3 mejores libros de David Safier

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

A día de hoy, David Safier todavía anda buscándose. Es lo que tiene asestar un golpe tremendo al mercado editorial a las primeras de cambio.

Porque aquella novela de la que todavía la gente habla prácticamente una década después (me refiero a Maldito Karma), tuvo ese efecto paradójico del acercamiento al éxito más rotundo y el enfrentamiento posterior a la cruda realidad de haber colmado todas las expectativas de los lectores con una novela redonda.

La gente siempre tiene ganas de reir. Lo que pasa es que no siempre nos ponemos de acuerdo y en esas andamos considerando el humor como un arma de doble filo que puede herir a unos, despertar susceptibilidades de otros y descubrir matices críticos donde, en última instancia, solo debía haber eso, un poco de humor con el que sobrellevar la que nos cae encima constamente.

El bueno de Safier, con su alemán recio como lengua materna, acaba despertando un humor universal mucho más allá de etiquetas en torno a la dureza de una lengua. Safier dio con la tecla para escribir una novela interesante con las dosis precisas de un humor brillante.

Pero no dudes de que en otras de sus novelas lo ha seguido haciendo, solo que siempre hay que dar más oportunidades a los autores recordados por la obra única.

Y no solo humor…, porque aquel que es capaz de despertar la risa desde la inteligencia siempre está capacitado para escribir grandes historias. No olvidemos que solo reimos cuando empatizamos, cuando alcanzamos las interioridades de los personajes. Como la vida misma.

3 mejores libros de David Safier:

  1. Maldito Karma: No vamos a descubrir América a estas alturas. Al César lo que es del César y a David Safier la que es su principal novela, más allá de los guiones que ya venia escribiendo desde hacía muchos años antes. La magia de la historia es que sintoniza con esa idea de la felicidad que todos anhelamos y el empeño del mundo por llevarnos la contraria hasta describir un escenario esperpéntico de un destino imposible. Y el destino de Kim Lange, quien no escatimó en esfuerzos para medrar en su vida profesional, la transporta a una existencia minúscula después de su ridículo fallecimiento. Kim es una hormiga, un ser diminuto como castigo de un Dios sarcástico que siempre estuvo ahí, divisando cada una de sus tropelías en la vida anterior. Si las hormigas son voluntariosas, Kim lo es más. Su camino hacia la “reinserción” en la vida de los humanos vendrá determinada por el infausto devenir de cualquier ser minúsculo dotado de la conciencia de quien aún se cree grande…
  2. Y colorín colorado…, tú: El amor puede adoptar múltiples formas. Bien lo sabemos los que, como primer noviazgo, tuvimos a esa novia o novio imaginario, curiosamente muy parecido a la chica o chico que nos gustaba en la realidad y que hacía caso omiso de nuestras veladas declaraciones de amor. Algo así le ocurre a Nellie Oswald en esta fantasía de amor que acaba siendo este libro Y colorín colorado…, tú. Un cuaderno con sus páginas en blanco y sustraído a su artista preferido (aquel que acompaña sus sueños de amor imposible mientras duerme, y sus entregas a la imaginación cuando cree estar despierta), acaba convirtiéndose en el foco de todos sus anhelos y sus desamores. Y acaba esbozando en él el rostro del hombre ideal, un tipo al que acaba llamando Retro. Al despertar, Retro estaba ahí, esperándola. Se ha escapado de la primera página del cuaderno y espera conocer cual es su destino a los pies de la cama de Nellie. Entre ambos acaban considerando, en primer lugar, la mágica materialización que convierte el cuaderno en un elemento mágico que nadie más debe tocar ni poseer. Una doble aventura nace entonces, la que los lleva a descubrir la naturaleza del cuaderno y la que los conduce hacia un amor comun de cuento aún no escrito. Un cuaderno mágico, en manos inapropiadas puede convertir el mundo en un espacio peor, peor aún de lo que ya está. Así que Nellie y Retro se guardan muy mucho de descubrir su maravillosa verdad a cualquiera con el que se encuentran. Tan solo esperan poder conocer el fundamento de esas páginas que consiguen hacer verdad lo imaginado y trazado. Lo que venga de añadido bienvenido sea, más aún si es un amor de los de verdad, de los idealizados y que continuán así por siempre jamás. Y colorín, colorado…
  3. Yo, mí, me… contigo: El ser humano como creador lo puede albergar todo. Y quizás esta historia pueda explicar mucho de un gran Shakespeare ocupado temporalmente por el espíritu de una mujer. Porque Rosa sólo sabía de Shakespeare aquello de ser o no ser… hasta que en una sesión de hipnosis acaba transmutándose al interior del cuerpo del autor inglés. Un peculiar viaje espacio temporal que acaba uniendo a una mujer actual de corazón roto con uno de los mayores genios de la literatura universal. En el fondo el sentir y las emociones es algo muy compartido en lo básico. Solo que Shakespeare estaba muy dotada para trasladar con su pluma todo lo que su privilegiado imaginario paría. Pero claro, vivir ocupado por una Rosa cuyo hipnótico viaje solo busca respuestas más tangibles para el amor y el desamor acaba convirtiendo la singular historia en un delirante, y pleno de humor, viaje a lo más hondo de esa pulsión básica que es el amor.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.