3 mejores libros de Ayn Rand

Cuando una filósofa como Alisa Zinóvievna orienta gran parte de su carrera literaria a la ficción, podemos estar seguros de disfrutar de historias cargadas de simbolismo. Solo que en el caso de esta autora, cobijada tras el pseudónimo deAyn Rand, no se enfrasca en lo alegórico sino que parte de un realismo más crudo salpicado de intensas ráfagas de humanismo.

En la bibliografía de ficción de Rand pasamos por escenarios variados que por momentos apuntan a lo distópico o que hunden sus raices en lo existencial, sembrado por esa consciencia cronística de todo pensador entregado a la causa de plantear historias.

No en vano esta autora es heredera de los grandes narradores rusos Chejov, Dostoievski o Tolstoi, esos manantiales de realismo gélido, de personajes cincelados sobre el frío mármol de la supervivencia.

Pero Ayn Rand empezó a publicar sus obras ya instalada en Estados Unidos tras su huída de juventud de la Rusia en la que forjó su impronta narrativa. Y eso determinó esa naturaleza híbrida de sus historias, con la evocación de sus días oscuros en la Rusia de la revolución Bolchevique.

Una marca diferenciadora que, como digo, desembocaría años después en sus novelas y posteriores ensayos de corte netamente filosóficos. Aparcando esa parcela de teorizadora, en la que Ayn estableció nuevas corrientes de pensamiento, nos centramos en su figura como novelista.

Top 3 novelas recomendadas de Ayn Rand

La rebelión de Atlas

Una novela que se erige desde el hartazgo por el comunismo, o más bien por su deriva histórica autoritaria. Desde su conocimiento de los métodos de este tipo de regímenes, Ayn Rand magnetizó a los lectores estadounidenses, y del resto del mundo, con una trama muy viva, intensísima en su planteamiento agorero. Con un trasfondo sobre los males sociales de todo sistema político, divisamos el desolador escenario de una gran crisis en Estados Unidos. Los bienes empiezan a escasear y la supervivencia se hace rutina.

El viejo dilema entre el intervencionismo de los Estados y el liberalismo económico nos ubica en esa dificil tesitura del equilibrio imposible cuando la necedad de la clase politica imposibilita más aún la recuperación de una sociedad en declive.

Porque cuando la economía decae, se puede observar lo peor del ser humano. Con el indudable toque de thriller sociologico, la autora nos introduce en reflexiones de gran calado. No hay salvadores ni recetas mágicas frente a la adversidad, acaso pequeños héroes que alumbren el camino desde actitudes transformadoras y ejemplarizantes.

La rebelión de Atlas
CLIC LIBRO

El manantial

La novela que catapultó a una autora que hasta el momento transitaba entre las sombras de todo escritor que anhela el golpe de suerte. El protagonista de esta historia de Howard Roark, arquitecto de profesión. Una sugerente metáfora de este gremio como elemento constructor de ciudades. Pero frente al costumbrismo y la inercia que rige en todo ámbito, Howard pretende ser innovador, aportar su vis más creativa para revolucionarlo todo.

Visto como un joven ambicioso pero sin duda terco, Howard tendrá que insertarse como uno más, ardiente de color entre el gris de las convenciones. Todo parece conjurarse contra su voluntad férrea para plantear cambios, desde sus compañeros de gremio hasta su circulo más cercano y por extensión el propio gobierno que estrecha su acción sobre los círculos cerrados de todo establishment.

Desde Howard avanzamos en un planteamiento que va mucho más allá de esa acción en busca de la salida para la alienación que atrapa a Howard. Porque el fin último de la narración es desvelar ese desencaje entre lo individual con lo general. Esa asunción de la costumbre como lo bueno, bajo premisas de miedo al cambio.

El manantial
CLIC LIBRO

Los que vivimos

Quizás una novela autobiográfica con esa intención de cierre de capítulos anteriores. Desde su llegada a Estados Unidos en los años veinte pasó una década hasta que la autora publicara esta opera prima.

Empapada de su nuevo contexto vital y con el foco amplio del tiempo transcurrido, la autora se desdobla en los personajes de esta historia, habitantes del régimen soviético y aspirantes a cuotas de libertad inconcebibles en ese mundo marcado en cada esquina por eslóganes que bien supo descifrar George Orwell, sobre todo en la alegórica fábula “Rebelión en la granja”. En esta ocasión la escritora no se anduvo con alegorías y nos ofrece una narración descarnada sobre los imposibles frente a las injusticas hechas ley.

Los que vivimos
CLIC LIBRO

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.