3 mejores libros de Saul Bellow

La literatura judía, con muchos de sus grandes creadores dispersos por medio mundo, compone una intensa intrahistoria de nuestro tiempo reciente. El siglo XX supuso una especie de negación total del pueblo elegido y de la tierra prometida tras una diáspora de siglos convertida en una condena al exilio; una especie de destino asumido que a la postre sirvió para conservar esa identidad con el potente arraigo de lo deseado y a su vez negado.

Autores como Stefan Zweig, Primo Levi, o los más recientemente perdidos Philip Roth (con quien mantuvo una relación casi de pupilaje) y Amos Oz sirvieron de plumas para la causa de una colectividad. Resultando innegable que ese deambular prácticamente apátrida, o incluso el directo sufrimiento del odio en sus carnes en algunos casos, despertó inquietudes narrativas convertidas en literatura entre lo existencial, lo cronístico y lo testimonial.

En la parte que le toca a Saul Bellow (sí, por fin me pongo con él), nos adentramos en una vertiente tragicómica de esta pléyade de autores agrupados por unas mismas raices y un mismo siglo XX empeñado en señalarlos como culpables de todos los males.

Ciertamente Saul era un tipo de judío de segunda generación que “sólo” se empapó de sus orígenes hebreos por las costumbres y tradiciones familiares exportadas hasta unos Estados Unidos presentados como la panacea para todo tipo de emigrantes. Pero aún así, el trasfondo semita reviste a muchos de sus personajes, con esa intención reparadora de los judíos adaptados a sus nuevas circunstancias en cualquier lugar del mundo.

Top 3 libros recomendados de Saul Below

Herzog

Moses Herzog es algo así como un Ignatius Reilly condenado por su inteligencia en lugar de por su estolidez. Y es que los extremos acaban siempre fuera de rango por destacar entre la medianeidad. Pero en estas desviaciones encontramos, como es evidente, a los más grandes antihéroes sociales, a la resistencia frente a la imposición, a la esperanza frente a la anulación y la alienación.

Sentimos una parecida misericordia por Herzog, lamentando esa inercia del mundo que descuelga a un tipo tan preclaro para desenmascarar los habituales engaños de nuestro estilo de vida y el impostado bienestar entre renuncias y desencanto soterrado.

Herzog es el perdedor por haber ganado, por haber descubierto la marisma de contradicciones en la que los más avispados sacan provecho. Solo que el precio por la clarividencia es demasiado caro en la vida práctica. Herzog lo tiene todo pero se queda sin nada.

Y en ocasiones parece como si tan solo le quedara despotricar de un mundo conjurado contra él, como el más desvalido de su polo opuesto, aquel Ignatius Reilly…

CLIC LIBRO

El legado de Humboldt

Charlie Cetrine tiene una interesante historia que contarnos sobre la pasión por la literatura, una pasión que en su caso lo ha conducido a la cumbre desde la cual se ha precipitado por culpa de vanidades y desorientaciones.

El testimonio de Charlie se amalgama a través de sus reflexiones principalmente, sofisticadas pero a la vez de prosa ágil, para que no te desenganches y disfrutes de una erudición bien entendida que va justificando ese adentramiento en el personaje y sus circunstancias.

Cuando Charlie regresa a Chicago de repente su mundo se desmorona, a sus cincuenta y tantos su mujer lo deja y su amante lo va apretando más y más hasta el ahogo físico y económico.

Su tabla de salvación será su adorado poeta Humboldt, con quien compartió devoción por las letras y quien guardaba para el ese legado transformador para su existencia en declive.

CLIC LIBRO

Henderson, el rey de la lluvia

El gran escritor y pensador abordando una alegoría más ligera con grandes dosis de humor y con ese trasfondo de crítica sobre la condición misma del ser humano y sus limitaciones.

Eugene Henderson se aburre envuelto en millones. Ha llegado a ese momento en el que las cosas han perdido temporal (o definitivamente) su sentido. Antes de tumbarse en un diván frente a un psicoanalista para reencontrar el sentido de vivir, Eugene decide encontrarse donde nadie jamás lo hubiera buscado, en mitad del continente africano.

Su nueva casa será una cabaña con una tribu africana en la que va viendo ese sentido que la gran ciudad y las grandes fiestas le habían robado. Su vitalismo resulta desternillante y los propios habitantes del poblado se maravillan con ese tipo voluntarioso.

Hasta que consigue que llueva… es entonces cunado Eugene Henderson se transforma en un enviado del cielo. Y ya entonces todo cobra sentido para sus nuevos vecinos.

CLIC LIBRO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.