Los 3 mejores libros de Richard Osman

Solemos encontrar periodistas, u otros famosos con querencia por la humanística (no, no me refiero a Belén Esteban precisamente), que aterrizan en la literatura sobre un género negro hecho mainstream. Será por aquello de que las novelas noir son crónica de nuestro mundo. Y asi, ¿quién mejor entonces para novelar nuestra época que un periodista ducho en trabajar con las preguntas esenciales para dar con las respuestas más hondas?

Pero luego llega alguien como Richard Osman, un inglés típico en sus estridencias y excentricidades frente a estereotipos que siempre se nos vendieron en torno al té de las 5 en punto. Alguien como él, un periodista entregado a su tarea con la vis cómica de quien se empeña en asomarse a la vida con la carcajada puesta, no podía aventurarse en lo criminal. Así que empezó a escribir novelas de humor. Y ni tan mal…

Principalmente porque hace falta humor también para sobrellevar la que tenemos encima. Pero además para demostrar que los caminos ya marcados no son siempre ni oportunos ni obligados. Así que bienvenidos al mundo de Richard Osman, la reencanación del mismísimo Tom Sharpe para gloria del humor británico más esperpéntico y fascinante.

Top novelas recomendadas de Richard Osman

El club del crimen de los jueves

No siempre es fácil leer una novela de humor. Porque la gente presupone que un tipo que lee un libro está profundizando en sesudos ensayos o atenazado por la tensión de la trama novelesca de turno. Así que echarte a reir mientras lees invita rápidamente a pensar en algún tipo de psicopatía. Pasaba mucho con el ya citado Tom Sharpe, aquel genio de las tramas disparatadas al que en gran forma evoca esta novela de Richard Osman.

Porque de nuevo se trata de ridiculizar géneros completamente opuestos como el policíaco. Y en eso, en el esperpento hecho sátira, bien saben estas dos plumas inglesas despertar la hilaridad más liberadora. Porque en las escenas más ridículas la literatura puede estar a la altura de cualquier otra forma de humor.

En un pacífico complejo privado para jubilados, cuatro improbables amigos se reúnen una vez a la semana para revisar antiguos casos de asesinatos locales que quedaron sin resolver. Ellos son Ron, un exactivista socialista lleno de tatuajes y revolución; la dulce Joyce, una viuda que no es tan ingenua como aparenta; Ibrahim, un antiguo psiquiatra con una increíble capacidad de análisis, y la tremenda y enigmática Elizabeth, que, a sus 81 años, lidera el grupo de investigadores aficionados… o no tanto.

Cuando un promotor inmobiliario de la zona es hallado muerto con una misteriosa fotografía junto al cuerpo, El Club del Crimen de los Jueves se encuentra en medio de su primer caso real. Aunque sean octogenarios, los cuatro amigos guardan algunos trucos en la manga.

Ya sabemos que cuando los abuelos, con el plácido horizonte de una jubilación que entregar a obsesiones, manías, filias y fobias varias, se disponen a entregarse a su última causa perdida, el mundo puede empezar a temblar.

El club del crimen de los jueves

El jueves siguiente

La resaca de una gran novela es lo que tiene. Resulta irresistible sucumbir a ese reclamo de millones de lectores encantados de haberse topado con una novela que hacía reír, que elevaba de nuevo el disparate a ese lugar honorífico que siempre debe tener en nuestro mundo. Y a ello se puso el bueno de Richard Osman de inmediato…

Elizabeth, Joyce, Ron e Ibrahim, los cuatro miembros del Club del Crimen de los Jueves, todavía están celebrando haber resuelto su primer caso de asesinato. Con el barullo de la investigación ya a sus espaldas, se preparan para una merecida temporada de descanso y relajación en Cooper’s Chase, su elegante comunidad de jubilados.

Pero parece que no va a haber suerte porque pocos días después llegará una visita inesperada: un viejo amigo de Elizabeth ha cometido un peligroso error, está en serios apuros, y ha acudido a ella como último recurso. Su historia incluye unos diamantes robados, un mafioso volátil e impaciente y una amenaza muy real a su vida.

El jueves siguiente, Richard Osman

El misterio de la bala perdida

El suspense geriátrico está de moda gracias a Osman. Lo de los abueletes recuperados para la causa de trepidantes acciones es un argumento recurrente hasta cierto punto. Como un cíclico momento de gloria para reconciliarnos con esos octogenarios que son nuestros padres y que, con fortuna, llegaremos a ser nosotros. Esta novela que cierra la serie del club de los jueves culmina como excelente colofón una trilogía que ha dado buenos momentos de gloria entre el humor, lo excéntrico y buenos planteamientos de misterio.

Es otro jueves cualquiera. Excepto que los problemas nunca andan lejos si la pandilla del Club del Crimen de Los Jueves está metida en el ajo. Una leyenda de las noticias locales, a la caza de un titular jugoso, visitará Coopers Chase y pronto nuestro cuarteto de octogenarios andará tras la pista de dos asesinatos sin resolver. Por si fuera poco, un nuevo enemigo pondrá a Elizabeth entre la espada y la pared al encargarle una misión letal: matar o morir.

Mientras Elizabeth lidia con su conciencia (y una pistola), la pandilla hará lo posible por resolver el misterio a tiempo. Pero, ¿podrán atrapar al culpable y salvar a Elizabeth antes de que el asesino vuelva a atacar?

El misterio de la bala perdida

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar