Los mejores libros de Colin Dexter

Nada mejor que crear a un protagonista recurrente como el Inspector Morse para hacer pivotar una carrera literaria. Porque tras conocer a Endeavour Morse el lector siempre quiere conocer m√°s. Desde sus man√≠as y rarezas se erige una especie de h√©roe antiher√≥ico que habit√≥ p√°ginas y p√°ginas durante m√°s de veinte a√Īos y que han ido traduci√©ndose con cuentagotas al espa√Īol.

As√≠ que a√ļn desaparecido el bueno de Dexter a√ļn podemos ir disfrutando de su obra conforme sus novelas van siendo reeditadas. Merece la pena descubrir a un tipo cuya animadversi√≥n generalizada, su desconfianza en la especie humana y su escepticismo lo configuran el perfecto investigador que todo puede conocer sobre las oscuridades del alma humana. Narrativa criminal con ese aroma a true crime. Investigaciones que trazan casos paralelos a la vida misma, a ese espacio de sucesos que nos sobrecogen desde la deriva de lo emocional, de las ambiciones, de los deseos truncados al odio‚Ķ

Top 3 novelas recomendadas de Colin Dexter

√öltimo autob√ļs a Woodstock

El inicio de todo. El nacimiento de un Inspector Morse que lleg√≥ para aportar su sello inconfundible en busca de los criminales m√°s aviesos. Morse es el mejor para tirar del hilo que lleva hasta el asesino. Solo que ya desde sus inicios Morse nos ense√Īa a redescubrir las pistas a su manera, a actuar de la forma menos ortodoxa, a conseguir su fin sin importar los medios‚Ķ

El cuerpo sin vida de Sylvia Kaye aparece a las puertas de un pub de Woodstock, un peque√Īo y pac√≠fico pueblo brit√°nico. El inspector Morse de la polic√≠a de Oxford (exalumno de la prestigiosa universidad local, apasionado de la m√ļsica de Wagner, los crucigramas y las pintas de cerveza) est√° seguro de saber qui√©n es la muchacha con la que Sylvia fue vista en una parada de autob√ļs aquella fat√≠dica noche y que parece tener la clave para resolver el asesinato. Pero el irreprimible sarcasmo y el exceso de confianza de Morse en sus dotes deductivas chocan de inmediato con la frialdad de la joven, dejando claro que descubrir la dolorosa verdad y actuar en consecuencia requerir√° hasta el √ļltimo √°tomo de la disciplina profesional del inspector‚Ķ

Oxford como tel√≥n de fondo, unas historias sin fisuras y un elaborado desarrollo de los personajes son las tres inconfundibles se√Īas de identidad que han convertido a Colin Dexter en uno de los exponentes contempor√°neos m√°s importantes del g√©nero, un verdadero maestro de la ficci√≥n policial cl√°sica.

√öltimo autob√ļs a Woodstock

Vista por √ļltima vez

Los testigos tienen el eslab√≥n perdido de toda investigaci√≥n. Pero la verdadera √ļltima vez que se vi√≥ con vida a la v√≠ctima nunca es la √ļltima vez de esos testigos. Porque este macabro honor le corresponde al asesino que observa el apagarse de los ojos. En el √≠nterin un oscuro abismo en el que solo alguien como Morse puede adentrarse para deshacer la oscura niebla de los hechos.

Valerie Taylor, una alumna adolescente de la Roger Bacon Com¬≠prehensive School de Kidlington, al norte de Oxford, desaparece sin dejar rastro. Dos a√Īos m√°s tarde, y poco despu√©s de que su caso vuelva a estar de actualidad gracias a un reportaje de The Sunday Times sobre personas desaparecidas, Ainley, el inspector encargado de la investigaci√≥n, muere en un accidente de tr√°fico, y los padres de Valerie reciben una carta con matasellos de Londres, aparentemente escrita por su hija, en la que dice encontrarse bien.

El inspector Morse y su ayudante, el sargento Lewis, ser√°n asignados al caso. Morse, convencido de que Valerie est√° muerta, intentar√° averiguar qu√© ocurri√≥ realmente el d√≠a de su desaparici√≥n: la chica hab√≠a ido a casa a comer, y fue vista por √ļltima vez con su uniforme escolar y una bolsa cuando regresaba de nuevo al colegio‚Ķ

Vista por √ļltima vez

La Muerte es mi vecina

Una de las √ļltimas entregas de la serie. Morse ya lleva unos cuantos casos a sus espaldas. Suficientes para que el hartazgo profesional haga mella en un investigador tras criminales de todo pelaje. Pero Morse es infatigable porque est√° de vuelta de todo. Desconf√≠a tanto de lo humano que espera cualquier cosa. Y por momentos parece que descubrir al criminal es solo un juego para √©l. Un juego al filo de la navaja pero un juego al fin y al cabo.

Mientras llevaba a su jefe de regreso a Kidlington, Lewis retom√≥ la conversaci√≥n desde su punto de partida. ‚ÄúNo me ha dicho qu√© piensa de este tipo, Owens, el vecino que vive al lado de la mujer muerta.‚ÄĚ ‚ÄúLa muerte siempre es nuestra vecina de al lado‚ÄĚ, dijo Morse, en tono sombr√≠o. El asesinato de una mujer joven‚Ķ Un cr√≠ptico poema de amor del ‚Äúsiglo diecisiete‚Ä̂Ķ Y una fotograf√≠a de un misterioso hombre de pelo gris‚Ķ

Más que suficiente para poner al Inspector Principal Morse sobre la pista de un asesino. Y, precisamente, una pista lo lleva al Londsdale College, donde la contienda entre Julian Storrs y el doctor Denis Cornford por el codiciado puesto de Director llega a su punto álgido. Y ahí es cuando Morse enfrenta una crisis más honda y mucho más personal…

La muerte es mi vecina
Valorar post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar