Y líbranos del mal, de Santiago Roncagliolo

El ser humano expuesto a las tentaciones del diablo hecho psicopatía. No se puede creer en la redención de los pecados en la tierra, no de todos al menos. En el pozo donde las peores pulsiones se acaban cociendo y pujando como arremetidas de lava que arrasarán con todo conviven deseos y odios. En ese cóctel fermenta lo que nunca querríamos ser, nuestros propios monstruos. Una novela de Santiago Roncagliolo que nos asalta con la crudeza de lo ominoso.

No hay libranza del mal ni rezo, mediante castigo carnal incluído, para aquellos que sucumbieron a la perdición del alma. Lo peor de todo es que la culpa también se puede heredar como la peor y más incómoda carga porque sobre eso no hay exoneración posible ni pago con el que redimirse.

Más aún cuando todo amago de perdón empieza con una señal de la cruz y una apelación al nombre del padre cuando el padre es innombrable. Porque precisamente es él quien acaba trasmitiendo la mácula indeleble para el alma…

Rescatar nociones religiosas encajan perfectamente con una trama como esta. Algo que me recuerda a aquella novela de Dolores Redondo: “Todo esto te daré”. El diablo siempre presente para ofrecer oropel a cambio de un alma que habitar a fin de pervertirlo todo y reinar de nuevo en el mundo.

Sinopsis

Cuando Jimmy se entera de que su abuela paterna, Mama Tita, está enferma, decide viajar a Lima desde Nueva York, para cuidarla. Una vez allí, el pasado que su padre se había esforzado por mantener en secreto empieza a revelarse ante él. Para horror de Jimmy, todo apunta a que su padre estuvo vinculado con un escándalo de abusos sexuales a menores que está haciendo temblar los cimientos de una influyente comunidad católica. Una novela de formación sobre la identidad y la herencia cultural en un mundo globalizado y en forma de un absorbente thriller literario.

Ya puedes comprar la novela “Y líbranos del mal”, de Santiago Roncagliolo, aquí:

CLIC LIBRO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.