3 mejores libros de Mercedes Guerrero

Quiz√°s fuera el caso de la escritora cordobesa Mercedes Guerrero uno de esos en los que no se es profeta en tierra propia para triunfar allende nuestras fronteras. Porque sus primeros √©xitos m√°s sonados se produjeron curiosamente en Francia. Aunque al final las r√©plicas de la narrativa de Mercedes acabaron llegando tambi√©n a Espa√Īa en forma de superventas.

Sin duda la propuesta narrativa de Guerrero acaba teniendo buena acogida porque viene respaldada por un sugerente cóctel entre los géneros de misterio con un toque romántico al punto. Cuando ambos aspectos se combinan el resultado desprende ese aroma de la literatura más arrebatadora impulsada más si cabe con un pulso muy vivo de quien sabe construir tramas apasionantes.

A√Īadimos ambientaciones hist√≥ricas con un regusto decimon√≥nico o modernista. Destellos apagados de ese tiempo a√ļn reciente entre los siglos XIX y XX con sus dejes melanc√≥licos‚Ķ Todo se auna para que las novelas de Guerrero se nos despierten como irrenunciables ecos.

Top 3 novelas recomendadas de Mercedes Guerrero

El baile de las marionetas

Nada mejor para construir un buen misterio que conformar una de esas tramas a dos tiempos. Desde el juego de espejos entre pasado y presente, las novelas de misterio nos conducen por sus particulares agujeros de gusano. Saltos temporales que no cesan de salpicar de mágicas coincidencias los espacios habitados entonces y ahora, el alma de las personas que habitaron esos lugares, los secretos enterrados…

Afganist√°n, 2004. La doctora Edith Lombard, de M√©dicos Sin Fronteras, hace guardia en un hospital de Kabul. Al atender a una joven en quir√≥fano advierte en su cuello algo que atrae su atenci√≥n: un collar del que cuelga una perla de √°mbar. Una perla que Edith reconoce enseguida, pues fue robada en su casa de Quebec dieciocho a√Īos antes, en un atraco en el que su madre falleci√≥ de un disparo. Una perla de la que su padre, √Čdouard Lombard, hab√≠a contado que perteneci√≥ a la famosa C√°mara de √Āmbar de San Petersburgo, desparecida durante la II Guerra Mundial.

Bilbao, 1937. Del puerto de Santurce est√° a punto de zarpar el Habana, que llevar√° a m√°s de cuatro mil ni√Īos hasta la Uni√≥n Sovi√©tica, huyendo de la guerra civil que ahogaba el pa√≠s. All√≠, su historia, la historia de unos exiliados utilizados como marionetas por el gobierno de Stalin, se hilvanar√° con la de la perla de √°mbar en un viaje de setenta a√Īos que desempolvar√° recuerdos que nadie quer√≠a que viesen la luz.

El baile de las marionetas

Sin mirar atr√°s

Hay destinos engarzados de manera inevitable con la fragilidad. De hecho todos podemos sintonizar con unas protagonistas como las de esta historia, expuestas a trágicos horizontes. Pero precisamente las sabias decisiones de huir de los peligros sin mirar atrás acaban por conferir de mayor fortaleza a quien sabe desprenderse del pasado…

Hace tiempo que Laura y Sof√≠a llegaron a Europa huyendo de Carlos, padre de una y exmarido de la otra, y viven atemorizadas por lo que ocurrir√≠a si las encontrara. Por ello, decidieron cambiar de vida, de mundo, de identidad. Finalmente se establecieron en Salzburgo, donde Sof√≠a se dedica al dise√Īo de joyas y Laura trabaja en una florister√≠a. Parece que al fin han hallado un hogar y pueden empezar a rehacer sus vidas, pero su turbulento pasado podr√≠a estar aguardando a la vuelta de la esquina‚Ķ

Cuando en las monta√Īas nevadas cercanas aparezcan los restos de Lukas Tillman, desaparecido hace casi veinticinco a√Īos, Laura y Sof√≠a ver√°n c√≥mo la seguridad que tanto les hab√≠a costado alcanzar puede desvanecerse como la nieve blanca bajo el sol ardiente.

Sin mirar atr√°s

Las sombras de la memoria

El mundillo del arte y sus sombras. Claroscuros que van mucho más allá de la técnica pictórica para adentrarnos precisamente en espacios donde las sombras acechan…

Tras la muerte de su t√≠a Lina, Maribel Ord√≥√Īez se siente m√°s perdida que nunca. Hac√≠a tiempo que esta joven cordobesa se sent√≠a sola, desde que falleci√≥ su padre, a quien estaba muy unida. Al menos ha heredado la casa familiar, un lugar que la reconforta y donde habitan dulces recuerdos que la abrazan. Sus paredes parecen haber sido testigo de un centenar de vidas‚Ķ Casas como estas suelen ocultar secretos del pasado.

Curioseando en su nuevo hogar, Maribel encuentra varias obras de grandes artistas de la talla de Matisse o Picasso, as√≠ como cuadros que pint√≥ su abuelo, Tom√°s Ord√≥√Īez, cuando viv√≠a en Par√≠s en los a√Īos cuarenta, que jam√°s hubiera imaginado que eran originales. Maribel acaba de abrir la caja de Pandora y los acontecimientos se precipitan. Cuando el experto al que acude es asesinado, ella se convierte en la principal sospechosa. Con la polic√≠a pis√°ndole los talones, deber√° descubrir la verdad acerca de las obras antes de que sea demasiado tarde.

Las sombras de la memoria

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.