué estar reñido con el saber hacer. Y nuestro amigo Eduardo tenía muy claro cómo ser buen actor y no perecer en el intento o en otros tentadores fuegos fatuos desde sus inicios juveniles. Hoy Noriega tiene una carrera cinematográfica aquí y allá entre distintos países y géneros, entre películas, series o documentales. Un actor siempre a tener en cuenta.

Top 3 películas recomendadas de Eduardo Noriega

El mal ajeno

DISPONIBLE AQUÍ:

Es curioso como una plataforma como Netflix, siempre en busca de novedades con las que calmar las ansias de sus afiliados, acabe tirando de viejas películas para ganárselos igualmente. El mal ajeno llevaba años durmiendo el sueño de los justos después de un estreno sin demasiado brillo. Pero es que precisamente este tipo de películas que pasaron sin pena de gloria son firmes candidatas al top ten de las cadenas de streaming.

Porque, en el fondo, están mejor construidas que muchos otros guiones y adaptaciones conducidos por la precipitación de los gustos de los frenéticos espectadores actuales que necesitan estreno por noche. Y así es como tanta gente hemos vuelto a pasar por el aro de esta cinta que tiene mucho de suspense perfecto, con sus giros insospechados y un regusto a trascendencia fascinante.

Hace poco se la recomendé a un amigo que también trabaja en la unidad del dolor de un hospital. La analogía entre dolor físico, dolor del alma, narcóticos, sanación desde las manos del médico como alguien capaz del milagro entre la sugestión y el poder… curiosas estribaciones que la peli borda como un encaje de última pieza de puzzle.

El lobo

DISPONIBLE AQUÍ:

Debajo estaba el cordero asustado por ir directo a la madriguera de los lobos. Pero debía seguir pasando por uno más. El valor requerido entre tintes heroicos y el simple desapego por la vida. Nadie como él para intentar desarmar una banda que sembraba el miedo entre principios nacionales tan extremos como el enemigo que pretendían combatir en su ideario retorcido y desfasado… pero esa es otra historia.

La cuestión es que Noriega hace bien de topo y nos acerca a dilemas insospechados.

Mikel Lejarza, alias «Lobo», fue un agente de los servicios secretos españoles que consiguió infiltrarse en ETA entre 1973 y 1975. Provocó la caída de unos 150 activistas y colaboradores, incluyendo a los miembros más destacados de los comandos especiales y a la cúpula dirigente.

La «Operación Lobo», supuso un mazazo a la organización terrorista en un momento en el que sus sangrientos atentados se estaban convirtiendo en la excusa perfecta para que los sectores más involucionistas del franquismo intentaran bloquear la instauración de la democracia. El infiltrado era el mayor seguro policial contra ETA. Cuando ETA lo descubrió, lo condenó a muerte y empapeló el País Vasco de carteles con su fotografía bajo la leyenda «Se busca». «El Lobo» tuvo entonces que cambiar de identidad y de rostro y desaparecer sin dejar rastro.

Abre los ojos

DISPONIBLE AQUÍ:

Que Tom Cruise se encargara de destrozar el guion en su versión made in USA, ya es otra cosa. Pero lo de esta peli fue algo disruptivo en España. Con ella emergía un suspense con regusto a ciencia ficción, e incluso con evocaciones al Dorian Gray de Oscar Wilde. Todo mezclado para convertirse en obra de culto y referente de una transición del cine español hacia nuevas vanguardias donde el ingenio del guion bien trabajado alcanzaba niveles inimaginables con anterioridad.

César, un atractivo joven que ha heredado de sus padres una gran fortuna, vive en una espléndida casa en la que organiza lujosas fiestas. Cuando una noche conoce a Sofía y se enamora de ella, Nuria, su antigua amante, se muere de celos. Al día siguiente, yendo en coche con César, intenta suicidarse. Cuando César se despierta en el hospital, descubre que su rostro ha quedado horriblemente desfigurado.

Valorar post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar