3 mejores libros de Edgardo Cozarinsky

Que Elena Poniatowska y Edgardo Cozarinsky sean dos reputados escritores, mexicana y argentino respectivamente, les da un punto m√°s ex√≥tico a ambos en su carrera literaria en espa√Īol.

An√©cdotas her√°ldicas aparte y centr√°ndome ya en Cozarinsky, este creador multidisciplinar parte con esa ¬ęventaja¬Ľ creativa de lo vivido, del bagaje acopiado entre exilios, nostalgia, aprendizajes , idas y venidas en lo f√≠sico y en lo emocional, con ese visionado de la vida desde el mejor de los prismas para acabar cont√°ndola.

Y al fnal esa vitalidad rebosa y desborda en cada novela o relato made in Cozarinsky, tan solo era cuesti√≥n de que la imaginaci√≥n ponga el resto, disfrazando escenarios del Buenos Aires querido o de la √ļltima esquina del mundo donde un alma pueda perderse.

Con ese equilibrio entre la delicadeza pros√≠stica argentina, el amargor y la morri√Īa, la lucidez y la descarada vanagloria de unos personajes que se saben trascendentales, leer a Cozarinsky es abrir ventanas del alma con su chirrido y arrastre necesario para disfrutar de nuevas corrientes de aire fresco.

Top 3 novelas recomendadas de Edgardo Cozarinsky

Turno noche

Nos empe√Īamos (o acaso sea que lo necesitemos), en transformar nuestro pasado hacia la idealizaci√≥n, la exageraci√≥n, la hip√©rbole de una actuaci√≥n histri√≥nica la nuestra. Una intervenci√≥n estelar en un mundo del que poco a poco ganamos consciencia que se nos va sin haber sido actores practicamente de nada. Luc√≠a anda con sus dilemas sobre lo que fue y lo que le queda. Una maravillosa novela sobre el dilema del tiempo fugaz capaz de obcecarnos del todo.

Mientras Luc√≠a viaja a Buenos Aires atravesando la vastedad de la geograf√≠a argentina, recuerda su infancia en un pueblo de provincias, su colegio de pago en el que ella era la ni√Īa pobre‚Ķ Un d√≠a a Luc√≠a le pic√≥ una ara√Īa venenosa. Sus amigas consiguieron llevarla hasta una curandera que, adem√°s de salvarle la vida, le lanz√≥ un terrible sortilegio.

Al cumplir los dieciocho a√Īos, Luc√≠a deja el pueblo para marcharse a la gran ciudad y all√≠ conoce a Pedro, un periodista de tercera que se enamora de ella. Pero Luc√≠a no tarda mucho en abandonarlo y desaparecer sin dejar rastro.

Turno noche

En ausencia de guerra

Nada más enigmático que el tiempo pasado entre las sombras de dictaduras y sociedades al fin y al cabo cómplices por inacción. El miedo concede demasiado espacio para que los monstruos salgan de sus sombras. Y solo el paso del tiempo y nuevas luces que siempre llegan puede ser la herramienta para reconciliarlo todo, sobre todo el alma.

Una carta de 1977 encontrada en 2013 dentro de un libro de segunda mano‚Ķ, la llave de una caja de seguridad en un banco suizo, recibida de una persona muerta‚Ķ De la pesadilla de la Historia resurgen los sue√Īos traicionados y la especulaci√≥n crapulosa de los a√Īos de plomo argentinos.

En un presente donde todo se ha convertido en mercanc√≠a, los fantasmas de aquellos a√Īos convierten en vengadores a un escritor esc√©ptico y a su amante, una joven anarquista. C√≥mplices improvisados, se internan en una trama de venganzas heredadas, siguiendo entre Ginebra y Montecarlo la pista del dinero sucio, ya atesorado, ya despilfarrado.

Lo que pareció empezar al amparo de Henry James se les va tornando obsesiva novela negra e ingresan en un territorio donde impera la violencia reprimida que llevan dentro de sí.

En ausencia de guerra

En el √ļltimo trago nos vamos

La rabiosa sinceridad de un autor como Cozarinsky te hace sentir en compa√Ī√≠a del amigo con el que nunca encuentras el √ļltimo bar del que atravesar su puerta. De tasqueo en busca de l√ļcidas y consecuentemente brillantes conversaciones que bordean la locura o el amor con ese deje de derrota sublimada desde la sinton√≠a. Hablemos con Cozarinsky, dejemos que nos cuente algo nuevo antes de ir pensando en volver a casa.

Porque siempre hay un trago despu√©s del √ļltimo en las obras de Edgardo Cozarinsky, y aunque la canci√≥n lo anuncie nadie se va del todo. Los insomnes errantes encuentran un bar abierto donde los esperan historias inauditas.

En Buenos Aires los muertos sobreviven en una precaria segunda vida; en la selva guaraní o en las ruinas de Angkor palpitan, invictos, los sacrificados. Y en un rincón de Brooklyn atiende una vidente que puede transformarse en la madre del incauto que se anima a consultarla.

Como un caleidoscopio de todos sus registros narrativos, Cozarinsky explora las muchas dimensiones de lo imaginario, de la memoria afectiva y sus imprevistas confluencias, de distintos rostros del deseo. El resultado es un libro inquietante, donde la superficie de lo narrado se quiebra constantemente para revelar una realidad insospechada.

En el √ļltimo trago nos vamos

Otros libros recomendados de Edgardo Cozarinsky

Cielo sucio

El ciclo de la casualidad. El despegar de las alas de la mariposa. Lo que no está decidido de antemano, lo que no es premeditado, parece escapar al guión de la vida. Todo lo que llegue después traza una nueva versión de la existencia, una ucronía en la que podemos aparcar lo que fuimos. Algo así como lo que les sucede a los protagonista de esta trama escrita como si fuera desmadejada desde esa casualidad hacedora de imprevisibles.

Tres personajes se dan cita en un Buenos Aires perturbador. El verano y la humedad azuzan la violencia en la ciudad, una tormenta que amenaza pero que nunca acaba de desatarse. Alejandro, un escritor ya en la madurez y desencantado, estampa su autom√≥vil contra un preso. Y este acto violento, aunque de alguna extra√Īa manera natural, pone en marcha un mecanismo secreto que lo conecta con √Āngel, practicante de un culto ancestral.

√Āngel viene del norte para ocupar un cargo en la polic√≠a metropolitana, y descubre que no se trataba del puesto que hab√≠a imaginado, pero se siente poseedor de cierta sabidur√≠a heredada de su abuela, unas creencias que le permiten o√≠r el lamento de los muertos.

Y este c√≠rculo lo concluye la llegada de Mariana, hija de Alejandro, que se ver√° involucrada en una de las cacer√≠as de su padre. Cozarinsky nos lleva de la mano por una ciudad que se aproxima al apocalipsis, un mundo entre real y fant√°stico, que toma el pulso con brillantez a la deriva de la sociedad occidental de los √ļltimos a√Īos.

Cielo sucio
5/5 - (11 votos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar