Turbulencias, de David Szalay

En la era post-covid, con su pandémica transformación de la vida, los encuentros fugaces y los viajes imprevistos parecen más pequeñas utopías de interrelación con otros de nuestra especie. Un extraño filo de la sospecha más séptica nos aleja mascarilla mediante de cualquier interlocutor no conviviente.

Y por eso una historia como esta de David Szalay nos devuelve a una nueva normalidad deseada, a ese necesario espacio compartido pese a todo. Ocurría antaño en viajes a cualquier parte que los extraños dejaban de serlo para acabar convirtiéndose en sugerentes personajes con los que charlar como escribiendo capítulos insospechados de nuestra vida, entregándonos al azar que apuntaba a aventura porque así la queríamos, en el fondo, los que nos animábamos a intercambiar esos saludos y algo más como chispas que prendían nuevas cosas.

La narrativa actual necesita en ocasiones de un asueto de géneros sobreexplotados para sintonizar con otras ondas literarias más intimistas, existencialistas incluso. Porque busquemos lo que busquemos en la lectura, siempre nos sorprende cuando además de evasión encontramos ese algo más, esa sensación de que efectivamente, se viven grandes aventuras en los libros.

Durante un vuelo con turbulencias, una mujer conversa con el hombre que va sentado a su lado en el avión; ese hombre regresa a casa con noticias trágicas que también han impactado en otro extraño. Un piloto conoce una noche a una periodista cuya vida sufre ligeros cambios antes de dirigirse al aeropuerto. Cada uno de esos viajes, encadenados, nos abre la puerta a otros personajes, a otras vidas, a otros mundos.

En los trayectos de Londres a Madrid, de Dakar a Sao Paulo, a Toronto, a Delhi o a Doha, sea para visitar a amantes, a hermanos, a padres ancianos o a nadie en absoluto, los doce protagonistas de esta obra experimentan toda la gama de las emociones humanas, desde la soledad hasta el amor y, aunque a veces no lo saben, interactúan con los demás de un modo fugaz, decisivo y electrizante.

Ya puedes comprar la novela “Turbulencias”, de David Szalay, aquí:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.