3 mejores libros de Dolores Redondo

El ejemplo de la escritora Dolores Redondo acaba siendo el sueño de cualquier escritor en ciernes. Dedicada a otros menesteres profesionales, Dolores siempre encontraba ese hueco para sus pequeñas grandes historias que acabarían derivando en obras monumentales como su trilogía del Baztán… Unos orígenes como los de tantos y tantos escritores que encuentran en la literatura un gratificante ocio a la par que un reducto de sueño de publicación, reconocimiento y gloria.

Lo normal es que esa forma de ocio quede aparcada en la esfera personal. Pero a veces los sueños se materializan. Solo hace falta que además de escribir se haya leído mucho antes para aprender, además de disponer de la imaginación suficiente, la voluntad por dar continuidad a la afición, todo sazonado con unas gotas de autocrítica para ganar en oficio y voilà, puedes acabar siendo un escritor reconocido.

El último paso es estar en el lugar oportuno con el momento adecuado. Y para eso ya hace falta confiar en la suerte o rezar a tu santo favorito. La cuestión es que Dolores Redondo llegó para quedarse gracias a su buen hacer y a su propuesta narrativa cuya lanzadera es la trilogía del Baztán. Dolores Redondo y Amaia Salazar son ya algo indisoluble en el imaginario lector general. Pero sin duda hay más vida literaria fronteras afuera de Elizondo (y la que vendrá…)

Top 3 mejores novelas de Dolores Redondo

La cara norte del corazón

Empecemos desde el trasfondo de esta novela. Y es que los personajes atormentados sintonizan siempre con esa parte del lector que lo vincula con su propio pasado; con los errores o los traumas que en mayor o menor medida parecen marcar con intensidad el sino de la existencia. Por encima de las buenas decisiones y las exitosas consecuencias.

Al final todo se circunscribe a la sensación de lo perentorio, de la única oportunidad para tomar las decisiones. Algo que a la postre genera ese peso existencial del tiempo limitado.

Puede sonar demasiado trascendental para hablar de la precuela de la triunfante saga del Baztán de Dolores Redondo, esa obra que sirvió para que el género negro se popularizara con mayor intensidad si cabe en España.

Pero es que el personaje de Amaia Salazar dejaba tantos cabos sueltos en lo personal, tanto jugo sobre su infancia y juventud salpicadas por los acontecimientos más disruptivos en lo existencial, que una vuelta a la saga desde los orígenes apuntaba sin duda a todas esas sombras cernidas sobre la brillante inspectora.

Nos ubicamos en 2005 y pronto reconocemos a Aloisius Dupree, investigador con el que Amaia contactaba en alguna ocasión en la trilogía inicial. Él es el encargado de conducir una reunión de cuerpos de policía de todo el mundo bajo el paraguas del FBI en la ciudad de Quántico, donde tiene su sede el departamente  de formación de este cuerpo estadounidense.

Amaia destaca sobremanera durante la instrucción y es incluída en la investigación de un caso real. Su especial conexión con el modus operandi de las mentes criminales (que ya pudimos adivinar en la trilogía) queda manifiesta de nuevo aquí.

Pero su viaje iniciático en lo profesional que la sumerge de lleno en el caso del criminal conocido como “el compositor” (por los motivos más truculentos que podemos imaginar) se ve trastocada cuando una imperiosa necesidad la reclama desde su originario Elizondo.

Pero Amaia ya está embarcada (nunca mejor dicho para una Nueva Orleans sumergida prácticamente bajo las aguas tras el paso de aquel huracán Katrina), y deja su realidad más personal aparcada, suspendida, detenida. La figura de su padre la mueve entre contradictorias sensaciones de derrota y amor residual. Porque fue él, Juan Salazar, quien no supo salvarla de sus miedos más hondos prolongados hasta hoy.

Aunque bien es cierto que lo de Amaia y sus traumas tiene ese no sé qué de destino infranqueable. Y eso la conecta especialmente con Dupree, su jefe en la investigación en Estados Unidos. Porque también él ha transitado por sus particulares infiernos, más truculentos si cabe, a la americana, donde todo parece siempre más a lo grande.

La trama avanza con varios frentes abiertos, desde el ahora remoto Elizondo hasta una ciudad fantasmagórica como Nueva Orleans, oscura y sofocante entre el siniestro total de Katrina y su herencia esotérica.

Porque más allá del asesino apodado como el compositor, la hecatombe del huracán parece removerlo todo hasta alcanzar las existencias cruzadas de Amaia y Dupree. Sin que realmente pueda considerarse al compositor como un actor secundario, nuevos asuntos del pasado emergen entre la crecida de las aguas, como pesadillas que el gran huracán se ha encargado de recuperar para desquiciar al lector en un cambio constante de escenarios frenéticos.

“La Historia del hombre es la historia de sus miedos en cualquier lugar del mundo”, algo así llega a asegurar Dupree en alguna de las escenas de esta novela, confirmándolo en el momento preciso en el que la trama iguala Elizondo y Nueva Orleans.

Personajes en las sombras, brujería, vudú, desastres naturales. Una propuesta narrativa que avanza bajo la sinfonía de un violín siniestro capaz de evocar tantos asuntos pendientes a uno y otro lado del océano atlántico… El éxtasis de la novela negra se va atisbando como un horizonte que te impide dejar de leer.

Una novela negra total, con relampagazos de terror incluso que nos acerca más aún a ese gran personaje que ya es Amaia Salazar. Ella tiene ahora tan solo 25 años pero ya dibuja esa determinación de la inspectora que llegará a ser.

Solo que la umbría generada desde los profundos bosques de su corazón, como una fuerza telúrica que la víncula al Baztán, sigue despertando los mismos escalofríos de gelidez de quien trata de escapar de los miedos. Y curiosamente en ese miedo reside su capacidad extraordinaria para la investigación. Porque ella es la aguja en el pajar…

CLIC LIBRO

El guardián invisible

Novelas negras hay muchas. Unas te enganchan más y otras menos. Esta en concreto no te engancha, sencillamente te atrapa. Aunque aquí abajo adjunto el link a la trilogía del Baztán completa, a mi parecer su primera entrega fue la mejor (obviando la magistral precuela antes citada que ya se descuelga bastante en lo que a ubicación se refiere)

¿Qué decir de Amaia Salazar? En una presentación al uso para esta primera entrega se podía decir que es una inspectora de policía que regresa a su pueblo natal, Elizondo, para tratar de resolver un escabroso caso de asesinatos en serie, una prota con fragilidades evidentes pero con una psique a prueba de bombas o incluso de palos de panadero…)

Chicas adolescentes de la zona son el principal objetivo del asesino. Conforme avanza la trama, descubrimos el oscuro pasado de Amaia, el mismo que la tiene sumida en una zozobra personal que oculta por medio de su impecable desempeño policial.

Pero llega un momento en que todo estalla por los aires, vinculándose el propio caso con el tormentoso pasado de la inspectora… Trama impecable, a la altura de las mejores novelas policíacas.

La leí durante una convalecencia y me resulto fascinante cómo la autora consiguió meterme de lleno en la historia desde la página 1, abstrayéndome por completo del tiempo (ya se sabe que tumbado en la cama por cualquier dolencia, eso es lo que más se aprecia de la lectura, el paso ligero y entretenido de las horas).

CLIC LIBRO

Todo esto te daré

Salir fascinado de los oscuros bosques del Baztán y descubrir la luz de otra gran novela acaba por ratificar la valía de una autora siempre capaz de sorprender. (En este link se incluye un curioso opúsculo de la obra). Manuel toma el relevo de Amaia Salazar. Nada que ver el uno con la otra.

La trama no avanza por medio de una investigación policial oficial. Las circunstancias en las que muere Álvaro no despiertan sospechas que merezcan ser investigadas, o al menos eso parece en un principio. Pero Manuel necesita saber qué es lo que ocurrió en el extraño viaje que su querido Álvaro le ocultó.

La cuestión es adivinar hasta donde llega el poder del entorno familiar de Álvaro para convencer a todos de lo accidental del caso y si es así, si la familia de Álvaro gobierna hasta tal punto los destinos de ese lugar apartado del mundo, ¿qué puede ocurrir con un Manuel empecinado en conocer la verdad sobre su pareja?

La impunidad, el término recurrentemente adoptado por Dolores Redondo, nos presenta realidades de lugares remotos donde rigen normas por encima de cualquier ley, basadas en costumbres y privilegios. Lugares donde los silencios esconden grandes secretos, defendidos a ultranza.

CLIC LIBRO

Otros libros interesantes de Dolores Redondo son:

Los privilegios del ángel

¿Te apetece conocer a la escritora que todavía no ha saltado a la fama? Siempre hay algo genuíno en toda obra previa al gran impacto general de un creador. Es más, en esta novela no encontrarás ni por asomo algo que se le parezca a lo escrito desde la primera novela del Baztán.

Y sin embargo acabarás disfrutando de una gran novela, quizás aquella que propició que un gran sello se fijara en ella. Infancia, amistad y muerte. La primera persona par acercarnos como privilegiados espectadores a una historia que tiene de todo en lo emotivo y en la propia acción.

Una novela que también aborda lo existencial como algo paradójico, contradictorio. La felicidad y los traumas, las deudas que nunca se pueden pagar con la infancia, la culpa y la sensación de que el tiempo futuro se viene completamente desgastado y vencido.

CLIC LIBRO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.