3 mejores libros de Jeanette Winterson

En casos como los de Sarah Waters o Jeanette Winterson sin duda la liberaci√≥n sexual supone una descarga literaria de gran magnitud creativa. Peor suerte tuvo su predecesora Patricia Higsmith, quien s√≥lo se abri√≥ directamente al lesbianismo en su novela ¬ęCarol¬Ľ, parad√≥jicamente todo un punto de partida para muchas otras escritoras en particular y mujeres homosexuales en general.

En el caso de Jeanette Winterson, sobrepasada la literatura explicitamente reivindicativa de su condición sexual (siempre necesaria y bienvenida), hoy en día es un referente literario de primer orden por su calidad literaria, su ya considerable bibliografía que va asaltando géneros con un dominio apabullante.

Cualquiera de las novelas de Jeanette Winterson ofrece una impronta ingeniosa desde lo fant√°stico, lo dist√≥pico, lo aleg√≥rico o un realismo social salpicado de un ingenio transformador, empe√Īado en desmenuzarnos la realidad para abrirnos a nuevas formas de observar lo que acontece.

Los personajes de Winterson transitan con abnegación por universos expuestos a giros imprevistos, a postmodernidad narrativa, a inesperados fines que hacen de ellos, protagonistas y títeres de sus propios destinos.

Top 3 novelas recomendadas de Jeanette Winterson

Frankissstein, una historia de amor

Aquello fue una historia de amor. Lo de Frankstein a la postre era la eterna b√ļsqueda de la fortuna amorosa por parte del desdichado de turno. Y nada peor en eso del amor que ser un tipo extra√Īo, como recuperado de una morgue en cachitos…

Pero a la postre todos somos un poco eso. Y por muy extra√Īo que parezca, en esta transmutaci√≥n futurista, dist√≥pica o ut√≥pica (¬Ņqui√©n sabe?) del m√≠tico Frankstein en un nuevo lugar futuro vamos descubriendo toda esa amalgama que marcan nuestros sentimientos, emociones y pasiones desde cada uno de nuestros cachos de piel.En una Inglaterra post-Brexit, el joven m√©dico transg√©nero Ry Shelley conoce al profesor Victor Stein, que lidera el debate p√ļblico sobre inteligencia artificial, y traba con √©l una peculiar relaci√≥n.

Mientras tanto, Ron Lord, reci√©n divorciado e instalado con su madre, se dispone a hacerse de oro lanzando una nueva generaci√≥n de mu√Īecas sexuales. Al otro lado del Atl√°ntico, en Phoenix, una instalaci√≥n de criogenia alberga docenas de cad√°veres de hombres y mujeres que aguardan a que se les devuelva a la vida.El tiempo de la especie humana se acaba. ¬ŅQu√© ocurrir√° cuando el Homo sapiens no ocupe ya la cima de la cadena evolutiva? ¬ŅY qu√© suceder√° con las mujeres, que no est√°n participando en el dise√Īo y la programaci√≥n del futuro?

Jeanette Winterson aborda estas preguntas a través de los avatares de unos personajes inolvidables, entre los que destaca una jovencísima Mary Shelley que escribe su profético Frankenstein junto al lago Lemán. Una novela de sexo en la que incluso una robot descubre el feminismo radical. Una reflexión sobre qué es y qué no es el ser humano.

Frankissstein: una historia de amor

La pasión

Corren malos tiempos para una ciudad que todos aquellos que la hemos visitado en alguna ocasión, la mantenemos en los recuerdos como un espacio diferente, una urbe entre la fantasía y la melancolía de un pasado cautivador.

Venecia, s√≠, en los d√≠as √ļltimos dei siglo XVIII. La capacidad de esta autora para asaltar pasado o futuro, √©pocas vividas o proyecciones del porvenir, tiene siempre un fin de extra√Īamiento, de desnudarnos frente a lo esencial a trav√©s de personajes ubicados ah√≠ para habitarlos por cada uno de nosotros.En esta ocasi√≥n entramos en acci√≥n con Henri, un joven cocinero al servicio del general que se enamora perdidamente de Villanelle, una hermos√≠sima criatura de pelo rojizo y pies deformes que conoce como nadie los secretos de las g√≥ndolas y de las salas de juego donde los nobles del lugar apuestan su fortuna entre sonrisas y frases galantes…

Esa, que podría ser la trama de una novela histórica al uso, en manos de Jeanette Winterson se convierte en un material precioso, capaz de transformar Venecia en una ciudad nueva, hecha de palabras y de luz. En ese lugar, donde la emoción es tan viva como el agua, los jóvenes enamorados aprenden a desgranar su pasión por vías insólitas y arriesgadas que ponen en telade juicio lo que creíamos saber del sexo y del amor.

¬ŅPor qu√© ser feliz cuando puedes ser normal?

La pregunta puede conducir a error de entrada. No es que la autora infiera que al final ser normal es la mejor forma de escapar de la felicidad como un falso reclamo.

Todo viene desde la historia de incomprensi√≥n de esta autora. Y as√≠ es como descubrimos que fue su madre quien le inquiri√≥ de esa forma al revelarle Jeanette que amaba a una chica.Extra√Īa pregunta, pero poco m√°s pod√≠a esperarse de una mujer que hab√≠a adoptado a una ni√Īa para hacer de ella una aliada en su misi√≥n religiosa, y en cambio se las tuvo que ver con un ser extra√Īo que ped√≠a a gritos su porci√≥n de felicidad.

Armada con dos juegos de dentadura postiza y una pistola escondida bajo los trapos de cocina, la se√Īora Winterson hizo lo que pudo para disciplinar a Jeanette: en casa los libros estaban prohibidos, las amistades eran mal vistas, los besos y abrazos eran gestos extravagantes, y cualquier falta se castigaba con noches enteras al raso, pero de nada sirvi√≥.

Esa chica pelirroja que parecía hija del mismo diablo se rebeló, buscando el placer en la piel de otras mujeres y encontrando en la biblioteca del barrio novelas y poemas que la ayudaran a crecer. Eso y mucho más es lo que ofrecen estas páginas excepcionales, donde alegría y rabia andan de la mano: un libro de memorias destinado a convertirse en un clásico de la literatura contemporánea.

¬ŅPor qu√© ser feliz cuando puedes ser normal?
5/5 - (17 votos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar