3 mejores libros de Vivian Gornick

Nada más peligroso para la férrea moral, las sólidas creencias y el inmovilismo en cualquiera que sea su manifestación, que alguien como Vivian Gornick.

Los libros son poderosos porque sirven a la visión crítica más transformadora. Cada novela de Vivian es un planteamiento sociológico (suena a máximos pero es así). Escenarios de lo cotidiano donde la autora echa por tierra los trampantojos, esa especie de tramoya existencial que nos permite adecuarnos a cada escenario de la vida (del más liviano al más cruel o injusto) sin apenas inmutarnos.

Nada mejor para conseguir ese despertar de conciencias que escribir con la exposición más abierta de la biografía. Un testimonio que acaba siendo crónica fiel del devenir sociológico en ese avanzar paralelo y necesrio que siempre viene marcado por la defensa de minorías y clases desfavorecidas.

Con sus or√≠genes jud√≠os, Vivian sabe mucho de injusticias porque las porta en su piel. Y as√≠ es capaz de presentarnos sus historias como apabullantes procesos de mimetizaci√≥n y empat√≠a. Se dice que los poetas solo pueden escribir los mejores sonetos desde la tristeza, el desamor o la melancol√≠a. Una prosista en este caso saca esa autenticidad de lo tr√°gico y lo injusto para acabar avivando en nosotros sensaciones narcotizadas por la asunci√≥n f√°cil del ¬ęes lo que hay¬Ľ, sin habitar en m√°s piel y m√°s ombligo que el nuestro.

Una vez que Toni Morrison ya nos dejó, Vivian se queda al timón de la literatura estadounidense socialmente más reivindicativa.

Top 3 libros recomendados de Vivian Gornick

Apegos feroces

Un libro atemporal. De hecho tard√≥ sus buenas d√©cadas en publicarse en Espa√Īa. Y sin embargo, quiz√°s para mayor escarnio de toda la sociedad, tan vigente como anta√Īo.

Gornick, una mujer madura, camina con su madre, ya anciana, por las calles de Manhattan, y en el transcurso de esos paseos llenos de reproches, de recuerdos y complicidades, va desgranando el relato de la lucha de una hija por encontrar su propio lugar en el mundo. Desde muy temprano, Gornick se ve influenciada por dos modelos femeninos muy distintos: uno, el de su madre; el otro, el de Nettie. Ambas, figuras protagónicas en el mundo plagado de mujeres que es su entorno, representan modelos que la joven Gornick ansía y detesta encarnar, y que determinarán su relación con los hombres, el trabajo y otras mujeres durante el resto de su vida.

Apegos feroces

Mirarse de frente

Enfrentarnos a alguien con quien tenemos mucho en com√ļn, ya sea tiempo, amor, hijos, amistad… pero no solo eso, tambi√©n mirarse de frente en el espejo, a esa figura al otro lado que en ocasiones, si nos detenemos frente a ella puede plantearnos dudas soterradas entre las prisas y el necesario olvido.

Solo que en el caso de Vivian todo adquiere mayor valor incluso ya sea mirando a los dem√°s o a nosotros mismos en ese espejo al que habitualmente apenas prestamos atenci√≥n m√°s all√° de la apariencia. Porque las dudas, las inquisiciones m√°s profundas engarzan con las injusticias, los esterotipos que despiertan los miedos…En Mirarse de frente, Gornick convierte el recuerdo de su experiencia como camarera en los Castkills no s√≥lo en una agridulce aproximaci√≥n al deseo juvenil y los trabajos veraniegos, sino en una indeleble toma de contacto con las desigualdades de clase y de g√©nero.

Su periplo como profesora visitante por varias universidades estadounidenses le sirve para trazar una maravillosa y tragic√≥mica radiograf√≠a del paisaje acad√©mico como suplicio para el esp√≠ritu: comunidades aisladas, con sus ritos y rencillas, con su peculiar din√°mica de soledad y sociabilidad donde el alma se enmohece rodeada de seres s√≥lo en apariencia afines. En estas irresistibles vi√Īetas, Gornick vuelve a ofrecernos la singular mirada ‚Äď valiente y feroz, emp√°tica y siempre de frente‚Äď con la que encara el mundo.

Mirarse de frente

La mujer singular y la ciudad

A estas alturas no voy a descubrir la natural querencia escenogr√°fica de la autora por Manhattan. Es curioso como esta ciudad es capaz de configurarse como escenario para todo tipo de planteamientos novelescos o de cine.

Woddy Allen ya inmortaliz√≥ ese lado neoyorkino de las relaciones humanas entre la alienante apariencia de la gran manzana. Vivian cumple tambi√©n por su parte con esa inmortalizaci√≥n de la ciudad hecha protagonista.Continuaci√≥n natural de ¬ęApegos feroces¬Ľ, ¬ęLa mujer singular y la ciudad¬Ľ es un mapa fascinante y emotivo de los ritmos, los encuentros fortuitos y las amistades siempre cambiantes que conforman la vida en la ciudad, en este caso Nueva York.

Mientras pasea por las calles de Manhattan, de nuevo en compa√Ī√≠a de su madre o sola, Gornick observa lo que ocurre a su alrededor, interact√ļa con extra√Īos, intercala an√©cdotas personales y piezas reflexivas sobre la amistad, sobre la a menudo irreprimible atracci√≥n por la soledad y sobre qu√© significa ser una feminista moderna. Estas memorias son el autorretrato de una mujer que defiende con ferocidad su independencia, y que ha decidido vivir hasta el final sus conflictos en lugar de sus fantas√≠as.

La mujer singular y la ciudad
5/5 - (12 votos)

5 comentarios en ¬ę3 mejores libros de Vivian Gornick¬Ľ

  1. Estando en un grupo de lectura, un poco a la fuerza, pues no leo regularmente, cayó en mis manos Apegos feroces de Gornick. Fabuloso! me capturó!

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar