Para aquella que está esperándome sentada en la oscuridad, de Antonio Lobo Antunes

La desmemoria tiene la delicadeza de olvidar hasta el reflejo propio como mecanismo de defensa, donde uno declama esa suerte de soliloquios simulados como pensamientos que se transmiten a nuestro reflejo. Esa es la interpretación más dificil ante nuestra propia mirada inquisitiva. Puede que se trate de eso, de un borrado necesario para poder mirarnos sin un ápice de remordimientos o culpas capaces en caso contrario de asesinarnos en vida.

Una vieja actriz de teatro retirada se encuentra convaleciente en la cama de un piso de Lisboa. El Alzheimer avanza implacable y su cuerpo admite la derrota, mientras su mente intenta sobrevivir al ritmo de las últimas sacudidas caóticas de la memoria. Son recuerdos que resurgen, dispersos, heterogéneos, fragmentos a los que se aferra para tapar su conciencia alterada: episodios de su infancia en el Algarve, momentos de ternura y felicidad con sus padres, las pequeñas y grandes miserias de sus sucesivos matrimonios y las humillaciones que tuvo que pasar para hacerse un lugar en el mundo del teatro.

Después de haber dado voz a tantos personajes sobre el escenario y haber experimentado tanto, solo queda una identidad fragmentaria que por momentos se diluye y se confunde con otras voces del pasado y del presente. En esta novela magistral, el gran narrador de las letras portuguesas despliega la multitud de historias que contiene la vida de esta mujer y las superpone con libérrimo descaro, a la vez que teje una infinidad de hilos entre personajes, épocas y diferentes voces que, gracias a un impresionante virtuosismo, conforman una amalgama compuesta de memoria y tiempo que avanza inexorable.

Ya puedes comprar la novela «Para aquella que está esperándome sentada en la oscuridad», de Antonio Lobo Antunes:

CLIC LIBRO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.