3 mejores libros de Lauren Groff

En cuanto oteamos la obra de Lauren Groff descubrimos a la t√≠pica at√≠pica narradora estadounidense. Una nueva Foster Wallace enamorada del extra√Īamiento como alternativa a la uniformidad y las tendencias. Una escritora m√°s en la necesaria pl√©yade de cronistas contra la dormidera como recurso extendido a lo literario. S√≠ntoma de esa decadencia alojada en la median√≠a del pensamiento.

Y quiz√°s no es que se trate de algo pretendido. A lo peor no es cuesti√≥n de escribir para soliviantar esa parte del alma ansiosa de alg√ļn tipo de revoluci√≥n. Porque incluso la obra de Lauren se sostiene suficiente desde la forma, adquiere un brillo especial ya s√≥lo desde su incursi√≥n en ese mundo deformado de la rutina hecha mosaico o puzzle levantado por los vientos del tiempo y de la consciencia, esa urdidora de los flash back m√°s delirantes que literatura alguna pueda albergar.

S√≠, acaso no haya revoluci√≥n sino est√©tica. Pero es que todo lo que salga de los c√°nones despierta esa visi√≥n a√Īorante de lo diferente sin pudor, de las exploraci√≥n sin prejuicios. Lauren es todo eso quiz√°s con la simple idea de ser una contadora de inquietudes o de nociones personal√≠simas del mundo que acaban empap√°ndonos de esas gotas de inquietante verdad‚Ķ

Top 3 libros recomendados de Lauren Groff

En manos de las furias

¬ŅCu√°ndo se deja de ser un extra√Īo en un relaci√≥n? M√°s all√° de las rutinas, la conformidad y la comodidad, ¬ŅCu√°ndo acabas dictaminando que ese de ah√≠, el que abraza a su pareja despu√©s del √ļltimo orgasmo, eres t√ļ? Porque todo acomodo es renuncia y todo compartir es negarte a t√≠ mismo‚Ķ

Un hombre y una mujer caminan muy juntos por la playa. Hace fr√≠o, pero no importa. De repente se esconden detr√°s de unas dunas para celebrar su primer acto de amor carnal. √Čl es Lotto, ella es Mathilde, los dos tienen veintid√≥s a√Īos y acaban de casarse, aunque solo llevan unos quince d√≠as juntos y saben muy poco el uno del otro. El hilo de sangre que mancha los muslos de Mathilde sella esta entrega que parece absoluta y exclusiva, y as√≠ ser√° durante m√°s de veinte a√Īos.

Lotto y Mathilde se convierten en la pareja casi perfecta; basta una mirada para que se entiendan, un gesto cómplice para que los dos dejen una sala abarrotada de gente y aprovechen cualquier rincón para amarse. Lotto se dedica a escribir obras de teatro al hilo de su pasión por Shakespeare y Mathilde se convierte en la esposa ideal, que es musa, empresaria y ama de casa. Bien…

Bien, hasta que de repente el destino se impone. Es entonces cuando descubrimos que el matrimonio, bien mirado, es una larga conversación, y que en esta charla caben huecos, omisiones, palabras sueltas que pueden ser mentiras piadosas o alfileres.Y es que toda historia tiene siempre al menos dos formas de ser contada.

En manos de las furias

florida

Todo lo apocalíptico toma ahora esos visos de certidumbre que antes de la Covid parecían el delirio de un pesimista, conspiranoico, adorador de Nostradamos y lector de Malthus. Pero sí, ahora el apocalipsis nos susurra los cuentos de noche antes de dormir y rebota en la consciencia en cuanto volvemos a abrir los ojos. Una clarividencia fatalista que la literatura siempre ha bordeado, seguramente para ir preparándonos.

En un mundo en el que el clima se ha vuelto impredecible, un lugar a la vez domesticado y salvaje en el que acechan los peligros feroces de la naturaleza, las mayores amenazas siguen siendo emocionales y psicológicas. Un refugio familiar puede ser destruido por una pantera que merodea o por un secreto sexual.

Dos hermanas abandonadas, un hombre que crece rodeado de serpientes cazadas por su padre, una pareja inquieta y sin hijos, y una mujer casada y desorientada son algunos de los protagonistas de estos once inolvidables relatos. El estado de Florida se transforma en una met√°fora de todo el planeta, un laboratorio donde explorar las relaciones amorosas, la soledad, la ira, la familia y el paso del tiempo.

Florida, de Lauren Groff

Los monstruos de Templeton

Cuando el pasado de uno no consigue atraparte, siempre habr√° alguien que se tropezar√° con √©l de la manera m√°s imprevisible. Y entonces las viejas miradas de las fotos cobrar√°n otro sentido, y los detallas sup√©rfluos trazan nuevas l√≠neas temporales hacia nuevas historias que necesitaban ser contadas como un secreto sostenido a duras penas en la gravedad. Luego ya Lauren se ocup√≥ de enrarecerlo m√°s a√ļn todo con una fantas√≠a grotesca que va cobrando m√°s y m√°s sentido conforme la monstruosa verdad se va abriendo paso en la realidad.

Confundida y agotada tras una desastrosa relación sentimental, Willie Upton abandona sus estudios de arqueología y cruza el país para regresar, en busca de sosiego, a su lugar de origen, el idílico pueblo de Templeton, en el estado de Nueva York. Sin embargo, al día siguiente de su llegada, la aparición del cadáver de un monstruo de quince metros en aguas del lago quiebra la tranquilidad del lugar. Por si eso fuera poco, Willie descubre que su madre, ex hippy y madre soltera, le mintió sobre la identidad de su padre, y lo máximo que ahora está dispuesta a admitir es que se trata de un hombre de Templeton.

Así pues, cuando Willie comience a indagar en la historia y la mitología del pueblo saldrán a la luz otros tantos secretos de su árbol genealógico, y se establecerá una serie de inesperadas y reveladoras conexiones entre el pasado y el presente.

Los monstruos de Templeton

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.