3 mejores libros de Aleksandr Solzhenitsyn

Hoy traemos a un escritor único como Aleksandr Solzhenitsyn a quien, para atravernos a clasificarlo, habría que pensar en un híbrido entre el perfeccionismo distópico-político de George Orwell; el existencialismo acotado en el relato pero intensísimo en su proyección de Chejov; y el realismo propio de sus pesarosas circunstancias, por otra parte nunca evitadas en base a sus insoslayables ideales.

Porque el bueno de Aleksandr (mejor no proponerse pronunciar correctamente su apellido), con su look a lo Isaac Asimov, se mostró siempre consecuente con su visión del mundo. Lo mismo cuando acudió al frente para defender a Rusia de los nazis como posteriormente cuando prentendieron acallarlo por explicitar aspectos de otras culturas que no encajaban con el imaginario soviético.

Así acabó en el gulag y así facilitaron quienes lo enviaron ahí que las miserias de aquellos campos de reclusión y explotación fueran conocido en todo el mundo cuando Aleksandr puso negro sobre blanco las atrocidades del régimen comunista ruso.

La novela, la biografía, el testimonio y la crónica adquieren e Aleksandr esa unidad inquebrantable de lo humano, probablemente la significancia mayor de su obra para alcanzar el nobel de literatura 1970.

Top 3 libros recomendados de Aleksandr Solzhenitsyn

Archipiélago Gulag

Dar cuenta de la atrocidad cometida por el régimen soviético durante más de 30 años da para muchos volúmenes. Desde antes de 1930 y hasta 1960, todo aquel que discrepaba, resultaba incómodo o simplemente era señalado, podía pasar a ocupar plaza en alguno de los campos del Gulag, junto a criminales de toda ralea.Aleksandr estuvo ahí durante más de diez años. Pero en 1958, dos después de salir vivo, se entregó a la redacción de lo observado y vivido en medio del atroz sistema de reclusion. Y no se dejó nada en el tintero.

En este monumental documento, solzhenitsyn, que estuvo confinado en uno de esos campos, reconstruye minuciosamente la vida en el interior de la industria penitenciaria en tiempos de la Unión Soviética, y su disección se convierte en un viaje a través del miedo, el dolor, el frío, el hambre y la muerte, con los que el régimen totalitario acalló toda disidencia. Se refieren aquí abajo los tres volúmenes. Más de 2.000 páginas en total para presentar al mundo el sufrimiento de generaciones y genereaciones de rusos sometidos al autoritarismo más criminal. Quizás no tan expuesto nunca a la luz y taquígrafos del nazismo, pero igual de inhumano.

clic libro
clic libro
clic libro

Un día en la vida de Iván Denísovich

Además de abordar el tema del Gulag desde el punto de vista cronístico, la parte emocional de lo que supuso ese tiempo de vida en el infierno helado, se plasmó en esta suerte de novela salpicada de realismo, lógicamente.

Aprovechando la perspectiva más libre de la novela, que permite ahondar en lo particularísimo de los protagonistas de aquella tragedia, el autor nos presenta a un Iván Denisovih que se enfrenta a sus últimos días de condena.El síndrome de Estocolmo que puede aparecer en un campo de trabajos forzados del gulag adquiere en Iván un valor de complejísima humanidad. Porque todo lo pasado es tiempo perdido solo que vivido.

Y en el mejor de los casos como el de Iván dentro de una franja de edad lo suficientemente joven para sobrevivir…, y para pensar que te han robado la vida hacia el infierno.Lo peor de todo para Iván es la ligereza de su condena, el equivoco que lo asocia a un traidor, a un desertor, a un espía cuando precisamente hizo lo contrario, escapar de los nazis para regresar con su amado ejército ruso.

Nadie mejor que Iván, con la desesperante sensación de encruzijada vital entre lo que fue y lo que queda de él, para entender la dramática sensación de aquellas cárcelas soviéticas empeñadas en destruir y minar la consciencia de cualquiera que pasaba por ahí.Y sí, tan solo nos acercamos a Iván un día. Lo suficiente para imaginar, quizás de la manera más precisa, como podía ser aquello en una suma casi sin fin de amaneceres sobre un sol gélido que apenas iluminaba aquellas tierras.

clic libro

El primer círculo

En esta novela Aleksandr se transforma en John le Carré. Solo que en el caso del escritor ruso, conociendo sus antecedentes como auténtico repudiado de la URSS, el asunto cobra una dimensión diferente. De hecho, al final volvemos al universo del gulag y su infernal sistema de cárceles explotadoras de todo ser humano que pasaba por ahi. El Gulag es eso, los círculos del infierno de Dante, conducido en este caso por un Virgilio que lanza soflamas prosoviéticas, como si todo fuera por un bien superior, una patria que puede disponer de cualquier vida u opinión amenazante.

Pero al mismo tiempo este libro es otra cosa, es una novela intensa en busca de una garganta profunda, una voz que pone sobreaviso a Estados Unidos sobre proyectos atómicos soviéticos. Y la energía atómica fue durante la guerra fría, junto a la carrera espacial, los dos grandes retos, las batallas caprichosas de unos y otros, como macabros juegos.

La voz ha salido del propio Ministerio de Exteriores ruso. Solo que nadie de la KGB logra dar con el emisor del mensaje, grabado lógicamente, como tantas cosas supervisadas por la cúpula soviética.La llamada solo les conduce a la Prisión Especial 1, puesto que el conocimiento transmitido a los americanos solo podían disponerlo los cientíticos ahí confinados por su carácter amenazante… Y si uno no revela su identidas, puede que todos paguen el pato…

clic libro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.