Los 3 mejores libros de Mick Herron

Mick Herron se unió, allá por 2010, a la pléyade de autores magnetizados por los tiempos de la Guerra Fría. Un tiempo que derivó en un género, el de espionaje que pivota siempre en torno a esas relaciones diplomáticas movidas finalmente desde engranajes mucho más sucios que los protocolos y los afables apretones de manos de los líderes de turno.

Ellos, los que aún hoy nos hablan de espías, son los Daniel Silva o el propio Herron en su versión más joven por citar a dos. Pero también son los Forsyth o Le Carré con ese bagaje que alcanza el sustrato real para la escenografía.

En el caso de Herron se trata tan solo de una vertiente creativa más. Aunque es precisamente la que lo ha conducido a su reconocimiento más internacional. Y es que el éxito se encuentra donde uno menos lo espera. Y siempre es interesante lanzarse a nuevos retos en busca de ese reconocimiento por un oficio ya labrado durante años.

Así llega hasta nosotros un Herron de tramas arrebatadoras e inquietantes. Que revisita un género pero para emprender nuevos caminos, con ese maravillosa adaptación de escenarios a nuevas propuestas argumentales y giros. Porque cuando un escritor curtido como Herron llega a un nuevo espacio es para ofrecer nuevos focos…

Top 3 novelas recomendadas de Mick Herron

La calle de los espías

Parecía que lo del espionaje como género narrativo daba sus últimos coletazos. Si acaso Daniel Silva trataba de mantener el tipo mientras se reconvertía a suspenses diplomáticos u otros menesteres. Pero lo de Mick Herron es de tal magnitud que todos los espías despertaron de repente… Una cuarta entrega que eleva la tensión made in Herron hasta niveles insoportables.

¿Qué ocurre cuando un viejo espía como David Cartwright pierde la cabeza? ¿Alguien se ocupa de esos agentes que atesoran información reservada, pero que no recuerdan que lo es? Son algunas de las preguntas a las que su nieto River, miembro del equipo de Jackson Lamb y sus «caballos lentos», los proscritos del servicio secreto británico, quiere responder ahora que su abuelo, un mito de la Guerra Fría y figura legendaria del MI5, empieza a olvidarse de las cosas.

Durante un tiempo, Jackson Lamb trabajó con el antiguo agente y sabe que éste no es ningún octogenario indefenso, sino el responsable de muchas muertes por omisión, sacrificio o liquidación directa. Y es a Lamb a quien llaman para que identifique el cuerpo sin vida descubierto en casa de David Cartwright, mientras una bomba ha estallado en un centro comercial y los caballos lentos de la Casa de la Ciénaga deben actuar antes de que todo se agrave.

La calle de los espías

Leones muertos

La segunda parte de la serie Jackson Lamb tiene ese punto de consolidación y de lanzarnos a tumba abierta, sin prolegómenos ni presentaciones, al meollo de una cuestión. Y el caso en sí tiene ese extraño y complejo gusto dulce, oscuro y nostálgico a los días de la Guerra Fría, cuando el mundo parecía acostarse con la noche con incertidumbres siniestras, como de bombas nucleares sostenidas cual espadas de Damocles sobre el mundo.

Leones muertos vuelve a poner en solfa a los agentes del MI5 apartados del cuerpo, que, sin pretenderlo, se topan con células durmientes y espías famosos de la Guerra Fría.

Los agentes de la Casa de la Ciénaga, donde los mandos del servicio de inteligencia británico envían a los espías caídos en desgracia, reciben el encargo de proteger a un oligarca ruso de visita en el país que el MI5 pretende alistar en sus filas. Mientras dos agentes son enviados al trabajo de vigilancia, Dickie Bow, un antiguo espía de la época de la Guerra Fría, es hallado muerto en los asientos traseros de un autobús en las afueras de Oxford.

Y aunque todos los indicios apuntan a un fulminante ataque al corazón, Jackson Lamb, el jefe de la casa de la Ciénaga, está convencido de que Dickie Bow ha sido asesinado.

Porque si has sido espía, lo eres para siempre, y Dickie era un veterano de la información, cuyo trabajo en el Berlín de los años de plomo lo consagró como un agente excepcional. Así, cuando Jackson Lamb y sus hombres, sus «caballos lentos», empiezan a investigar, ponen al descubierto una oscura maraña de secretos de la Guerra Fría que parece conducir a Alexander Popov, una antigua leyenda soviética o quién sabe si el hombre más peligroso del mundo. ¿Cuántos muertos más se necesitan para mantener esos secretos ocultos?

Leones muertos

Caballos lentos

El inicio de una saga que lleva ya nueve entregas que con toda seguridad alcanzán estos lares con su triunfal vitola de recuperación del género de espías.

El reino del irreverente y sarcástico Jackson Lamb está en Londres y se llama Casa de la Ciénaga, un vertedero al que van a parar los miembros de los servicios secretos que han cometido un error, ya sea olvidar un documento en un tren, despistarse en una ronda de vigilancia o volverse poco fiables a causa del alcohol. Sus colegas los denominan «caballos lentos», son los parientes pobres del espionaje británico y todos comparten las ganas de salir de allí a cualquier precio y volver a la acción.

De este extravagante grupo de proscritos, el más desengañado es River Cartwright, que se pasa el día transcribiendo conversaciones interceptadas de teléfonos móviles.

Sin embargo, cuando se produce el secuestro de un joven y los autores amenazan con decapitarlo en directo por internet, River ve en este acto una oportunidad para redimirse. ¿La víctima es quien parece ser? ¿Y qué relación guardan los secuestradores con ese periodista caído en desgracia que los caballos lentos investigan? Mientras suena el tictac que nos acerca al plazo establecido para la ejecución, River descubre que cada uno de los implicados tiene intereses ocultos, y si los caballos lentos no espabilan, el eco del crimen se difundirá por todo el mundo.

Elogiada por The Mail on Sunday como «la novela británica de espías más satisfactoria en muchos años» y considerada por The Daily Telegraph como «una de las veinte mejores novelas de espías de todos los tiempos», Caballos lentos es la primera entrega de la multipremiada serie protagonizada por Jackson Lamb, un personaje que dejará huellapor su temeridad y su afilada lengua.

Caballos lentos

Otros libros recomendados de mick herron…

Tigres de verdad

Tercera entrega de la Serie Jackson Lamb. A nuestro parecer la que palidece en cierta forma dentro del gran potencial que la pluma de Herron da a sus tramas. En otras manos sería una gran novela pero en su caso parecía que esperábamos más…. Aunque en entregas posteriores se superó con creces.

Cuando secuestran a un miembro de su grupo y les exigen un rescate, los agentes de la Casa de la Ciénaga se ven obligados a superar todos los pronósticos sobre su competencia para burlar las férreas medidas de seguridad de la oficina central de inteligencia del MI5 y robar información valiosa como moneda de cambio para salvar a su colega.

Sin embargo, ese incidente no es más que la punta del iceberg de una conspiración a gran escala, en la que no solo está implicada una banda que trabaja por libre, sino también el estamento más alto del servicio secreto. Tras años condenados a realizar tareas burocráticas, los caballos lentos se encuentran en medio de un complot que amenaza con dinamitar el futuro de la Casa de la Ciénaga y del propio MI5.

Tigres de verdad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar