3 mejores libros de Rebecca West

Hubo un tiempo, no tan lejano, en el que la firma con pseudónimo masculino parecía un imperativo para cualquier escritora. No lo consideraba así una Cecily Isabel Fairfield que acabo firmando como Rebecca West en el colmo del sarcasmo ante tal prejuicio anquilosado entre lectores y editores, como un círculo vicioso sin visos de solución aún en sus días.

Por supuesto que Cecily (o Rebecca) no era la única que aún en pleno siglo XX necesitaba quejarse ante la desconsideración por atreverse a ser escritora. De hecho ella se podía decir que hasta lo tenía algo más fácil.

Porque el asunto ya venía reivindicado durante todo el siglo XIX con las hermanas Brontë, con Charlotte a la cabeza, o con Aurore Dupin. Quizás un machismo literario menos marcado en España aún entrado el siglo XX, donde autoras como Rosalía de Castro, Emilia Pardo Bazán o Clara Campoamor no precisaban del “tapado nominal”, aunque seguro que compartían el desquiciante estigma de lo femenino como menor.

La cuestión es que Rebecca se prodigó en ese feminismo necesario también predicado desde la narrativa con una literatura brillante encargada del necesario revisionismo. Apuntes críticos entre el intimismo y el costumbrismo. Un todo perfectamente equilibrado con una rebosante creatividad hacia una construcción novelística apabullante.

Top 3 novelas recomendadas de Rebecca West

La familia Aubrey

Las vidas de los Aubrey siempre se han visto empañadas por la inestabilidad y excentricidad de un padre que igual escribe artículos de manera febril en su despacho durante horas que vende los pocos muebles que les quedaban para apoyar alguna causa alocada y abocada al fracaso. Pero su nuevo trabajo en las afueras de Londres promete, al menos durante un tiempo, el alivio del escándalo y la amenaza de la ruina.

La madre, una ex pianista, lucha por mantener a la familia a flote, pero lo cierto es que ella es tanto o más excéntrica que su marido. Al menos así la ve Rose, una de las tres hijas de la familia, a través de sus ojos de niña a veces amorosos, a veces crueles. Tanto ella como su hermana gemela, Mary, son prodigios al piano. La familia se completa con Cordelia, la hermana mayor ―trágicamente privada de talento musical― y Richard Quin, el pequeño de la casa.

En La familia Aubrey Rebecca West transformó su propia infancia volátil en un arte perdurable. Es este un retrato sin adornos pero afectuoso de una familia extraordinaria, en el que la autora se valió de un notable estilo y una poderosa inteligencia para analizar los límites evasivos de la niñez y la edad adulta, la libertad y la dependencia, lo ordinario y lo oculto.

clic libro

La noche interrumpida

Con la marcha de Piers, un marido tan soñador como irresponsable, y la venta de algunos cuadros valiosos, Clare Aubrey parece tomar por fin las riendas de su familia. Rose y Mary siguen formándose como pianistas, mientras Cordelia se ve forzada a trabajar como asistente de un marchante de arte y a renunciar para siempre a sus aspiraciones artísticas, y Richard Quin, el hermano menor, contempla la posibilidad de estudiar en Oxford.

La noche interrumpida continúa la trilogía de la inolvidable familia Aubrey en los albores del siglo xx, cuando la mayoría de edad de las chicas, con su aceptación gradual del amor y la pérdida, se torna aún más conmovedora a medida que se suceden los acontecimientos que desembocarán en la Primera Guerra Mundial y sus dramáticas consecuencias.

Merecedora del elogio unánime generación tras generación, Rebecca West es «una de las gigantes de la literatura inglesa. Nadie en este siglo ha usado una prosa más deslumbrante, ha tenido más espíritu o ha observado las tortuosidades del carácter humano y los aspectos del mundo de un modo más inteligente», The New Yorker.

clic libro

Matrimonio Indisoluble

Más allá de la trilogía Aubrey, Rebecca West también ofrece grandes destellos de esa introspección de lo familiar hecho argumento narrativo. Y ya en sus tiempos se asomaba sin tapujos a las sensaciones más amargas de lo familiar.

Porque más allá de las visiones naif sobre la convivencia y el envejecer de la mano, también queda el amargor de todos los plazos que van venciendo y que pueden ser focos de incendios de dimensiones imprevisibles. Como antaño podia serlo el amor en su forma contractual hacia una eternidad casi siempre con sus condiciones leoninas contra la mujer.

“Hasta que la muerte nos separe” asoma como una cláusula más del amor eterno, solo que actualizado con el tiempo hacia la gélida y demencial interpretación de un siniestro Poe a punto de descubrinos al corazón delator.

Con una prosa sincopada y detallista, de frialdad excepcional, Matrimonio Indisoluble nos va adentrando en los laberintos de una tortuosa relación de pareja en la que la liberación de la mujer deviene en tormentoso intento de asesinato por parte de un personaje masculino perfectamente perfilado por la prosa de West.

clic libro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.