3 mejores libros de Michel Houellebecq

Nada mejor que ofrecer una narrativa controvertida para despertar la curiosidad y acercar a más lectores a una obra que, a la postre, vale su peso en oro.

Estrategia o no, la cuestión es que desde que Michel Thomas, nombre real del autor, publicó su primera novela con una editorial pretigiosa pero de minorías elitistas tiró ya de su visión desestructurada, ácida y crítica. Con esos ingredientes, poco podía imaginar que se acabaría abriendo a lectores de todo espectro. La sofisticación en el fondo de una trama puede acabar resultando suculenta para cualquier lector si la forma, el envoltorio, el lenguaje más directo permite el acceso a ese ámbito de las ideas capaces de deslizarse entre una acción viva que despierte la curiosidad. Si además Michel salpicó su obra con libros controvertidos y duramente criticados, sin duda eso significa que su narrativa despierta y solivianta el alma más crítica de cualquier lector.

Y Michel Houellebecq consigue ese equilibrio en casi todo lo que se propone contar. Al estilo de un Paul Auster que desperdigara su imaginario entre novelas actuales, ciencia ficción o ensayo. Lo de comparar siempre despierta recelos. Y lo cierto es que la narrativa actual, moderna, exploradora nunca traza idénticos caminos entre sus creadores más vanguardistas. Pero en algo hay que apoyarse para establecer la valía de un autor. Si para mí Houellebecq destila por momentos esencias de Auster, pues así es…

Lo de su vertiente de ciencia ficción es un aspecto que me gusta mucho de este autor. Así como Margaret Atwood ofreció en su novela La Criada una rica distopía concienciadora, Michel hizo lo propio con su reciente “La posibilidad de una isla”, una de esas historias que, con el tiempo, adquiere el valor que tiene, cuando los tiempos alcancen la vanguardia del pensamiento creador que culminó en esta novela.

Por lo demás, hay bastante donde elegir en “Michel de apellido impronunciable”, y aquí van mis ideas al respecto…

Top 3 novelas recomendadas de Michel Houellebecq

La posibilidad de una isla

La gran incursión de Houellebecq en la ciencia ficción para acabar aportando esa perspectiva externa a aconteceres de nuestro mundo real.

Entre el ruido propio de nuestra rutina, entre el frenético ritmo de vida, la alienación y los creadores de opinión que nos piensan, siempre está bien encontrar libros como La posibilidad de una isla, una obra que si bien parte de un entorno absolutamente Ciencia Ficción, nos abre la mente hacia un pensamiento existencial abstraído de nuestras circunstancias.

Porque la ciencia ficción tiene mucho de eso, de convertirse en un prisma desde el que poder ver diferente, una nave espacial con la que divisar nuestro mundo desde la visión privilegiada de lo ajeno. Leyendo CiFi pasamos a ser extraños a nuestro mundo, y solo desde el exterior se puede entender objetivamente lo que ocurre dentro. Daniel24 y Daniel25 son, como fácilmente se puede adivinar, clones. Su existencia es infinita, la inmortalidad es una opción.

Pero la existencia sin límites tiene sus bestiales carencias. ¿Qué sentido puede tener vivir eternamente si la contrapartida es no valorar el instante? Estos clones son seres vacíos, anulados.

Todo funciona en la vida gracias a su consabida caducidad. Se desea lo fugaz, se anhela lo efímero, se ama lo que se puede perder. Nada más cierto que estos axiomas sumamente fáciles de entender.

Michel Houellebecq aporta su toque sarcástico, un humor que resuena como el eco en un cosmos vacío, una risotada como el estrépito de todas nuestras vanidades.

Los dos clones, 24 y 25 encuentran los diarios de su ser primigenio, el original, como se nombra en la novela. El testimonio de este ser finito del que ambos clones partieron los alcanza hasta volver a activar su chispa de la vida, esa que se enciende vigorosa porque también anticipa su ineludible extinción.

Las dudas despiertan sensaciones y emociones. Reaparece el amor y el placer, y entonces todo se pone en tela de juicio, incluso la obsoleta inmortalidad.

CLIC LIBRO

El mapa y el territorio

Una de esas narraciones actuales perturbadoras por su exploración de los límites de la ficción. Porque lo que ocurre en esta novela acaba entrometiéndose en el mundo real, en las circunstancias de nuestro mundo y en el propio entorno de un autor convertido en víctima de sus propias maquinaciones narrativas.

Jed Martin es un artista de lo extraño que acaba encumbrándose al mayor de los éxitos desde la nada de una obra intrascendente. La excusa de su éxito sirve para adentrarnos en las vicisitudes del propio Jed, una particular relación con su padre que acaba flotando como una constante en el conjunto de la novela, la recreación del mundo cambiante de su entorno humilde hacia su universo de riqueza, sus encuentros y desencuentros con Olga, ese amor en la sombra desde que él no era nadie, la naturaleza y desnaturalización del arte.

Muchos y ricos matices cargados de humor y estridencias. Cuando Jed conoce a Michel Houellebecq le propone trabajar con él y entablan una estrecha amistad. Así que cuando el escritor es asesinado, Jed acabará involucrándose en los motivos del crimen en una desconcertante investigación.

CLIC LIBRO

Las partículas elementales

Lo elemental es la contradicción. Y la verdad escrita negro sobre blanco es el único cauce, el más fiel testimonio de la gran mentira que aborda tantos y tantos aspectos de nuestro mundo.

Centrado en la composición de la Francia actual y de sus ámbitos decisorios de poder, la trama avanza a golpe de propuesta humorística sobre un surrealismo crudo, perturbador, un recurso que Houellebecq domina magistralmente para ofrecernos una sensación constante de extrañamiento, de replanteamiento de axiomas y de invitación más a la sospecha que a la crítica.

Los personajes de Michel y Bruno, hermanos y antagónicos en cuanto a su visión del mundo y su entrega a lo ascético y lo hedonista, respectivamente, acaban componiendo un lienzo sobre los extremismos, las filias y fobias, todos esos matices sin posibilidad de grises que acaban componiendo las elecciones vitales.

Abandonados a su suerte por su madre, los hermanos son una representación de ese individuo polarizado sobre el que se puede construir un lado y otro de la sociedad (en este caso centrándonos en Francia pero pudiendo extrapolar a cualquier lugar del mundo)

Una novela con toques futuristas con la que por momentos te descubres riéndote de un esperpento, hasta que a renglón seguido percibes que tú mismo también te sumes en ese esperpento.

CLIC LIBRO

3 comentarios en «3 mejores libros de Michel Houellebecq»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.