3 mejores libros de Joakim Zander

5.00 avg. rating (95% score) - 1 vote

El sueco Joakim Zander aspira a ser uno de los escritores europeos de suspense político más destacados. En su forma de presentarnos tramas vivas de alta tensión, se le puede asociar con el prolífico Daniel Silva, uno de los más reconocidos de este subgénero que desde los Estados Unidos exporta sus historias por todo el mundo. Si bien la alargada sombra de un Mankell, que desde la misma suecia abordó el género negro con vertientes internacionales, también serviría de germen.

Lo cierto es que la cercanía de las tramas de Zander, desarrolladas desde la política y diplomacia europea, siempre son mejor asumidas para los que nos encontramos a este lado del charco. Y conocimiento de causa no le falta a un Zander licenciado en Derecho y cuya flamante carrera lo condujo hasta los más altos niveles de asesoría de la Unión Europea.

Bajo unos títulos sencillos y nada reveladores, Zander otorga un protagonismo especial a Klara Waldeen, una especie de asesora de la Unión cuyos avatares nos conducen a aspectos siempre vigentes como los complots que buscan alterar el sistema o el espionaje y su adaptación al mundo actual, así como nuevas amenazas políticas y sociales como el terrorismo islámico que sacude el corazón del continente con siniestra periodicidad.

3 mejores libros de Joakim Zander:

  1. El amigo: El protagonismo de Klara Waldéen, quien ya capitalizara nuestra atención en El nadador, vuelve a adoptar el papel de heroína, en este caso compartido a medias con Jacob, otro diplomático como ella con el que acaba confluyendo en Bruselas para acabar hilvanando una investigación común sobre dos personas a las que quieren y que parece haberse tragado la tierra. Si no es que ellos han desaparecido voluntariamente para algún ominoso fin. Porque el fotógrafo Yassmin, con quien Jacob compartía una particular relación, y Gabriella, amiga de Klara desaparecen un día tras enigmáticos comportamientos extraños en ambos. En el caso de El nadador, Klara ya nos dió buena muestra de su capacidad para moverse en los entornos más amenazantes. Y en esta ocasión le tocará profundizar sobre el escabroso mundo del terrorismo internacional. La duda sobre la verdadera cara de Yassmin y de Gabrielle asoma en todo momento como una sombra. Klara y Jacob dudan de si el acercamiento de ambos tuvo algún interés por encima de la relación personal que los acabó uniendo. Poniendo en común detalles de su investigación en la búsqueda de Yasmin y Gabrielle, esta improvisada pareja de investigadores tendrán que afrontar tanto los riesgos inherentes de su investigación como los dilemas morales de lo que puedan llegar a descubrir sobre esas personas con las que pensaron haber construído sendas relaciones de confianza.
  2. El nadador: Me gustan esos libros que relatan una historia que avanza hasta un alto grado de intensidad para después quedarse suspendida para dar paso a una nueva trama. Porque sabemos que los asuntos acabarán confluyendo y solo hay que ir buscando el vínculo, esperando hallarlo antes incluso de que el autor acabe por atar los cabos sueltos. En el inicio del libro queda una historia lúgubre en la década de los 80, un hombre obligado a abandonar a su hijo en una ciudad hostil… Avanzamos después hasta tres décadas en el tiempo y ya nos encontramos con Klara Walldéen. No olvidamos ese relato descorazonador del niño abandonado a su suerte. Pero la vida siguió desde aquel pasado remoto y empezamos la aventura de descubrir qué fue del niño, si es que consiguió sobrevivir a su infortunio. Nada parece confluir de momento, Klara y Mahmoud se ven envueltos en una tupida red que pretende atraparlos. La frenética huída nos guía por distintas ciudades del norte de Europa. Y conforme descubrimos los motivos para la persecución, comenzamos a vislumbrar ese nexo de unión hacia una reconciliación o hacia la perdición completa.
  3. El hermano: En ocasiones la lucidez de Zander puede llegar a asustar. Su conocimiento del medio en el que plantea sus tramas ofrecen una visión más que creible, dotada de una sombría certidumbre sobre lo que se cuece en la realidad política internacional. El mundo se sostiene en un equilibrio inestable. Los intereses económicos acaban justificando maquiavélicamente cualquier acción política y cualquier aberrante decisión sobre el destino de los ciudadanos. Kara Waldéen vuelve a formar equipo con un personaje singular gracias a ese magnetismo de nuestra prota para juntarse con las causas más arriesgadas del ámbito internacional. Yasmine ha sabido adaptarse a los patrones occidentales, aparcando sus raices sirias y hasta los lazos de sangre con un hermano involucrado en el terrorismo islámico. Solo que los prejuicios y las sospechas se cernirán sobre Yasmine en todo momento y cualquier movimiento, por muy justo que sea para reencontrarse con un hermano al que se dio por muerto, le acarrerarán grandes problemas. De nuevo el autor tira los anzuelos de dos tramas en torno a Yasmine y Klara. Y cuando las vidas de ambos se entrecrucen, la verdad asomará con sus peligros y sus esclarecedoras y amargas certidumbres.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.