3 mejores libros de Ottessa Moshfegh

En su incipiente carrera literaria, Ottessa Moshfegh ha demostrado un interés tan sano como variable por disparidad de temáticas hacia diversidad de intencionalidades como narradora. Lo que se suele conocer como un verso libre con sus sorprendidos lectores ganados y a buen recaudo. Salvo que la editorial de turno adocene ese espíritu experimental suyo, seguramente nos encontraremos ante una nueva Margaret Atwood, siempre sorprendente. Una escritora con la más inusitada concentración del don creativo y la voluntad por enfocarlo al argumento que verdaderamente mueve a la autora en cada momento.

De entrada encontramos en Ottessa un gusto o una querencia por géneros más populares. Misterios o thrillers desde los que llevar la historia a su terreno, al insondable imaginario que rompe con los cánones de los propios géneros a los que inicialmente se circunscribe la trama. Algo así como Mariana Enríquez cuando se pone a narrar oscuridades con su punto entre gótico y lírico. Rupturas, por llamarlo de alguna forma, muy de agradecer en una necesaria revisión argumental ante tanta oferta salpicada de recursos similares y de giros casi siempre intuídos.

Salvo cuando Ottessa se lanza a tumba abierta para abordar aristas existenciales, argumentos hechos crónica de nuestro estilo de vida y sus riesgos… Una de esas autoras con las que cada nuevo libro nos conduce a las más inesperadas aventuras del hecho mismo de leer como descubrimiento…

Top 3 novelas recomendadas de Ottessa Moshfeg

La muerte en sus manos

Escribir es expiación y placebo. Aunque tan solo sea para testificar sobre un asesinato o incluso disfrazando una confesión. De hecho, quizás una nota manuscrita sea el salvaconducto para que el testigo o hasta criminal de turno pueda seguir con su vida como si nada. Él ya dejó la nota ahí, para que Dios lo sepa, para que cualquiera juzgue. Lo demás que pueda ocurrir son todo casualidades…

Mientras pasea a su perro por el bosque, Vesta Gul se topa con una nota manuscrita. «Se llamaba Magda. Nadie sabrá nunca quién la mató. No fui yo. Este es su cadáver.» Pero junto a la nota no hay ningún cadáver. Vesta Gul, que acaba de mudarse tras la muerte de su marido y no conoce a nadie en su nuevo hogar, no sabe muy bien qué hacer con esta información. Comienza a obsesionarse con la figura de Magda y a elucubrar con las diversas maneras en que pudieron asesinarla, si es que efectivamente ocurrió tal cosa.

Su aislamiento la conduce a una serie de ideas que comienzan a encontrar un reflejo en la vida real. De un modo emocionante y terrorífico, las piezas parecen encajar: a encajar entre sí y con las zonas más oscuras de su propio pasado. Solo hay dos opciones para resolver este misterio: una explicación banal e inocente o una causa profundamente siniestra.

CLIC LIBRO

Mi año de descanso y relajación

Nihil, la nada que surge desde dentro. Uno de esos términos latinos fascinantes. Porque en torno a él se despierta incluso la filosofía, el pensamiento de que nada tiene valor. Una superación del estoicismo hasta el nivel celular. Nada se busca, nada se quiere, nada falta…

En Mi año de descanso y relajación, Ottessa Moshfegh hace de Manhattan el epicentro de una civilización, la del año 2000, dominada por la apatía. Como una oscura bella durmiente, la narradora de esta novela decide encerrarse durante un año en su piso de una de las zonas más exclusivas de Nueva York, asistida por una herencia ingente y por una gran cantidad de fármacos, para dedicarse a dormir y ver películas de Whoopi Goldberg y Harrison Ford.

El inicio de un siglo supuestamente trepidante encuentra a nuestra protagonista durmiendo en el sofá con la tele encendida. Con mucho cinismo, series, películas comerciales y narcóticos, y a costa de cortar todo vínculo humano, cualquiera puede sobrellevar esta vida. Ahora bien, ¿lo que queremos es sobrellevarla?

CLIC LIBRO

Mi nombre era Eileen

Eileen acopia ese especie de fatalidades cotidianas que pueden hacer de una la sombra de lo que pudo haber sido, ni tan siquiera de lo que fué. Porque probablemente ni tan siquiera Eileen fue niña en la noción que todos tenemos de la infancia. Así es como alguien acaba viviendo con el alma hecha un monstruo; y así es como el monstruo se ocupa de que lo siniestro acabe llegando con la fuerza magnética de lo inevitable disfrazado de ominosa casualidad.

La Navidad ofrece muy poco a Eileen Dunlop, una chica modesta y perturbada atrapada entre su papel de cuidadora de un padre alcohólico y su empleo administrativo en Moorehead, un correccional de menores cargado de horrores cotidianos. Eileen templa sus tristes días con fantasías perversas y sueña con huir a una gran ciudad. Mientras tanto, llena sus noches con pequeños hurtos en la tienda local, espiando a Randy, un ingenuo y musculoso guardia del reformatorio, y limpiando los desastres que su padre deja en casa.

Cuando la brillante, guapa y alegre Rebecca Saint John hace su aparición como nueva directora educativa de Moorehead, Eileen es incapaz de resistirse a esa milagrosa e incipiente amistad. Pero en un giro digno de Hitchcock, el cariño de Eileen por Rebecca la convierte en cómplice de un crimen.

CLIC LIBRO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.