3 mejores libros de Mauricio Wiesenthal

El narrador catal├ín Mauricio Wiesenthal es el paradigma del literato m├ís all├í incluso que de la figura de escritor. Porque la literatura lo es todo y apunta a la comunicaci├│n e incluso al sentido del lenguaje. Y Wiesenthal busca m├ís (y lo encuentra) ese poder del relato para transitar entre realidades diversas con sus m├ís que nunca necesarias ├şnfulas de trascendencia.

Nada es tan necesario para lo humano que recibir la información bien contada desde el prisma de la más absoluta subjetividad de todo. La verdad, cuando existe, es inocua, un concepto sin gusto ni distancia. La realidad en cambio es el aderezo final regado desde lo subjetivo del viajero o de quien conoce el viaje, si es que se habla de libros de viajes por ejemplo, como ocurre con obras de Javier Reverte o de Paul Theroux.

De ah├ş que tipos como Wiesenthal transmitan vida como literatura, componiendo el relato de lo vivido desde un aspecto hist├│rico, antropol├│gico o hasta enol├│gico (dado el particular gusto del autor por este ├║ltimo mundo). Y as├ş sus libros cobran ese valor a├▒adido para finalmente ser de encarecida recomendaci├│n la lectura de alguno de sus libros.

Top 3 libros recomendados de Mauricio Wiesenthal

Orient-Express

El hombre trazó la más bella arteria de metal para unir toda Europa en un eje longitudinal. Con su evocación decimonónica, sobre los railes del Orient-Express avanzaba la vida en un traqueteo de añoranzas, pasiones, esperanzas, noches sin fin y sueños de modernidad. Nadie mejor que Don Mauricio para traernos el aroma de aquellos vagones con visado al más esplendoroso pasado.

El Orient-Express fue durante d├ęcadas el s├şmbolo de una Europa diversa llena de personajes variopintos, de olores, colores y sabores, unida por este tren que, m├ís que un medio de transporte, fue una extraordinaria forma de civilizaci├│n y de entendimiento entre los pueblos.

Mauricio Wiesenthal, con su prosa envolvente y fragante, nos transporta a pa├şses y estaciones, narra sus historias y leyendas, y crea un relato v├şvido y evocador, a caballo entre las memorias y el ensayo. ┬źLa literatura del tren tiene que ser, por fuerza, impresionista y confusa. El tren nos da un destino, una distancia, un m├ís all├í sin trascendencia ni juicio final. Y eso hace m├ís bellas y voluptuosas las historias que, como las noches del tren o las aventuras de amor, no tienen principio ni fin┬╗.

Orient-Express

El esnobismo de las golondrinas

Con la necesaria e indudable parte de impresi├│n subjetiva que tiene todo libro de viajes, esta obra nos conduce por esos submundos que a├║n coexisten con el turismo en cualquier ciudad del mundo.

Como espacios tambi├ęn en v├şas de extinci├│n, la literatura de Wiesenthal sirve a la causa de unas ├║ltimas instant├íneas de la fisonom├şa urbana de grandes urbes que las distinguen de las dem├ís, mucho m├ís all├í de la uniformidad de lo comercial y lo reconocible para viajeros de segunda que se ponen nerviosos si no encuentran un Zara en Johannesburgo.

El centro de la narraci├│n gira en torno a numerosas ciudades en las que el autor ha residido y narra sobre ellas tanto an├ęcdotas trascendentales como todo tipo de detalles sorprendentes e historias curiosas, siempre relacionadas con el mundo de la cultura. As├ş viajaremos de la mano del autor por Viena, Sevilla, Topkapi, Roma, Florencia, Paris, Dublin, Versalles, Barcelona, etc..descubri├ęndonos cosas y rincones insospechados.

El esnobismo de las golondrinas

La hispanibundia

Es curioso que, cuando alg├║n narrador de apellidos castizos se propone la misi├│n de contar algo sobre la Espa├▒a que fue o las esencias de lo que hoy es, todo hijo de vecino se prepare con sus etiquetas de turno para elevar al susodicho a los altares del fascismo o del comunismo. Dice mucho de lo polarizado no solo en lo social sino tambi├ęn en lo mental.

As├ş que, siendo igualmente espa├▒ol, pero entrando lo de su apellido de manera distinta para los analfabetos a uno u otro lado de la trinchera, el voto de confianza da para atender a una lectura m├ís sosegada y disfrutar de una historia con trazas compartidas en esta Iberia separada del resto de Europa por los Pirineos y con su foso perimetral repleto de mares y oc├ęanos…

┬źEs posible que la hispanibundia no sea m├ís que la vehementia cordis (vehemencia del coraz├│n) que, seg├║n Plinio, distingu├şa a los hispanos. Con hispanibundia reaccionaron los te├│logos de la Contrarreforma frente a las tesis de Lutero. Movidos por la fiebre de la hispanibundia se aventuraron los conquistadores en los desiertos, en las santas cordilleras y en las selvas del Nuevo Mundo.

La hispanibundia arroj├│ a nuestra armada Invencible contra las costas de Gran Breta├▒a y de Irlanda. Y con un dolor hispanibundo se escribieron las mejores p├íginas de nuestra literatura. La hispanibundia es la energ├şa vibrante que produce el espa├▒ol al vivir, ya se crea espa├▒ol o no, lo acepte o no, se encuentre en el exilio forzado o pretenda ser extranjero en su patria y extra├▒o a los suyos┬╗.

Convencido de que los pueblos s├│lo pueden cambiar cuando hacen un honesto esfuerzo por conocer su historia, Mauricio Wiesenthal trata de aportar su grano de arena para comprender esa compleja realidad que se ha ido configurando a lo largo de siglos y de la que, para bien o para mal, formamos parte y somos herederos.

La hispanibundia
5/5 - (12 votos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c├│mo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar