3 mejores libros de John Grisham

Es de suponer que cuando John Grisham empezara a ejercer la abogacía, lo último que pensara fuera en trasladar a la ficción tantos y tantos casos en los que tendría que bregar para hacerse un nombre entre los togados de Estados Unidos. Sin embargo, a día de hoy la abogacía será para él un vago recuerdo de lo que fue o de lo que quiso ser.

En todo caso siempre habiendo podido ir a mejor en un espacio más creativo donde plantear casos y más casos de ese ámbito penal en el que se mueven delincuentes de impecables trajes y millones que gastar en juzgados como si de Las Vegas se tratara.

El mundo del thriller judicial, muy solicitado entre los lectores de todo el mundo, tiene en Grisham a su gran referente, al espejo en el que los demás se miran con anhelo. Y es así porque, además de ser de los primeros en especializarse en este tipo de narrativa, tan amigable con el cine por otro lado, siempre lo ha hecho con tramas redondas que nos muestran las cloacas de un mundo corrupto del que no se libra ni el estamento judicial.

Leer un libro de Grisham convalida con tercero de criminalística y ayuda con la parte legal de cualquier oposición 🙂 . Y ya solo por ese acercamiento a la Institución de la justicia merece la pena perderse por alguna de sus novelas. Pero es que además el ritmo trepidante, el juego con la doble moral social, los giros de sus historias y esa especia de justicia poética que rezuma toda su obra, como sublimación de una realidad bastante menos esperanzadora, acaban siendo un reclamo ideal para cualquier lector.

3 novelas imprescindibles de John Grisham

El cliente

La introducción de la figura de un niño como mantenedor de un gran secreto judicial nos introduce en los aspectos más sensibles de la justicia. Sin embargo, la crudeza de quienes defienden intereses espúreos no tiene límites. Mark Sway, un niño de once años, presencia el peculiar suicidio de un abogado de Nueva Orleans.

Momentos antes de morir, el abogado le revela un terrible secreto relacionado con el reciente asesinato de un senador de Luisiana, cuyo supuesto asesino, un matón de la mafia, está a punto de ser juzgado.

La policía, el fiscal federal y el FBI presionan a Mark para que revele las últimas palabras del abogado, pero él, consciente de que la mafia vigila todos y cada uno de sus movimientos, sabe que casi con toda seguridad se jugaría la vida. De modo que Mark opta por contratar una abogada llamada Reggie Love.

Cuando el chico recibe una amenaza de muerte y Reggie descubre que han ocultado micrófonos en su despacho, e incluso el juez del Tribunal Tutelar de Menores afirma que a Mark no le queda otra alternativa más que hablar, comprende que en esta ocasión se ha metido en un auténtico berenjenal. Sin embargo, a Mark se le ocurre un plan… un plan descabellado en opinión de Reggie, pero que constituye su única esperanza.

El cliente de Grisham

La tapadera

Como ves, John Grisham es un autor de títulos concisos. Prefiere introducirnos en harina nada más empezar a leer. El mundo de la abogacía y de los despachos de abogados como un intrincado mundo donde nos esperan sorpresas desconceertantes…

Cuando Mitch McDeere quedó entre los cinco primeros de su promoción en la facultad de derecho de Harvard, las ofertas de los mejores bufetes empezaron a llover de todos los rincones de Estados Unidos. El que eligió no era el más famoso pero sí muy respetado, y estaban dispuestos a satisfacer con creces los deseos de Mitch y su esposa: un sueldo que parecía multiplicarse, un BMW y una casa que jamás habría esperado poseer.

Sin embargo, en el trato se incluyeron también algunos términos inesperados: archivos intocables, micrófonos ocultos, la muerte misteriosa de algunos colegas y la evasión de varios millones de dólares. El FBI haría lo que fuese por destapar ese circuito de crimen y fraude. Y los socios del bufete también, pero por mantener a salvo sus secretos y los de sus clientes. Para Mitch, haber conseguido el trabajo de sus sueños puede suponer su peor pesadilla.

La tapadera, Grisham

Tiempo de perdón

El estado de Mississippi cobija esa suerte de leyenda negra del civilizado Estados Unidos. Y John Grisham lo tiene en el punto de mira para asomarnos a las más hondas contradicciones entre la moral liberal supuesta de occidente y los reductos aún reaccionarios como puede ser este estado sureño de peculiar idiosincrasia y extraño mestizaje.

Revisitar Clanton (no el real y próximo pueblo de Alabama sino el replicado por este autor) es habitar un espacio cargado de estridencias en unos patrones morales en conflicto que en el tiempo de la novela, los noventa, todavía se potencian más.

Pero como en otras ocasiones noveladas en Clanton o en cualquier escenario Grisham, el asunto acaba transformándose en una clase magistral del ámbito judicial en su parte incluso ética. Y así el asunto apunta a la trascendencia sociológica, al análisis de los límites de lo legal, lo moral y la controversia sobre cuando el derecho más natural está por encima de toda ley.

Stuart Kofer, ayudante del sheriff, se considera intocable. Aunque, cuando bebe más de la cuenta, algo bastante habitual, vuelca sus ataques de ira en su novia, Josie, y los hijos adolescentes de esta, el código de silencio de la policía siempre le ha protegido. Pero, una noche, tras golpear a Josie hasta dejarla inconsciente en el suelo, su hijo Drew sabe que solo tiene una opción para salvar a su familia. Coge una pistola y decide tomarse la justicia por su mano.

En Clanton, no hay nada que suscite más odio que un asesino de policías… excepto, quizá, su abogado. Jake Brigance no quiere encargarse de este caso imposible, pero es el único con suficiente experiencia para defender al chico. Y cuando comienza el juicio, parece que solo hay un resultado en el horizonte para Drew: la cámara de gas. Pero, como la ciudad de Clanton descubre una vez más, cuando Jake Brigance se hace cargo de un caso imposible… todo es posible.

Tiempo de perdón, de John Grisham

Otros libros interesantes de John Grisham…

El sueño de Sooley

El otro hambre, ese que no nace solo del estómago sino de la firme determinación por sobrevivir. Porque una vez conocidos los abismos de la existencia al límite o de la vida en su naturaleza salvaje (algo casi olvidado en la civilización occidental), solo entonces puede uno enfrentarse al imposible con la esperanza indemne frente a los más dantescos contratiempos.

Samuel Sooleymon es un adolescente de Sudán del Sur con un gran amor por el baloncesto, un salto prodigioso y la velocidad del rayo. Un torneo de exhibición por Estados Unidos puede convertirse en su gran oportunidad, pero sus condiciones naturales necesitan trabajo y Sooley pronto se da cuenta de que le queda un largo camino por recorrer.

Sin embargo, él cuenta con algo que ninguno de sus compañeros posee: una feroz determinación por triunfar y así ayudar a su familia a escapar de la guerra que asola su país. Y para ello necesitará hacer lo que ningún otro jugador ha logrado: convertirse en una leyenda en solo doce meses.

El manuscrito

Al empezar esta novela uno se acuerda de Dolores Redondo, del huracán Katrina y de Nueva Orleans… Porque Grisham también se ha dejado llevar por ese doble tirabuzón de lo catastrófico a nivel climático y criminal. Nada mejor que un mundo devastado por la naturaleza para que llegue el factor humano para empeorarlo…

Cuando el huracán Leo se desvía de su curso previsto para dirigirse hacia Camino Island, en la costa de Florida, la mayoría de sus habitantes decide abandonar la isla. Solo un pequeño grupo de irreductibles elige quedarse, entre ellos Bruce Cable, el propietario de la librería Bay Books. El huracán avanza destrozándolo todo y dejando casas derrumbadas, hoteles y tiendas destruidos, calles inundadas y una docena de muertos. Uno de los fallecidos es Nelson Kerr, amigo de Bruce y autor de thrillers. Pero los indicios sugieren que la tormenta no fue la causa de la muerte de Nelson: la víctima recibió numerosos golpes sospechosos en la cabeza.

¿Quién querría matar a Nelson? La policía local está sobrepasada por los efectos del huracán y no se encuentra en condiciones de ocuparse del caso. Pero Bruce comienza a preguntarse si algunos oscuros personajes de las novelas de su amigo podrían ser más reales que ficticios. Y en algún lugar del ordenador de Nelson está el manuscrito de su nueva novela. ¿Estará allí, en negro sobre blanco, la clave del caso? Bruce empieza a investigar y lo que descubre entre sus páginas es más impactante que cualquiera de los giros de las tramas de Nelson… y mucho más peligroso.

El manuscrito, Grisham

La herencia

El tema de las herencias es un aspecto sensible en lo civil. En ocasiones los herederos acaban enredados en mil disputas y en algunas pocas la adiministración civil de bienes acaba en lo penal. El dinero como elemento capaz de desestabilizar incluso a las familias…

En una pequeña ciudad de Misisipi, un domingo de octubre de 1988 se encuentra el cadáver de Seth Hubbard, un acaudalado propietario, colgado de un árbol. En su casa ha dejado una nota de suicidio, donde cuenta que ha decidido acabar con los sufrimientos que le ocasionaba el cáncer de pulmón que padecía.

El racismo sigue siendo un elemento palpable en esta localidad. Jake Brigance, un abogado blanco, es uno de los pocos sin prejuicios raciales. El lunes por la mañana, Jake recibe un sobre con el nuevo testamento de Hubbard, que revoca el anterior, y con el que el difunto deshereda a sus dos ex esposas y a sus hijos.

El noventa por ciento de sus propiedades las heredará Letitia Lang, una mujer negra a quien Hubbard contrató para las labores domésticas hace tres años, y que después se convirtió en su cuidadora. La controversia que suscitará el contenido del nuevo testamento convertirá la inevitable demanda legal en un auténtico circo donde la familia recurrirá a todo de tipo de argumentos para impugnar la última voluntad del fallecido.

La herencia, Grisham

1 comentario en «3 mejores libros de John Grisham»

  1. He leído La Aplacion. Me pareció tedioso y sin mayor trámite… Sin un final predecible.. Sin final feliz. Le daría un 5.
    Luego, leí la Her,andad” ese sí me pareció lleno de trama. Buen desenlace. Le daría un 9.
    También leí, “los litigantes” y de plano…. Malísimo… No tiene contenido de interés alguno para nadie.
    He leído también, “El Soborno” , y opinó que va manejando una trama interesante… Un final esperado, no predecible. Bueno. Le daría un 9 a ese.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar