3 mejores libros de Frédéric Beigbeder

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

A Beigbeder lo conocí por medio de uno de esos libros que en su momento resultó hasta transgresor. El susodicho acaba de abandonar el mundo de la publicidad y el marketing y metía un repaso épico a los usos y costumbres del mundillo de la publicidad. Un repaso en el que la praxis profesional adolecía por completo de ética y en el que los estereotipos sobre el vicio, la ambición y los excesos volvían a cernirse sobre todo un colectivo con la gratituidad del efecto reclamo para vender un libro (paradojas para un libro que denunciaba las prácticas distorsionadoras de los publicistas)

Me pareció interesante, pasmante por momentos, en cierta forma hasta en sintonía con mi mundo juvenil de inicios de siglo XXI… Aunque también lo leí con una noción crítica. Quien escribe y despotrica brutalmente sobre un mundo al que perteneció, ¿lo hace por despecho, por alguna cuenta pendiente o en un sano ejercicio de reconciliación con el mundo?

Pero ahí se quedó el libro… sin embargo, años después cogí una novela de un autor que me sonaba sin saber de qué. Y sí, era el mismo Beigbeder de aquel libro sobre el mundillo de las grandes agencias de publicidad. Pues bien, le quise dar una nueva oportunidad en su versión ficción (si es que el libro sobre la publi no había sido parte de ficción) Se trataba de una recomposición ficcionada de la relación entre Salinger y Oona O´Neill (esposa de Charles Chaplin en última instancia) y francamente, considerando sus facultades meramente narrativas, me ganó para su causa.

Por fin entendí que Beibeder escribe historias a caballo entre este lado de la realidad y la ficción de nuestras subjetividades. Un escritor nacido desde ese mundo de la publi que conjuga objetividad y deseos. Un narrador diferente…

3 mejores libros de Frédéric Beigbeder:

  1. Oona y Salinger: Que Salinger escribió con esa estela del pesimista enfrentado a la vida, es un detalle que no se escapa a nadie. Imaginemos que todo hubiera ido bien con Onna O´Neill, que juntos hubieran formado esa familia idílica… ¿Hubiera escrito entonces “El guardián entre el centeno”? ¿Habría matado Chapman a Lennon con un ejemplar de esta extraña novela bajo su brazo? Hay puntos de inflexión vitales que se convierten en puntos de inflexión históricos en lo artístico y hasta lo político y social. Beigbeder estuvo muy acertado en buscar esta historia para abordar sus múltiples posibilidades, para enriquecer lo que la historia solo atestigua como una ruptura de pareja y complementarlo con un vistazo más trascendental sobre la personalidad del abandonado y la repercusión en un mundo que siempre tiembla cuando oscilan lejanas las alas de una mariposa… Junto a Onna y Salinger encontramos a Truman Capote o a Hemmingway e incluso al Charles Chaplin que finalmente consiguió los favores de Oona. Los detalles de vidas singulares enriquecidos bajo el imaginario del autor y proyectados hacia un mayor significado para un siglo XX fascinante.

    Oona y Salinger
    Disponible aquí
  2. El amor dura tres años: Las cábalas sobre la duración de ese amor intenso que da el pistoletazo a una relación y más aún, las estimaciones sobre la definición más completa del propio concepto “amor” son dilemas siempre considerados a la luz de nuestra condena vital. Esa que hace que, como principiantes ante nuestra vida, dispongamos de una sola vez para amar, con su exigencia para las decisiones drásticas en uno u otro sentido. En este caso el autor escribe sobre el camino del amor durante los años, cual proceso por momentos reinvindicativo, en otros instantes absolutamente entregado y pasional, hasta que llega la inercia y las dudas a uno u otro lado de ese cauce del amor que cada vez más se observa desde fuera, como un rio en el que uno duda ya si mojarse o guardar la ropa. El desamor es el amor consumido, devorado por una parte, mientras que la otra decide finalmente escribir el libro que teoriza sobre su fracaso…

    El amor dura tres años
    Disponible aquí
  3. 13,99: El gancho, el cebo perfecto con el que enganchar por el gaznate al cliente potencial hasta meterlo en la cesta. Una captura más hasta que se pasa a la pesca masiva con red… La publicidad es la herramienta para venderlo todo. Y cuando se trata de vender poco importa la verdad última del producto. Todo es subjetivo, nuestro mundo entero es una percepción y los pubicistas son los psiquiatras empeñados en crear el nuevo conductismo hacia la venta masiva, hacia la inoculación del virus hecho nuevo producto. Cuando leí este libro hace ya tantos años no descubrí nada que no supiera. Todos somos conscientes del engaño… es algo así como el truco final del mago en el que nosotros, espectadores, anhelamos ser engañados como niños. Si estás dentro de esta sociedad perteneces al mundo del consumismo y en este libro descubrirás el modus operandi más ominoso, las formas de brainstorming de los más reputados publicistas, sumidos ellos mismos en la vorágine de venderlo todo, hasta su alma.

    13,99 de Frederic Beigbeder
    Disponible aquí

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.