3 mejores libros de María Montesinos

El feminismo también tiene su lado de aventura apasionante, quizás la más homérica de todas frente a lastres históricos de primera magnitud. De ahí que actualmente florezcan novelas como las de María Montensinos, María Dueñas o Sarah Lark entre otras. Se trata de una reivindicación de la parte de la historia que le toca a la mujer como eterna luchadora a la vez que se suele adornar con ese deje nostálgico de lo decimonónico o de los comienzos del siglo XX.

O sea que nos encontramos casi ante un género que puede absorber toda la dedicación creativa de estas autoras y que encuentra un público fiel, anhelante de esas peripecias con su punto también romántico propio de la época. Pero en el caso de María Montesinos hay un antes, marcado por una narrativa más actual y seguro que hay un después proyectándose hacia nuevas ideas. La cuestión es disfrutar del oficio de escribir a la par que sigue encandilando a nuevos lectores.

Top 3 novelas recomendadas de María Montesinos

Una decisión inevitable

Cierre memorable para una trilogía cargada de una suerte de épica romántica en el sentido del término más decimonónico. Porque más allá de un posible toque rosáceo, la trama de esta novela, hecha conjunto cronístico desde lo intrahistórico, acaba por convencernos con su visión entre reivindicativo y trascendente entre lo costumbrista. Un interesante equilibrio que ha convencido a multitud de lectores y que en esta apoteosis encuentra perfecto desenlace.

Han pasado tres años desde que Victoria viajó a Inglaterra para casarse con el aristócrata que su padre había elegido para ella. Convertida ahora en una joven viuda, su único deseo es regresar a Madrid para reencontrarse con los círculos literarios y periodísticos que frecuentaba antes de su infeliz matrimonio. Sin embargo, antes deberá pasar algunas semanas en la explotación minera de Riotinto, en Huelva, para solventar unos asuntos de su familia británica.

Victoria se establece temporalmente en la colonia de los propietarios de las minas, donde la lujosa vida de la comunidad inglesa contrasta con las miserables condiciones de los trabajadores. Será ahí donde el destino le depare dos sorpresas: el inesperado acercamiento de su cuñado Philip, un apuesto médico marcado por su vocación de ayudar a quienes le rodean, y la reaparición de Diego, el periodista con quien Victoria vivió una historia de amor imposible antes de casarse y que llega a Riotinto, enviado por su periódico, para informar sobre la incipiente revuelta de los mineros.

Una decisión inevitable, María Montesinos

Un destino propio

La épica de la realización para una mujer, cualquier mujer, en una época no tan lejana. La incocebible noción de una lucha por el mero hecho de ser. El titánico esfuerzo por una igualdad negada con la autoridad de costumbres ancestrales. Pero el mundo está cambiando y nadie podrá impedirlo. Una sociedad se resiste al fin de una época. Una mujer busca su propio destino.

Algunas novelas tienen el poder de reflejar la vida en todo su esplendor, trasladarnos a una época prodigiosa, captar el instante preciso en el que todo estaba a punto de cambiar. Esta es una de esas novelas.

Micaela es una joven maestra que llega a Comillas, uno de los pueblos más elegantes de la costa cántabra, en el verano de 1883. Allí conoce a Héctor Balboa, un indiano que acaba de regresar de Cuba tras amasar una gran fortuna y está construyendo una escuela para los hijos -y no las hijas- de los aldeanos. Micaela empieza entonces su batalla para que también las niñas puedan recibir la educación que merecen y necesitan, al tiempo que entre ella y Héctor va surgiendo una atracción capaz de derribar todas las barreras.

Ambientada a finales del siglo XIX, en un momento histórico decisivo y lleno de contrastes, Un destino propio nos habla de aquellas primeras mujeres valientes que se atrevieron a alzar la voz contra una sociedad que se negaba a escucharlas.

Un destino propio

Una pasión escrita

La réplica esperada por lectores y lectoras que descubrieron en Micaela esa nueva heroína de lo cotidiano, donde precisamente más cuesta rescatar la justicia y la verdad. En esta nueva entrega nos reseteamos y nos disponemos a someternos a los intensos movimientos sísmicos con epicentro en la moral decimonónica de una España castiza.

Cuando la joven Victoria regresa a Madrid después de unos años en Viena, se enfrenta a la encorsetada vida social de las mujeres de la alta burguesía española. La época en que frecuentaba los salones literarios vieneses y cultivaba su afición por la escritura parece haberse quedado atrás, pero ella no está dispuesta a resignarse.

Mientras tanto, en la zona más popular de la capital, Diego trabaja en la imprenta familiar al tiempo que lucha por abrirse un hueco como reportero. Son años efervescentes para el periodismo, en los que los artículos de El Imparcial, El Liberal y La Correspondencia son comentados por todos los madrileños. Será precisamente en uno de estos diarios donde los destinos de Victoria y Diego se crucen por primera vez.

Tras el éxito de Un destino propio, María Montesinos continúa en Una pasión escrita su trilogía sobre las primeras mujeres que, en los albores del siglo XX, se atrevieron a luchar para poder ejercer su profesión. Inspirada en las historias reales de tantas periodistas obligadas a ocultarse bajo un pseudónimo masculino para conseguir pu blicar, esta novela recrea una época histórica fascinante y nos invita a vivir una emocionante historia de amor.

Una pasión escrita

Otros libros recomendables de María Montesinos…

La estúpida idea de dejarte marchar

Alejados de los derroteros de época, nos choca aún más esta historia ya más volcada en la actualidad de lo femenino, en la liberación y las nuevas vicisitudes de lo femenino en su ambientacion más romántica y alocada.

Julia es periodista, hábil con la pluma y las palabras, pero algo desastre en las cuestiones del amor. Se vuelve tan ciega, que tiende a tomar malas decisiones. Por ejemplo: caer rendida ante Fran, el más atractivo y prepotente de sus colegas, fue una pésima idea.

Liarse con Carlos no estuvo tan mal, teniendo en cuenta que con él volvió a sentirse sexy y atractiva. Y enamorarse de Lucas, ese loco emprendedor que la persiguió hasta seducirla, fue lo mejor que le ha pasado en toda su vida. Sin embargo, todo se fastidió cuando, llegado el momento de la verdad, tomó la decisión de dejarlo marchar. Y ahora que ha regresado ¿cómo puede mirarle a los ojos sin arrepentirse una y mil veces?

La estúpida idea de dejarte marchar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.